Las tres grandes mujeres a las que la reina Letizia ha homenajeado este año
  1. Casas Reales
TRES PRECURSORAS

Las tres grandes mujeres a las que la reina Letizia ha homenajeado este año

Este año ha habido hueco en su agenda para honrar la memoria y la obra de tres mujeres adelantadas a su tiempo, cuyas figuras siguen siendo un referente más de un siglo después

placeholder Foto: La reina Letizia, en una imagen de archivo. (Limited Pictures)
La reina Letizia, en una imagen de archivo. (Limited Pictures)

Siguiendo en la línea de ese cambio que ha dado la agenda de la reina Letizia, tomando un cariz mucho más comprometido y con tintes muy feministas, hoy queremos hacer un repaso de las tres grandes mujeres a las que ha homenajeado en este año. Si algo tenían en común Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán y Clara Campoamor es que fueron grandes defensoras de los derechos de la mujer en una época en la que ni siquiera era una expresión que se utilizara. Fueron tres adelantadas a su tiempo, a las ideas y a las costumbres, y sus figuras siguen siendo un referente más de un siglo después. De ahí que la esposa de Felipe VI no haya dejado pasar la oportunidad de rendirles su particular homenaje a través de sus compromisos públicos.

El primer nombre que se coló en la agenda de Letizia fue Concepción Arenal, el pasado febrero. Comenzaba ya el cambio en la temática de las citas de la Reina, aunque no era tan evidente como lo es ahora. La cita tuvo lugar en la Biblioteca Nacional, que acogió la exposición 'Concepción Arenal. La pasión humanista, 1820 - 1893', con motivo del bicentenario de su nacimiento. Una muestra que estaba dividida en ocho espacios geográficos -los mismos en los que vivió y llevó a cabo su trabajo-, con retratos, textos y manuscritos relacionados con su vida y su obra. Arenal es sobre todo recordada por ser la precursora del feminismo en nuestro país, pero también por el esfuerzo que hizo por mejorar las condiciones de las cárceles españolas, tanto de hombres como de mujeres, y por la reinserción de los presos en la sociedad. Su deseo de estudiar en la universidad la llevó a disfrazarse de hombre, cortándose el pelo y vistiendo traje, levita y sombrero de copa. Aunque su truco fue descubierto, el rector la admitió en la carrera de Derecho y la autorizó a ir a clase después de realizar un examen. Una figura sin duda de gran interés y de cuya vida disfrutó Letizia en la Biblioteca Nacional, acompañada de la vicepresidenta Carmen Calvo.

placeholder Letizia, en la exposición sobre Concepción Arenal. (Limited Pictures)
Letizia, en la exposición sobre Concepción Arenal. (Limited Pictures)

Su segunda cita con una una figura femenina histórica llegaba dos meses después, en abril y esta vez en el Congreso de los Diputados. De nuevo, Carmen Calvo se convertía en la acompañante de la reina Letizia, uniéndose a ellas Meritxell Batet para honrar la memoria y el trabajo de Clara Campoamor. Este homenaje se llevó a cabo a través de la reubicación de su escritorio, sus documentos y elementos personales en una de las salas del Congreso, ya que hasta entonces se encontraba en un edificio anexo.

Como la anterior, Campoamor también estudió Derecho, aunque ella lo tuvo un poco más fácil a la hora de acceder a la carrera. Con 36 años, se convirtió en una de las pocas mujeres en el país que ejercían la abogacía y fue la segunda en entrar en el Colegio de Abogados de Madrid, solo un mes después que Victoria Kent, con la que se enfrentó políticamente, precisamente por uno de los logros que más se recuerda de Clara Campoamor, la consecución del voto para las mujeres, algo que no se aprobó hasta 1931 y no se ejerció hasta 1933. Con el estallido de la Guerra Civil, se exilió primero en Argentina y después en Suiza, donde falleció. Y aunque intentó volver en los años 40, no pudo al saber que estaba procesada, acusada de pertenecer a una logia masónica.

placeholder La reina Letizia y Meritxell Batet, junto al busto de Clara Campoamor. (EFE)
La reina Letizia y Meritxell Batet, junto al busto de Clara Campoamor. (EFE)

Y la última cita ha sido este mismo martes, también en la Biblioteca Nacional. La cita, la inauguración de la exposición 'Emilia Pardo Bazán: el reto de la modernidad', una muestra que recorre la vida, la obra y el carácter de la conocida autora gallega, a la que se reconoce mundialmente por su obra 'Los pazos de Ulloa'. El hecho de que no pudiera acceder a la universidad, por estar vetada para las mujeres, hizo que basara gran parte de su trabajo público en la instrucción y educación de la mujer, que consideraba fundamentales.

Siempre alentada por su padre, que creía en los derechos de la mujer, se instruyó en ciencias y filosofía de forma casi autodidacta, además de manejar con soltura varios idiomas. También hizo historia al ser la primera mujer que ingresó en el Ateneo de Madrid, en 1905. Y, como las dos anteriores, también fue una precursora de la defensa de los derechos de las mujeres, tanto a través de su vida pública como a través de su obra literaria, con títulos como 'La tribuna', que cuenta la historia de una mujer trabajadora que encabeza las reivindicaciones obreras del momento.

Reina Letizia
El redactor recomienda