Helga de Alvear, la anfitriona de los Reyes en Cáceres: galerista de arte y solidaria
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Helga de Alvear, la anfitriona de los Reyes en Cáceres: galerista de arte y solidaria

Este jueves, don Felipe y doña Letizia han viajado a la ciudad extremeña para inaugurar el nuevo edificio del Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear

Foto:  Helga de Alvear. (EFE)
Helga de Alvear. (EFE)

27 de febrero de 2020. Don Felipe y doña Letizia visitan la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO). Aunque la pandemia del coronavirus ya es preocupante en Italia y muchos puntos de Europa, nada hace sospechar que en dos semanas el Gobierno de España va a decretar el estado de alarma e imponer un confinamiento total de su población. Entre los pasillos de Ifema no se habla de otra cosa, aunque los Reyes quieren cumplir con su cita anual con el arte y no faltan al acto en el que coinciden con Helga de Alvear, una importante galerista a la que el Rey, muy puesto en estos temas, le pregunta acerca de la remodelación de su museo y le asegura que en cuanto se inaugure lo visitarán.

25 de febrero de 2021. A punto de cumplirse un año de su última cita, Felipe VI ha cumplido con su palabra. Tal como aparece descrito en la agenda real, el jueves los Reyes han viajado a Cáceres para inaugurar el nuevo edificio del Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear. Este nuevo espacio tiene 5.000 metros cuadrados que se suman a los 3.000 ya existentes más una zona ajardinada. La obra ha estado cofinanciada al 50 por ciento por la Junta de Extremadura y la galerista alemana Helga de Alvear, que ha donado toda su colección a la región.

placeholder Helga de Alvear. (Cortesía)
Helga de Alvear. (Cortesía)

Pero... ¿quién es ella? Nacida en Renania en el año 1936, Alvear procede de una familia que hizo dinero en la industria alemana. Su padre, Jakob Müller, fundó su empresa en 1957. A día de hoy, el Grupo RKW se ha convertido en uno de los principales fabricantes mundiales de plástico industrial y cuenta con cerca de 3.000 empleados. La joven Helga recibió la mejor educación. Siendo una veinteañera, viajó a España para aprender castellano. "La nieta de la señora en cuya casa vivía se casaba con un arquitecto. Y en esa boda a la que me invitaron había un chico que se enamoró de mí. Fue inmediato. Me sacó a bailar y me dijo: 'Yo me caso contigo'. Y yo le respondí: 'Ja, ja, ja'. Tenía 12 años más que yo y estuvimos casados 51", contó ella en una entrevista en 'El País Semanal'.

Su marido, el arquitecto Jaime de Alvear, era de un pueblo de Córdoba. La galerista ha recordado en varias ocasiones el auténtico shock que supuso para ella encajar en una sociedad española que estaba en las antípodas de lo que estaba sucediendo en Europa, le costó una depresión. "Hay una foto de familia al lado de Córdoba, en Villa del Río, que es el pueblo donde nació, en la que todas las mujeres aparecen con medias, faldas y manga larga, mientras que yo llevo unos pantalones de campana anchísimos, años sesenta. Y claro, me odiaban a muerte... Por eso creo que nunca he podido encontrarme con los Alvear", reveló en la misma charla. Tuvo que recibir ayuda psicológica.

Jaime de Alvear, al que el párkinson acabó llevándose tras diez años de enfermedad, fue un arquitecto con gran sensibilidad social. Firmó junto a Francisco Javier Sáenz de Oiza y Manuel Sierra Nava la reordenación de la zona de Entrevías, donde construyeron el famoso poblado con viviendas de renta y espacios limitados para tratar de absorber el chabolismo existente en la zona. Helga siempre quiso que el apellido De Alvear prevaleciera sobre el Müller, porque la suya fue una gran historia de amor. "Él lo era todo para mí", reconoció en 'EPS'.

Una mujer solidaria

Comenzó en el mundo del arte en el año 1967. "Ocurrió que conocí a Juana Mordó, que me dijo que tenía problemas económicos con la galería. Y yo le dije que la iba a ayudar. Le di un talón en blanco", reveló en 'Vanity Fair'. El 'máster' en galerista le costó un dinero y cuatro años de aprendizaje mano a mano con Mordó, hasta el punto de que finalmente la alemana tomó las riendas de la galería al mismo tiempo que empezaba una colección personal que ya es una de las más relevantes del continente y que incluye obras de Dan Graham, Josef Albers o Slater Bradley.

Pero, aparte de su gran amor por el arte, Helga es también una mujer solidaria. El año pasado, en mayo, se conoció que había donado un millón de euros destinados a la investigación contra el coronavirus. Los fondos fueron directos a apoyar el trabajo que está desarrollando el equipo del virólogo Luis Enjuanes, quien dirige junto a Isabel Sola y Sonia Zúñiga la búsqueda de vacunas, antivirales y anticuerpos contra el coronavirus. "Mi único interés y deseo es poder ayudar en estos momentos tan difíciles y encontrar la vacuna para frenar el virus", explicó en su momento a Vanitatis.

placeholder Helga Alvear, con Isidre Fainé, Soledad Lorenzo y Elena Asins. (EFE)
Helga Alvear, con Isidre Fainé, Soledad Lorenzo y Elena Asins. (EFE)
Rey Felipe VI
El redactor recomienda