Llegada por separado, cena sorpresa y ajoblanco: el viaje de Felipe y Letizia a Sevilla
  1. Casas Reales
DESDE DENTRO

Llegada por separado, cena sorpresa y ajoblanco: el viaje de Felipe y Letizia a Sevilla

El Rey llegó el día anterior desde Cádiz y la Reina se marchó a Madrid antes que el monarca. Hubo productos de la tierra y emoción futbolera

placeholder Foto: Felipe y Letizia, en Sevilla. (Limited Pictures)
Felipe y Letizia, en Sevilla. (Limited Pictures)

Los Reyes de España han aprovechado intensamente su estancia en Sevilla, una ciudad en la que don Felipe recibía en la mañana del lunes la primera Medalla de Honor de Andalucía como reconocimiento a su vínculo con esta comunidad autónoma. La Reina llegó el lunes por la mañana para estar presente en el acto, pero una vez concluyó este, se marchó para Madrid, no se quedó al almuerzo privado que el Rey ofreció al presidente de la Junta, Juanma Moreno.

Foto: Los Reyes, en Sevilla. (LP)

Felipe VI llegaba a Sevilla el domingo procedente de Cádiz. Acompañado de un reducido grupo de colaboradores y personal de seguridad, cenaba sobre las nueve y media de la noche en el pueblo de Arahal. En un principio, su equipo había reservado en el restaurante Robles en la calle Placentines de Sevilla, a solo unos metros del Alcázar, donde iba a pasar la noche, pero finalmente decidieron cenar en Arahal en la Bodega La Mazaroca porque un miembro del equipo del Rey conocía el sitio y es cliente habitual. Habían reservado una mesa y a su llegada las personas que estaban allí se sorprendieron. Pronto empezó a circular la noticia en el pueblo de que el Rey estaba allí cenando y, al marcharse, la clientela había aumentado considerablemente. Fue despedido con un gran aplauso espontáneo y se hizo fotos con algunas personas que se lo pidieron.

placeholder La reina Letizia saluda a su salida del palacio de San Telmo de Sevilla. (EFE)
La reina Letizia saluda a su salida del palacio de San Telmo de Sevilla. (EFE)

A su llegada a Sevilla, se quedó a dormir en los Reales Alcázares. El Real Alcázar de Sevilla es el palacio en uso más antiguo de Europa, es la residencia oficial de la Casa Real en Sevilla y las habitaciones de uso privado del Rey están situadas en la parte que se llama Cuarto Real Alto. El recinto está gestionado por Patrimonio Nacional.

Un palacio digno de un rey

Esta ha sido la primera vez que don Felipe ha hecho uso de estas instalaciones siendo Rey, ya que la última vez que se alojó en el Alcázar fue hace 26 años, cuando se casó su hermana mayor, la infanta Elena. En aquella ocasión, era aún Príncipe de Asturias y toda la familia real pernoctó en este impresionante edificio, del que salió doña Elena del brazo de su padre, el Rey emérito, para acudir a la catedral y casarse con Jaime de Marichalar. Fue el 18 de marzo de 1995.

La reina doña Letizia llegaba a Sevilla en la mañana del lunes y, tras reunirse con el Rey, llegaron los dos juntos hasta el palacio de San Telmo a las once y media de la mañana. Allí fueron recibidos por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y después de descubrir una placa pasaron al Salón de los Espejos, donde se celebró el acto que duró una hora. Cuando el Rey recibió la medalla, en el escenario ante la reina Letizia, el presidente olvidó colocarle también una insignia, tal y como estaba previsto. La Reina, muy atenta, se lo indicó discretamente al Rey y este se lo recordó al presidente, que subsanó el olvido inmediatamente agradeciéndoselo. El Rey tuvo también un gesto de complicidad con su esposa por estar tan pendiente de los detalles.

placeholder El rey Felipe VI, junto a la reina Letizia y al presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
El rey Felipe VI, junto a la reina Letizia y al presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

A continuación ofreció un emotivo discurso en el que realzó los valores del pueblo andaluz y su vinculación con él, afirmando: “Recojo esta medalla no como una condecoración, sino como un abrazo de los andaluces”. Prosiguió diciendo: “El afecto que siento por Andalucía es compartido por la Reina y por las Infantas, y así se manifiesta en las ocasiones que tenemos oportunidad de hablar sobre esta tierra”.

Productos de la tierra

Antes de las doce y media acababa el acto, que fue clausurado con la interpretación del himno de Andalucía por parte de una joven de 14 años, Laura Diespstraten, almeriense y ganadora del festival de Eurovisión para invidentes. Los Reyes firmaban en el libro de honor. Curiosamente, el palacio de San Telmo, donde ha tenido lugar este acto, perteneció a la primera mujer de su tatarabuelo Alfonso XII, María de las Mercedes de Orleans. La madre de María de las Mercedes, la infanta María Luisa, donó los jardines del palacio a la ciudad de Sevilla para disfrute de sus vecinos y son los que actualmente configuran el conocido parque de María Luisa. El palacio también fue una antigua escuela naval, después perteneció a la Iglesia y en la actualidad es sede de la Junta de Andalucía.

Finalizado el acto oficial, hubo una restringida recepción en el conocido como Patio de las Columnas. Una hora después, la Reina abandonaba Sevilla en dirección a Madrid y el Rey regresaba al Alcázar para ofrecer un almuerzo privado al presidente de la Junta de Andalucía.

placeholder Los Reyes, acompañados de Carmen Calvo y Juanma Moreno. (EFE)
Los Reyes, acompañados de Carmen Calvo y Juanma Moreno. (EFE)

Durante más de dos horas y media, charlaron animadamente. Don Felipe se mostraba muy contento y emocionado con este reconocimiento. Curiosamente, el menú, servido por el catering Miguel Ángel, fue un guiño también a Andalucía formado íntegramente por productos andaluces. Empezando por un ajoblanco, sopa fría típica de Málaga (en honor al origen del presidente andaluz), a base de almendras, aceite, pan, vinagre, ajo y sal. También se sirvió jamón de Jabugo (Huelva), solomillo de retinto (de la zona de Vejer en Cádiz) y atún de la almadraba de Barbate (Cádiz).

Sobre las cuatro y media se despedían. Don Felipe se mostraba muy ilusionado por el partido que se disputaba por la noche de la selección española y, junto a la participación de Rafa Nadal en Roland Garros, comentaba que quizás también el fútbol podría dar un verano con muchas alegrías deportivas.

Reina Letizia Rey Felipe VI
El redactor recomienda