Meghan y Harry tiran de Archie para su podcast y reunifican su equipo: ¿y si el Megxit no es lo que nos habían contado?
  1. Casas Reales
NUEVOS FICHAJES

Meghan y Harry tiran de Archie para su podcast y reunifican su equipo: ¿y si el Megxit no es lo que nos habían contado?

Los dos nuevos fichajes de los Sussex y el hecho de que Archie haya participado en su primer podcast plantea que el Megxit es muy diferente a lo que se contó en un principio

Foto: Meghan y Harry, el pasado marzo en Londres. (Reuters)
Meghan y Harry, el pasado marzo en Londres. (Reuters)

Noticias frescas de los Sussex y esta vez por partida doble. Por un lado, han lanzado el primero de la serie de podcast que han acordado con Spotify. Y viene con invitado sorpresa: además de Elton John, James Corden o José Andrés, en el audio se puede escuchar a Archie, el hijo de la pareja, repitiendo con su padre 'Feliz año nuevo' a los oyentes. Por otro, se ha sabido que Meghan Markle y el príncipe Harry han fichado a dos de sus extrabajadoras, del equipo que tenían cuando aún pertenecían a la Casa Real británica y que perdieron su empleo cuando la pareja dejó Buckingham. Al parecer, se las ha contratado para que trabajen en los proyectos benéficos de Reino Unido con los que los Sussex van a colaborar a través de su fundación, Archewell. Un movimiento que, para los periodistas que más conocen el tema, no es en absoluto circunstancial, ya que supone la reunificación de su equipo original y que, unido a la participación de Archie en el podcast, vendría a demostrar que el Megxit no es lo que nos habían contado.

Con este fichaje de las dos trabajadoras, unido a la reciente contratación de un jefe de relaciones públicas para Reino Unido, Meghan y Harry aumentan la plantilla que va a trabajar para ellos y que ha ido tomando forma en los últimos meses. En Estados Unidos tienen ya una jefa de comunicaciones, una secretaria de prensa y una jefa de personal, con nombres muy importante ocupando esos puestos, como Christine Schirmer, exjefa de comunicación de Pinterest, o Catherine S. Laurent, antigua responsable de comunicación de la Fundación de Melinda y Bill Gates. Los expertos de la industria afirman que, solo con estos tres puestos, la factura anual que los Sussex tendrían que pagar no bajaría de los 650.000 euros al año.

placeholder Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)

Pero esta cifra aumenta considerablemente si tenemos en cuenta, primero, al resto del equipo fichado para su trabajo 'oficial', si se puede decir así: ese que desarrollarán a través de Archewell. Solo con ese equipo, su factura anual supera con creces el millón de euros. Y a esto hay que sumarle sus propios asistentes personales, la seguridad privada, empleados domésticos y el personal que trabaja en sus proyectos de producción audiovisual para Netflix o los podcast para Spotify, como el que han lanzado hoy. Toda una estructura empresarial que obedecería a un plan más que ambicioso y pensado.

Al menos no les va a ser difícil sufragar el dinero de las nóminas de sus trabajadores, gracias a los acuerdos millonarios que han firmado este año tanto con Netflix como con Spotify, pero que además podrían no ser los únicos, ya que no se descarta que pronto tengamos noticias de empresas que quieren a los Sussex en sus filas. Por ejemplo, mucho se habló en su momento de las conversaciones que estaban manteniendo con el gigante de banca Goldman Sachs. Se especuló entonces con que la pareja podría llegar a un acuerdo con la entidad para ser sus embajadores o impartir conferencias, siempre muy bien pagadas.

placeholder Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)

Y al parecer, esas conversaciones llevaban existiendo desde el noviembre pasado, lo que daba la razón a aquellos que pensaban que el motivo por el que la pareja había decidido retirarse de sus funciones institucionales -algo que anunciaban en enero- había sido puramente económico. Muchos no tardaron en sacar sus propias conclusiones al conocer su decisión. La pareja no podía compaginar sus funciones públicas con la empresa privada, o lo que es lo mismo: ganarían mucho más dinero fuera de Buckingham.

Una razón muy poderosa para decir adiós a la reina Isabel y provocar su distanciamiento con la familia real. Mucho más poderosa que la presión mediática de la que tan amargamente se quejaron y que la privacidad que solicitaban para su hijo, una reinvindicación que choca directamente con que este mismo martes haya sido uno de los participantes en su primer podcast. Prácticamente cada paso que han dado en estos casi doce meses ha ido refutando esta teoría, incluido el reciente fichaje de estas dos trabajadoras, que podría demostrar que el Megxit que Meghan y Harry habían ideado en su cabeza no es igual al que nos contaron y se acerca más a un ambicioso proyecto, pensado y planeado con detalle.

placeholder Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (EFE)
Meghan y Harry, en una imagen de archivo. (EFE)
Príncipe Harry
El redactor recomienda