El duque de Baviera, primer jefe de una Casa Real europea en desvelar que es homosexual
  1. Casas Reales
HISTÓRICO

El duque de Baviera, primer jefe de una Casa Real europea en desvelar que es homosexual

Aunque nunca ocultó su relación, ha sido ahora cuando ha posado de manera oficial con su pareja y lo han compartido en las redes sociales

placeholder Foto:  El duque de Baviera, con su pareja. (Foto: Ig studioerwinolaf)
El duque de Baviera, con su pareja. (Foto: Ig studioerwinolaf)

Aunque nunca fue un secreto, sí podemos considerar que la publicación de una foto juntos de manera oficial es un gesto de enorme trascendencia para una monarquía europea. El duque de Baviera y su pareja durante muchos años, Thomas Greinwald, han hecho historia con la imagen publicada en Instagram y que encabeza esta noticia.

Se trata de la primera vez que un jefe de una Casa Real europea muestra públicamente su homosexualidad. Estamos hablando de una imagen muy posada y cuidadosamente estudiada que forma parte de la exposición del fotógrafo holandés Erwin Olaf, titulada 'Increíblemente bello', abierta desde el pasado 14 de mayo en el museo Kunsthalle de Hamburgo.

Franz, duque de Baviera, que hubiera sido rey de Baviera si la monarquía no se hubiera abolido en 1918, ha dado este paso insólito ante el renombrado fotógrafo, ante cuya cámara han posado diversos royals, los más recientes los reyes Guillermo y Mäxima de Holanda.

El duque de Baviera, que nació en 1933, nunca contrajo matrimonio ni tuvo hijos pese a la presión social de la nobleza alemana para que dejara un heredero. De hecho, su heredero es su hermano menor, Max, de 84 años y padre de cinco hijas: Sophie, mujer del príncipe heredero Luis de Liechtenstein; Marie Caroline, esposa del duque de Wurtemberg; Hélène, Élisabeth y Marie Anne.

Foto:  Luis de Liechtenstein, con su mujer. (Getty)

El duque de Baviera y su marido han sido personajes habituales de eventos de la alta sociedad alemana en los últimos años y el gesto de que hayan hecho oficial su relación con este retrato adquiere un enorme valor simbólico.

Según ha desvelado el propio fotógrafo en su perfil de Instagram, la fotografía fue realizada en el palacio de Nymphenburg, situado en la ciudad de Múnich, antigua residencia de verano de la familia real de Baviera. Y, por cierto, uno de los lugares más visitados de la ciudad.

Palacio