El vestido de novia de Lady Di vuelve a ver la luz: este es el motivo
  1. Casas Reales
En recuerdo de Diana

El vestido de novia de Lady Di vuelve a ver la luz: este es el motivo

Junto con otras joyas históricas, el vestido de novia de Diana de Gales será la pieza central de la nueva exhibición del palacio de Kensington en el año en el que hubiera cumplido 60

placeholder Foto: Diana de Gales y el príncipe Carlos, el día de su boda. (Cordon Press)
Diana de Gales y el príncipe Carlos, el día de su boda. (Cordon Press)

Hay vestidos que hacen historia y el que lució Diana de Gales el día de su boda es uno de ellos. El mundo entero esperaba el momento en el que la joven Lady Di saliera del coche y permitiera al mundo ver el que había sido el secreto mejor guardado durante los meses previos al enlace real. La sorpresa fue mayúscula y no defraudó, la princesa desfiló radiante por la escalinata de la catedral de San Pablo y el mundo nunca volvió a ser el mismo.

Se podría pensar que estamos dando demasiada relevancia a un vestido y, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Esta pieza única no solo marcó las tendencias de la moda nupcial de la época, también se convirtió en uno de los vestidos de novia más emblemáticos de los últimos tiempos, solo hay que recordar el gran revuelo y expectación que causó cuando en ‘The Crown’, serie basada en la historia reciente de la familia real británica, lo recrearon durante su última temporada.

Lo hemos visto en las revistas, al mirar fotos de la época, y también las recreaciones que han hecho para las pantallas. Este verano tendremos la posibilidad de poder estar frente a un trozo de la historia porque Kensington Palace está planeando una exhibición para la reapertura de su museo. Bajo el nombre ‘Royal Style in the Making’ planean enseñarnos algunos diseños emblemáticos para la familia real, y el vestido de novia de Diana será una de sus piezas centrales.

Una vez que se hizo público que el diseño de este vestido correría a cargo de unos casi desconocidos Elizabeth y David Emanuel, pareja que escogió la propia Diana personalmente tras quedar enamorada de algunos diseños que habían confeccionado para ella meses antes, la prensa se agolpó frente al taller para poder conocer más detalles. Por suerte fueron capaces de mantener el misterio hasta el gran día, el 29 de julio de 1981.

placeholder Boda de Carlos y Diana. (Cordon Press)
Boda de Carlos y Diana. (Cordon Press)

El resultado fue un diseño maximalista y rococó, diseñado específicamente para ella, pero también pensado para hacer historia, algo que logró sobradamente. Elaborado en tafetán de color marfil satinado, este vestido estaba muy lejos de ser una pieza sencilla. Entre los muchos detalles que le fueron sumando a su diseño, destacan los retales de encaje antiguo del escote y las mangas, así como las diez mil aplicaciones de perlas y lentejuelas que lo recorrían.

Una estructura rígida en forma de jaula daba volumen a la falda del vestido y llevaba una herradura bordada en oro de 18 quilates con diamantes blancos como símbolo de buena fortuna. Además, no podemos dejar de señalar el velo de tul de 140 metros de tela y una espectacular cola de ocho metros de largo.

placeholder Diana de Gales, el día de su boda junto a Isabel II. (EFE)
Diana de Gales, el día de su boda junto a Isabel II. (EFE)

Esta será la primera vez en 25 años que se exhiba el vestido de boda de Diana al público, gracias a la voluntad de sus hijos que han sido quienes lo han cedido para que pueda formar parte de la exposición. Así lo quiso la propia Diana, quien dejó estipulado que buena parte de sus pertenencias, joyas y vestidos pasaran a manos de sus hijos.

Además de este histórico vestido, la exposición también recorre otros momentos de la historia, analizando la relación entre los creadores y artistas y los miembros de la realeza a los que vistieron. Se podrá ver también el vestido que lució la reina madre durante la coronación de su marido, Jorge VI, en 1937, algunas joyas legendarias y muchas sorpresas que todavía no han querido desvelar.

El palacio de Kensington es cita obligada para los amantes de la historia, porque permite no solo ver sus espectaculares jardines, también pasear por algunas estancias privadas de la realeza, como la recreación del dormitorio infantil de la reina Victoria o los juguetes con los que se divertían sus hijos. También es una muestra del lujo y la exuberancia a través de muebles, joyas y tapices, y aunque el vestido de Diana no estará a la vista hasta junio, se planea reabrir las puertas del palacio a las visitas a finales de mayo.

Diana de Gales Vestido Familia Real Británica
El redactor recomienda