Con una doula por teléfono: el sorprendente detalle del nacimiento de Lilibet Diana
  1. Casas Reales
LA HIJA DE MEGHAN Y HARRY

Con una doula por teléfono: el sorprendente detalle del nacimiento de Lilibet Diana

Como ya sucedió con el parto de Archie, Meghan Markle se ha apoyado en una doula para dar a luz a su segunda hija. La diferencia es que, en esta ocasión, la atendió por teléfono

placeholder Foto: Meghan Markle, en una imagen de archivo. (EFE)
Meghan Markle, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando el pasado 4 de junio Meghan Markle daba a luz a su segunda hija, no solo estaba acompañada del príncipe Harry y el equipo médico en su habitación del hospital Santa Barbara Cottage. Porque desde Londres había una doula asistiéndola por teléfono, un sorprendente detalle del nacimiento de Lilibet Diana que acaba de revelarse, precisamente gracias a la propia doula, que ha compartido algunos de los consejos que dio a la exactriz para este nuevo parto. Se trata de Gowri Motha, una conocida gurú del embarazo a la que han recurrido nombres tan conocidos como Elle Macpherson, Madonna, Gwyneth Paltrow o Kate Moss a la hora de traer hijos al mundo. Así, además de estar asistida por la doctora Melissa Drake, la obstetra del hospital, Meghan también contó con la ayuda de esta mujer que ofrece apoyo físico y emocional a las nuevas mamás.

Una opción por la que la duquesa de Sussex ya se decantó para el nacimiento de Archie, con el revuelo que eso supuso, ya que no era algo nada habitual en un miembro de la familia real británica. De hecho, aunque en su momento se apuntó a otro nombre, los medios que han recogido esta noticia han señalado que es la misma persona que también acompañó a Meghan a la hora de dar a luz a su primogénito. Y si ya en su momento optaron por este método, digamos poco tradicional, ahora, alejados de Buckingham por miles de kilómetros, se han sentido aún más libres para contratar a esta doula, que estuvo presente en el nacimiento de Lilibet Diana a través del teléfono móvil. "Me siento muy honrada, fue muy dulce por su parte", ha dicho a algunos compañeros de la clínica St Jonh Wood, donde trabaja estos métodos de parto.

placeholder Meghan y Harry, junto a Archie. (Reuters)
Meghan y Harry, junto a Archie. (Reuters)

De origen indio, Gowri Motha combina todo lo que aprendió en la escuela de medicina de su país con la experiencia que ha adquirido en Reino Unido, donde lleva trabajando varias décadas. Fue la responsable de que tuviera lugar el primer parto en el agua del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, además de ser una de las pioneras de la introducción de la reflexología para el embarazo. Además de estas técnicas, el yoga o el reiki, en su programa también destaca la parte posnatal, para la que recomienda quedarse en casa durante 40 días, recibiendo masajes por todo el cuerpo y con una dieta especial, centrada en los alimentos vegetarianos, que ayudan a desintoxicar el hígado tras el parto.

Durante al menos dos semanas, recomienda a la reciente mamá comer arroz, caldo de pollo, verduras ligeras o alimentos diuréticos como los espárragos y la calabaza, mientras que aconseja que se prescinda de verduras como el brócoli, el repollo o la coliflor. Algo que seguro no le supone a Meghan Markle ningún problema, ya que es de sobra conocida su afición por los alimentos veganos.

placeholder Meghan Markle, durante su primer embarazo. (Reuters)
Meghan Markle, durante su primer embarazo. (Reuters)

Con este dato que ha salido a la luz, parece que el nacimiento de Archie y el nacimiento de Lilibet Diana han tenido mucho más en común de lo que se pensaba en un principio, aunque en este segundo proceso, Meghan y Harry rompieron aún más con las tradiciones royal al revelar meses antes el sexo del bebé. Pero los Sussex tuvieron algo claro antes de cada uno de ellos, y es que querían pasar un tiempo de absoluta privacidad antes de compartir su felicidad con el mundo. Así, aunque el ser miembros de la Casa Real británica les obligó a informar de que su primogénito había nacido, no lo presentaron hasta un par de días después, cuando también se reveló su nombre. Mientras, la recién adquirida libertad -y sobre todo el vivir en una zona a prueba de paparazzi- ha favorecido el que tampoco nadie supiera del nacimiento de Lilibet Diana hasta pasadas 48 horas.

Eso sí, aunque se vayan conociendo más detalles del nacimiento de la hija de Meghan y Harry, aún queda lo más importante, y es que se vea la cara de la pequeña. Su nuevo estatus hace que no estén obligados a facilitar ninguna imagen de Lilibet Diana, así que no habría que descartar que tuviéramos que esperar hasta su bautizo para verla. Y eso, suponiendo que quieran celebrar este sacramento y que lo hagan de acuerdo a los cánones reales, algo que, viendo las últimas informaciones, parece bastante difícil.

Meghan Markle
El redactor recomienda