El cambio de estilo de Letizia en los actos militares: de bailarinas a taconazos
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El cambio de estilo de Letizia en los actos militares: de bailarinas a taconazos

Atrás quedaron aquellos looks informales que tantas críticas recibieron. Ahora la Reina se esmera, y mucho, en su elección de vestuario para los actos castrenses

Foto: Doña Letizia, en un acto militar. (LP)
Doña Letizia, en un acto militar. (LP)

El vestuario de doña Letizia siempre está en boca de todos, muy a su pesar. Aunque a ella le gustaría que nos centráramos únicamente en su labor, es indudable que cada uno de los looks que luce es noticia, ya que la Reina se ha convertido en un icono. A pesar de sus deseos, es cierto que su posición lleva consigo algunas exigencias en cuestiones protocolarias que en algunas ocasiones le han causado dolores de cabeza. Como ocurrió en 2011, cuando recibió numerosas críticas por la ropa que lucía en los actos millitares.

Aunque en sus inicios como Princesa doña Letizia sí elegía estilismos más formales, lo cierto es que a partir de 2010 vimos un gran cambio. Pasó de los vestidos a los pantalones, combinándolos normalmente con camisas estampadas y bailarinas. Las críticas no se hicieron esperar, pero no por parte de la prensa, sino de los propios militares, que no entendían la decisión de la ahora Reina, hasta el punto de que se sucedían comentarios por la red interna. Fuentes militares trasladaban en su momento a Vanitatis el malestar existente por lo que se consideraba “el escaso apego de doña Letizia a las normas del protocolo”.

placeholder La Reina, en la Academia de León en 2010. (Getty)
La Reina, en la Academia de León en 2010. (Getty)

Para entender un poco más la situación, tenemos varios ejemplos de los looks elegidos que tantos ríos de tinta hicieron correr. En julio de 2011, en la Base de la Virgen del Camino, en León, y con motivo de la entrega de despachos del aire, doña Letizia apareció luciendo un pantalón azul marino, camisa de flores de Mango y bailarinas, mientras que el entonces Príncipe de Asturias vestía de uniforme. Unas semanas después, en la Escuela Naval Militar de Marín, doña Letizia se presentó con una chaqueta de ante, camiseta rosa y un pantalón jean blanco.

placeholder La Reina, en León en 2011. (Gtres)
La Reina, en León en 2011. (Gtres)

Los años posteriores, la Reina decidió ir un poco más formal, aunque siguió apostando por los pantalones en la mayoría de actos castrenses a los que acudía. Eso sí, siempre pantalones de vestir perfectamente combinados y calzando unos tacones. No fue hasta la proclamación de Felipe VI, en junio de 2014, cuando vimos un cambio radical en su estilo para estos actos. Es cierto que en su primer compromiso militar como Reina, en León, optó por la fórmula anterior: pantalón negro, chaqueta tweed de Uterqüe y taconazos, pero a partir de aquí todo cambió y ahora la vemos mucho más arreglada.

Como ocurrió en julio de 2019, en una entrega de despachos en San Javier (Murcia). Ese día se decantó por una falda de vuelo con estampado de rayas de Sweet Matitos, una blusa blanca cruzada, salones de Carolina Herrera y pendientes de oro blanco y diamantes. Una elección muy similar a la del año anterior, en Madrid, cuando apareció de blanco con un conjunto de Felipe Varela formado por chaleco y falda de vuelo que combinó con salones y bolso de Carolina Herrera y pendientes de Tous.

placeholder  La evolución de la Reina. (EFE / Getty)
La evolución de la Reina. (EFE / Getty)

Este viernes, la Reina tiene en su agenda un acto castrense en solitario: presidirá el acto de entrega de la enseña nacional, en su modalidad de estandarte, a la Academia de Aviación del Ejército de Tierra (ACAVIET), en la Base Coronel Maté, en Colmenar Viejo. Un acto para el que seguro que la vemos bien arreglada. El vestuario de doña Letizia para este tipo de eventos de amadrinamiento siempre ha sido muy formal. Incluso especial en alguna ocasión, podríamos decir.

Aunque la tradición marcaba que las damas de la familia real deben vestir de negro y lucir peineta y mantilla en los amadrinamientos, la Reina optó por romperla en su debut e imponer su propio criterio. Para la entrega de la enseña nacional a la 11ª Zona de la Guardia Civil en el País Vasco, en mayo de 2015, y para compensar la ausencia de la mantilla y la peineta, la Reina eligió el mismo estilismo que llevó en la proclamación de Felipe VI: abrigo y vestido en crepé blanco bordado con cristal de rubí, amatista, ámbar y rosa talco con microperlas crema, firmado por Felipe Varela. Una clara muestra del respeto que siente hacia la Guardia Civil.

placeholder La Reina, en el amadrinamiento de la bandera. (EFE)
La Reina, en el amadrinamiento de la bandera. (EFE)
Vestidor de Letizia
El redactor recomienda