El racismo, la sombra sobre los Windsor antes de Meghan Markle
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

El racismo, la sombra sobre los Windsor antes de Meghan Markle

A lo largo de los años, son varios los ejemplos que encontramos de actitudes poco apropiadas por parte del círculo más cercano a Isabel II hacia personas de diferente raza

placeholder Foto: Isabel II, junto a parte de su familia en una imagen de archivo. (EFE)
Isabel II, junto a parte de su familia en una imagen de archivo. (EFE)

Las declaraciones hechas por Meghan Markle y el príncipe Harry durante su entrevista concedida a Oprah Winfrey han caído como una bomba en Reino Unido. Los duques de Sussex denunciaron públicamente un comportamiento racista por parte de algún miembro de la familia real británica que parecía preocupado por si el color de la piel del hijo que esperaban sería demasiado oscuro.

La acusación de racismo ha impresionado a gran parte del público y ha obligado a la reina a emitir un comunicado. El príncipe Guillermo también ha querido pronunciarse para afirmar que su familia no es racista.

Lo cierto es que no es la primera vez que el racismo planea sobre la familia real británica. A lo largo de los años, son varios los ejemplos que encontramos de actitudes poco apropiadas por parte del círculo más cercano a Isabel II hacia personas de diferente raza.

Foto: Los duques de Cambridge, este jueves. (Reuters)

Quizás, el que más meteduras de pata ha protagonizado en este sentido sea el duque de Edimburgo. El esposo de Isabel II ha pronunciado en público frases a lo largo de los años que han sido destacadas por los medios británicos. Buen ejemplo de ello fue el viaje a Kenia que realizó en 1984. Al aceptar una estatuilla de manos de una mujer, preguntó: "Eres una mujer, ¿no?".

placeholder Meghan Markle durante la entrevista concedida a Oprah Winfrey. (Reuters)
Meghan Markle durante la entrevista concedida a Oprah Winfrey. (Reuters)

"Parece que estás listo para ir a la cama", le dijo en una ocasión Felipe de Edimburgo al presidente de Nigeria, quien iba vestido con traje tradicional.

Tras visitar en 1965 una exposición de arte etíope, dijo: "Esto parece el tipo de cosa que mi hija trae de la clase de manualidades".

En 1986, durante una charla con estudiantes británicos de intercambio en Xian, donde se encontraban estudiando chino, el duque les advirtió: "Si os quedáis aquí mucho más tiempo, acabaréis con los ojos rasgados".

En el año 2014, durante una visita al Hospital Dunstable, en Luton (norte de Londres), le comentó a una enfermera filipina: "Filipinas debe estar medio vacío porque estáis todos aquí trabajando".

Durante una fiesta organizada en Londres por la oficina de la Commonwealth, Felipe de Edimburgo preguntó a un invitado de raza negra: “¿De qué exótico lugar del mundo procede usted?”. El interlocutor resultó ser lord Taylor de Warwick, quien respondió: “Soy de Birmingham”.

placeholder El duque de Edimburgo en una imagen de archivo. (EFE)
El duque de Edimburgo en una imagen de archivo. (EFE)

En Escocia, el padre de Carlos de Inglaterra tuvo la ocurrencia de preguntarle a un profesor de autoescuela cómo hacía para "mantener a los nativos alejados del alcohol” el tiempo suficiente para que se sacaran el carné.

"¿No sois la mayoría descendientes de piratas?", le espetó en una ocasión a un habitante de las Islas Caimán. "¿Todavía os tiráis lanzas?", le preguntó en otra ocasión a un aborigen durante una visita a Australia.

En 2008, el egipcio Mohamed Al Fayed, padre de Dodi Al Fayed, calificó al duque de Edimburgo de "nazi" y "racista".

En su primera comparecencia en la investigación judicial sobre la muerte de su hijo y la princesa Diana, afirmó con contundencia su creencia de que Diana fue asesinada porque estaba embarazada del hijo de Dodi y que el poder establecido no aceptaría a un musulmán egipcio como padrastro del futuro rey de Inglaterra, en referencia al príncipe Guillermo.

placeholder Lady Di en una imagen de archivo. (Getty)
Lady Di en una imagen de archivo. (Getty)

Tampoco algunos de los hijos del duque de Edimburgo e Isabel II se libran la sombra del racismo.

El mismo príncipe Carlos de Inglaterra se convirtió en noticia en abril de 2017 por este motivo cuando hizo un comentario inapropiado a Anita Sethi, escritora británica de origen indio y caribeño. Ambos coincidieron durante una cumbre bianual de la Commonwealth, celebrada en Londres. Según Sethi, el heredero del trono británico le preguntó de dónde era. Ella contestó: "De Mánchester", a lo que el príncipe respondió: "Bueno, no lo pareces mucho”.

