Iñaki Urdangarin deja Don Orione sin previo aviso: "No sabíamos nada"
  1. Casas Reales
CAMBIO DE RUMBO

Iñaki Urdangarin deja Don Orione sin previo aviso: "No sabíamos nada"

El cuñado del rey Felipe se trasladará a la prisión alavesa de Zaballa para cumplir con el resto de condena en régimen abierto

placeholder Foto: Iñaki Urdangarin. (Getty)
Iñaki Urdangarin. (Getty)

El 19 de septiembre de 2020, Iñaki Urdangarin acudía por primera vez al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón (Madrid) para cumplir con su voluntariado, un derecho penitenciario al que pueden acceder los reclusos que se encuentren en la misma situación que el marido de la infanta Cristina. Cinco meses después, el cuñado del rey Felipe está a punto de poner un nuevo rumbo en su vida, aunque no todos estaban enterados.

Foto: Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón-Dos Sicilias. (Contacto)

Este viernes será el último día que preste sus servicios, como así confirmaba a Vanitatis la dirección del centro, que se enteró de la baja del voluntario más mediático por la prensa: “No sabía nada. Se puso en contacto conmigo un periodista que me informó de la decisión de Iñaki de trasladarse a Vitoria. Estará con nosotros hasta final de semana. Lo vamos a echar de menos porque hacía un buen trabajo”.

A partir de esa fecha, Iñaki se trasladará a la prisión alavesa de Zaballa para cumplir con el resto de condena en régimen abierto. Este lugar cuenta con módulos abiertos para los presos en tercer grado, que es la situación en la que se encuentra el marido de la Infanta.

placeholder Iñaki Urdangarin, saliendo del centro Don Orione. (Limited Pictures)
Iñaki Urdangarin, saliendo del centro Don Orione. (Limited Pictures)

La decisión de abandonar su trabajo en Don Orione ha sorprendido a varios trabajadores que mantenían una excelente relación con él y que también se enteraron por la prensa de los nuevos proyectos laborales y afectivos de Urdangarin. Consideran que habría sido un detalle que les comunicara su cambio de planes. No censuran su decisión “porque aquí hemos recibido todo su apoyo y trabajaba como el que más, pero también hay que tener en cuenta que para él era un manera de relacionarse”. Completan la opinión con una afirmación que podría tener doble lectura: “No creo que fuera una excusa su voluntariado para salir de prisión. Y si lo fue, lo único importante es que nos hemos hecho más visibles. Aquí nos enfrentamos cada día a una difícil realidad: dar calidad de vida a los que no la tienen por su discapacidad”.

Urdangarin tiene más facilidad de encontrar trabajo en Vitoria, donde viven familiares directos y sobre todo su madre, Claire Liebaert. Ella nunca se ha repuesto de la entrada de su hijo pequeño en prisión.

Un voluntario más

El trabajo de Urdangarin en Don Orione no fue convenido con Instituciones Penitenciarias, como así explicó en su momento la dirección del centro: “Hay un acuerdo genérico con el Ministerio de Justicia y no es un privilegio por ser quien es, sino una solicitud como la que piden también otras personas con sus mismas características. No hay ningún trato de favor. Cuantas más ayudas tengamos, mejor. Hacen falta muchas manos. Es un hombre muy afable que conecta muy bien con los internos”. Don Orione es una residencia sin ánimo de lucro dependiente de la orden religiosa de los orianistas para personas dependientes con discapacidad intelectual.

placeholder La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (Getty)
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (Getty)

Urdangarin solicitó este voluntariado que le permitía salir de la cárcel de Brieva, donde cumplía condena de cinco años y diez meses por el caso Nóos, dos veces por semana. Fue concedida esta petición en un auto emitido por el juez de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León. En aquel momento, las razones que se dieron tenían que ver “con la situación de soledad en la que el preso vive en Brieva, entre otras razones, y al riesgo de una desocialización de la persona”.

La estancia en la residencia se fue alargando, y al concederle el tercer grado ya tenía previsto acudir cinco días a la semana y con un sueldo de setecientos euros. Según confirmaban a Vanitatis, la relación del personal laboral con el yerno del Rey emérito era inmejorable. “Come con nosotros y los escoltas le esperan en la puerta. Es una persona muy humilde y generosa”. Durante un tiempo, y por el estado de alarma, dejó de acudir. Una vez que recibió la vacuna, regresó a Don Orione, desde cuya dirección aseguraban: “Si no hay contraorden, Iñaki estará con nosotros a tiempo completo”.

Pero la contraorden llegó, y este viernes 26 de febrero será el último día del marido de la infanta Cristina en el centro de Pozuelo. Ahora, pone rumbo al norte para cumplir con el resto de su condena.

Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda