Embarazo, compromiso, alcohol: la teoría de la conspiración para matar a Diana, desmontada
  1. Casas Reales
ACCIDENTE O ASESINATO

Embarazo, compromiso, alcohol: la teoría de la conspiración para matar a Diana, desmontada

A pocos días de que se cumpla el sesenta aniversario del nacimiento de la princesa siguen saliendo informes

placeholder Foto: La princesa Diana. (Getty)
La princesa Diana. (Getty)

En el año 2004 se puso en marzo una investigación con el fin de analizar varias teorías conspirativas sobre la muerte de la princesa Diana en el fatídico accidente de coche que tuvo lugar en la madrugada del 31 de agosto de 1997 en París. Aquella investigación se bautizó como operación Paget, y ahora John Stevens, el jefe de policía que estuvo al frente de la pesquisa, lo recuerda para el 'Daily Mail', refresca las tres hipótesis sobre las razones que desmontaban la teoría de que la princesa había sido asesinada.

Recordemos que la investigación se puso en marcha cuando el forense de la familia real, Michael Burgess, solicitó al comisario llevar a cabo una investigación sobre acusaciones de encubrimiento y conspiración. En aquel momento, casi el 70% de los británicos tenían la certeza de que a la princesa la habían matado. Al frente de todos ellos, el empresario Mohamed Al-Fayed, padre de Dodi, que falleció junto a la princesa, y que estaba seguro de que la Corona británica estaba detrás de todo. Los medios también apuntaban a que una mano (posiblemente la de Carlos) pudiera estar detrás de este incidente, especialmente después de que el propio Stevens recordaba esta semana una carta que Diana escribía un año antes de su muerte y que entregó a su mayordomo. En ella, la princesa escribía: "Esta particular etapa de mi vida está siendo la más peligrosa, mi esposo está planeando un accidente en mi coche... Un fallo en los frenos y una grave lesión en la cabeza para así tener el camino libre y casarse con Tiggy", escribe de su puño, refiriéndose a la niñera de Guillermo y Harry, pues la princesa estaba convencida de que era el interés amoroso de su marido.

El informe final de la operación Paget desmontaba en 832 páginas cualquier duda sobre una posible conspiración para acabar con la vida de la princesa y que se basaba en tres premisas fundamentales: la princesa estaba embarazada, la pareja se había comprometido, el conductor estaba intoxicado. En todas ellas, el resultado era negativo. Ninguna de ellas era cierta.

El embarazo

Fue uno de los principales argumentos de Al Fayed: que su hijo y Diana iban a traer un bebé al mundo y que la Corona británica no podría soportarlo. Para ello, Stevens y su equipo recuperaron muestras de sangre del coche en que fallecieron.

placeholder Diana, junto a Dodi Al Fayed. (Cordon Press)
Diana, junto a Dodi Al Fayed. (Cordon Press)

Una prueba de ADN identificó una muestra de sangre de Diana de la alfombra dentro del Mercedes, una empresa forense privada llevó a cabo una prueba adicional supervisada por el profesor David Cowan, jefe de ciencia forense y monitoreo de drogas en King's College, Londres. "No se encontraron signos de la hormona del embarazo HCG. La probabilidad de la muestra de sangre es que no estuviera embarazada”, declaraba Stevens al 'Daily Mail'. "Las muestras tenían entre siete y ocho años y era una posibilidad remota, pero teníamos que intentarlo. En conjunto con otros relatos de testigos presenciales y su uso de anticonceptivos en ese momento, hay cierto grado de certeza".

El compromiso

Otro de los pilares para mantener la teoría de la conspiración es que Diana y Dodi planeaban casarse. Según Al Fayed, la Corona no podía permitir que un miembro de la realeza se uniera en matrimonio con un musulmán, y mucho menos que este se convirtiera en padrastro del futuro rey de Inglaterra. La única manera de acabar con esto era, claro, el asesinato.

El empresario llegó a afirmar que la pareja ya había visto un anillo en la tienda Repossi en Mónaco y el joyero llegó a ser entrevistado por la comisión Paget, así como numerosos amigos de Diana e incluso sus hijos (por escrito) para saber si la princesa había contado a alguno de ellos si tenía idea de volver a contraer matrimonio en un futuro. La respuesta fue negativa en todas ellas.

placeholder La estatua de Diana y Dodi en Harrods. (Getty)
La estatua de Diana y Dodi en Harrods. (Getty)

Sin embargo, la noche de su muerte, Dodi visitó la tienda Repossi en Place Vendôme y de allí salió con un anillo de compromiso de la gama ‘Dis-moi Oui’ (‘Dime que sí’ en francés) que, después del accidente, se encontró en su apartamento. Stevens cree que alguien pudo aleccionar a los paparazzi para que lograran aquella primera imagen de Diana con el anillo por la que se podría haber llegado a pagar hasta un millón de euros, y de ahí el acoso al que sometieron a la pareja. "Creemos que Dodi probablemente le iba a pedir a Diana que se casara con él y ella habría dicho no", explicaba Stevens al ‘Daily Mail’.

La sangre de Henri Paul

Otra de las teorías de Al Fayed es que Henri Paul (el conductor del coche estrellado) había sido parte de un complot de asesinato del servicio secreto. También sugirió que las muestras de sangre tomadas de su cuerpo después de la muerte eran, en realidad, de otra persona para encubrir la verdad.

placeholder Carlos, Guillermo y Harry, junto al hermano de Diana en el funeral de la princesa. (Reuters)
Carlos, Guillermo y Harry, junto al hermano de Diana en el funeral de la princesa. (Reuters)

Lo cierto es que los niveles de monóxido de carbono en las muestras de sangre de Paul eran extraordinariamente altos, como si hubiera bebido tanto que estaba ebrio. Se suponía que la muestra de sangre se había extraído de su corazón, donde la sangre es más pura, con lo cual la teoría tomaba fuerza. “La lectura de monóxido de carbono de esa muestra fue del 20,7 por ciento, lo cual fue muy difícil de explicar. En esos niveles habría estado tambaleándose, apenas consciente. La lectura alta (el nivel real era de alrededor del 12 por ciento) fue el resultado de errores cometidos en el laboratorio forense francés. Las muestras de sangre en particular no se tomaron del corazón de Paul sino de su cavidad torácica, un lugar que habría sido vulnerable a la contaminación durante o inmediatamente después del accidente”.

Así que los resultados habrían quedado alterados y investigación concluyó que lo más probable es que hubiera tomado un par de copas de vino después de un largo día de trabajo sin intuir que poco después sería requerido de forma inesperada, para sacar a la pareja del hotel Ritz en lo que sería el último viaje para los tres.

Diana de Gales
El redactor recomienda