Ya años antes, en 2001, una de sus exsecretarias denunció que el uso de chistes racistas entre el personal que trabajaba en Highgrove era constante. Hay que matizar que esta mujer perdió el caso ante los tribunales.

placeholder El príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla Parker en una imagen de archivo. (EFE)

También el hermano de Carlos, el príncipe Andrés, fue señalado de racista en una ocasión. “No es muy listo", aseguró Jacqui Smith, exministra del Interior británica, en un podcast de la LBC. En el mismo, Smith aseguró haber asistido "horrorizada" y "boquiabierta” a un banquete de Estado que la reina ofreció al rey saudí Abdalá. Según Smith, Andrés se sentó al lado del rey e hizo "comentarios racistas sobre los árabes que resultaban increíbles. El hecho de que pensase que podíamos encontrarlos divertidos hizo que la situación fuese aún peor. Creo que no es muy listo. Creo que de verdad no entiende el modo en el que se comporta... Es lo peor que tiene que ofrecer la familia real, en mi opinión... No voy a repetir exactamente lo que dijo pero incluía un comentario sobre camellos. Es tan horrible como puedas imaginar".

placeholder El príncipe Andrés. (Getty)
El príncipe Andrés. (Getty)

En el año 2005, fue el propio Harry quien protagonizó un escándalo. El hijo menor de Carlos de Inglaterra asistió a una fiesta de disfraces con motivo del cumpleaños de un amigo en Wiltshire. El hermano de Guillermo escogió lucir un uniforme del Afrika Korps, tropas del mariscal Erwin Rommel que combatieron a los británicos en Egipto y Libia. El traje incluía el brazalete rojo con la cruz esvástica. El diario sensacionalista 'The Sun' publicó en su portada una fotografía del príncipe con este disfraz. El titular que acompañó a la imagen fue: ‘Harry el nazi’.

En 2009, los partidos políticos y los grupos religiosos musulmanes de Gran Bretaña criticaron duramente al príncipe Harry por utilizar términos racistas contra un compañero del Ejército de origen paquistaní. Según informó BBC, el hijo pequeño de Carlos de Inglaterra llamó a su compañero 'paki' -una manera despectiva de referirse a los ciudadanos paquistaníes en el Reino Unido- en un vídeo de 2006 que publicó el tabloide británico ‘News of the Word’ en su página web.

placeholder El príncipe Harry. (Getty)
El príncipe Harry. (Getty)

Ni la reina Isabel II ha sido capaz de no caer en el grave error de pronunciar una frase con tintes racistas. En el año 2015, las cámaras la captaron refiriéndose a la delegación china que la visitó en el mes de mayo. “Los chinos son muy maleducados", sentenció. La frase no tardó en ocupar grandes titulares en los tabloides británicos.

Uno de los ejemplos de racismo en la familia real británica más recientes lo protagonizó la madre de Lady Gabriella Windsor, la princesa Michael de Kent, esposa del príncipe Michael de Kent, primo hermano de la reina Isabel II. Alemana de nacimiento, nunca ha podido escapar de la polémica. Su padre sirvió en las SS nazis y las salidas de tono racista de ella han sido noticia en más de una ocasión. La última ocurrió en 2017, precisamente con Meghan Markle en el centro de atención. En la comida de Navidad en Buckingham -la primera para Meghan Markle-, la princesa Michael de Kent lució en la solapa un broche Blackamoor, un tipo de joyería originaria del siglo XVI, muy controvertida por fomentar el racismo. Las explicaciones de que era un regalo y había sido usado varias veces en el pasado, facilitadas por el portavoz de la familia, no le sirvieron y tuvo que prometer no volver a usarlo.

placeholder La princesa Michael de Kent en la boda de Eugenia de York. (Getty)
La princesa Michael de Kent en la boda de Eugenia de York. (Getty)

Ya antes, su exyerno, Aatish Taseer, publicó en la revista 'Vanity Fair' un extenso artículo en el que contó que la princesa Michael de Kent bautizó dos ovejas que poseía como Venus y Serena, los nombres de las dos tenistas afroestadounidenses más exitosas en la historia del tenis (Venus y Serena Williams).

También en 2004, la princesa fue noticia tras sugerir a un grupo de afroamericanos que cenaban en un restaurante de Nueva York que volvieran a las colonias.

Meghan Markle Isabel II Duque de Edimburgo Príncipe Harry Príncipe Carlos de Inglaterra
El redactor recomienda