La rebelión de los 'segundones': del príncipe Harry a Joaquín de Dinamarca
  1. Casas Reales
HERMANOS DE HEREDERO

La rebelión de los 'segundones': del príncipe Harry a Joaquín de Dinamarca

Estos tres secundarios de las monarquías europeas han pasado a ser protagonistas en los últimos meses. Pero no por su labor institucional, sino por sus intervenciones mediáticas

placeholder Foto: El príncipe Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)
El príncipe Harry, en una imagen de archivo. (Reuters)

¿Qué está pasando últimamente con algunos príncipes y los medios de comunicación? Hace unos años, hubiera parecido imposible ver a hijos y nietos de reyes europeos sentados frente a una cámara de televisión, compartiendo sus sentimientos y hasta detalles de sus cuentas corrientes. Pero sí, muchos de ellos lo han hecho en este 2021, con el consiguiente estupor y muchas críticas. El príncipe Harry, Joaquín de Dinamarca, Marta Luisa... Todos ellos se han desahogado últimamente con un medio de comunicación, contando detalles que jamás hubiéramos pensado escuchar de la boca de un royal. Una rebelión de los 'segundones' de las familias reales que demuestra cómo el Gotha, los tiempos y las monarquías han cambiado en las últimas décadas. Algunas radicalmente.

Poco más se puede decir ya de todo lo que ha contado el príncipe Harry. Si ya se desahogaba ante las cámaras hace más de un año durante su viaje a Sudáfrica con Meghan Markle, quedaba el gran golpe de efecto, esa entrevista con Oprah Winfrey de la que aún resuenan los ecos. No solo acusaron de racismo a los Windsor por, según él, haberse preocupado por el color de piel de Archie, sino que dieron detalles de su situación económica, aludiendo a la herencia de Diana de Gales, o aseguraron sentir "pena" por Carlos y Guillermo.

Pero si pensábamos que sería su última palabra, estábamos muy equivocados. Porque solo hace unos días, el duque de Sussex participaba en un podcast sobre la salud mental y no tuvo problema en comparar su vida dentro de la familia real con la película 'El show de Truman' o en asegurar que el sufrimiento es genético y su padre, el príncipe Carlos, lo trató como sus padres -es decir, Isabel II y el duque de Edimburgo- lo habían tratado a él. Unas palabras por las que Harry ha recibido unas críticas demoledoras.

placeholder El príncipe Harry, junto a su hermano y su padre. (Reuters)
El príncipe Harry, junto a su hermano y su padre. (Reuters)

Marta Luisa de Noruega también se ha sentado frente a las cámaras de televisión, aunque en su caso lo ha hecho en formato 'docuserie', tan de moda ahora en nuestro país gracias a Rocío Carrasco y su 'Contar la verdad para seguir viva'. Su caso no fue tan grave como el de Harry y quizá su personalidad y su trayectoria en los últimos años han hecho que no nos sorprendiera demasiado la noticia. Pero quizá sí fue un poco más lejos de lo que se esperaba, al desvelar que los motivos por los que dejó la Casa Real fueron puramente económicos.

Aunque existía la romántica creencia de que había renunciado a sus títulos por amor, para poder casarse con Ari Behn, no fue así, aunque sí tuvo algo que ver. La paga que recibía entonces del Estado le impedía tener sus propios negocios u otra fuente de ingresos. Y según lo que contó ante las cámaras, ese dinero -unas 160.000 coronas noruegas al año, que equivalen a unos 16.000 euros- no era suficiente para vivir. Así que tuvo que renunciar a su papel institucional para poder ganar dinero de otra forma y tener una vida mejor: "Fui uno de los primeros miembros de la realeza en escapar y conseguir un trabajo. Sería extraño para mí casarme con un hombre rico y sentarme con él. Probablemente soy uno de los noruegos que está más feliz de pagar impuestos", dijo ante las cámaras de TV2.

placeholder Marta Luisa, durante la grabación del documental. (TV2)
Marta Luisa, durante la grabación del documental. (TV2)

Y el último en subirse al carro de esta particular rebelión de 'segundones' ha sido Joaquín de Dinamarca, aunque lo de 'último' es con muchos matices, como vamos a explicar. Hace unos días, el hijo pequeño de la reina Margarita de Dinamarca y su mujer protagonizaban la portada de 'Point de Vue', ya que habían concedido una extensa entrevista a la conocida cabecera francesa para hablar, entre otras cosas, del ictus que sufrió el pasado verano o de su nueva vida en Francia.

De todo lo que contaron, dos detalles sobresalían por encima del resto. Por un lado, sus sentimientos con respecto a la posición que le había correspondido en la monarquía danesa, con la que no estaba del todo cómodo: "Para el Príncipe Heredero, es suficiente seguir el curso de los acontecimientos. Pero nada se define cuando el papel del repuesto y su esposa, ni por escrito ni oralmente. Mi padre experimentó la misma insatisfacción y nunca logró obtener una aclaración sobre su lugar en la familia real". Unas palabras que, quizá no de forma intencionada, reforzaban la teoría que desde siempre ha apuntado a que Joaquín siente cierta envidia de su hermano mayor y que su traslado a Francia fue por ese motivo.

placeholder Joaquín y Marie de Dinamarca, en una imagen de archivo. (EFE)
Joaquín y Marie de Dinamarca, en una imagen de archivo. (EFE)

La cuestión es que, días después de la publicación de la entrevista, algunos periodistas lo abordaron para preguntarle por este tema cuando iba camino de su trabajo en la embajada de Dinamarca en París. Y lejos de retractarse, insistió: "Hablé de la frustración que tengo porque soy uno de los muchos repuestos en Europa. Nuestro papel en las casas reales no está definido". Quizá con ese 'respuestos de Europa' se refería también al príncipe Harry, de quien también habló en su charla con 'Point de Vue': "Tengo un enorme respeto por el príncipe Harry. Es muy valiente. Se atrevió a seguir lo que le dictaba su corazón. Es el único que sabe cómo piensa". Eso sí, después Joaquín quiso aclarar que su entrevista se realizó antes de que se emitiera la del duque de Sussex con Oprah, aunque sin dejar claro si actualmente pensaba de forma diferente.

Tres casos de secundarios en las monarquías que han pasado a ser protagonistas en los medios de comunicación. Una relevancia mediática que, hasta ahora, no han reivindicado, por ejemplo, Magdalena y Carlos Felipe de Suecia o Constantine de Holanda, los otros secundarios reales, de momento, en silencio.

Príncipe Harry Joaquín de Dinamarca Marta-Luisa de Noruega
El redactor recomienda