El posado del emir de Dubái con sus nietos para conseguir mejorar su imagen pública
  1. Casas Reales
FOTOGRAFÍA FAMILIAR

El posado del emir de Dubái con sus nietos para conseguir mejorar su imagen pública

Tras las imágenes de la princesa Latifa en libertad y con amigas, ha llegado la fotografía más familiar del exmarido de Haya de Jordania, acompañado de los más pequeños de la casa

Foto: Mohamed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivo. (EFE)
Mohamed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivo. (EFE)

Una imagen familiar, sobre todo si en ella se incluye a los niños, siempre provoca sentimientos de ternura, de cariño. Quizá no haya sido el objetivo de Mohamed bin Rashid Al Maktoum, pero lo cierto es que su imagen familiar, en la que por supuesto se incluye a los más pequeños de la casa, llega en el mejor momento. Porque el reciente posado del emir de Dubái con sus nietos no hace sino mejorar su imagen pública o, al menos, quitar el foco de las polémicas para ponerlo en su faceta más tierna y sentimental, cuando el jeque es objeto de especulaciones por el paradero de la princesa Latifa y sus últimas imágenes, que para muchos no son sino una campaña para disminuir la presión internacional sobre su situación.

En concreto, este posado familiar del emir de Dubái está formado por dos fotografías, ambas de Mohamed bin Rashid Al Maktoum con dos de sus nietos. La más reciente, con los recién llegados a la familia, los hijos del príncipe heredero, Hamdan bin Mohammed bin Rashid Al Maktoum, que además ha sido el encargado de publicarlas a través de sus redes sociales. La diferencia es que, por la edad de los niños, el jeque aparece en una de ellas sentado en el suelo, jugando con ellos -una vez más, una muestra de cercanía, de familiaridad- mientras que en la otra está sentado en un sofá, rodeado de toda la opulencia de palacio y cogiendo en brazos a los dos bebés, un niño y una niña mellizos que nacieron el pasado 20 de marzo.

La duda es si se trata de una publicación espontánea o completamente intencionada, con el objetivo de desviar la atención de las especulaciones sobre la princesa Latifa. Porque las últimas fotografías que se han publicado de la hija del emir de Dubái, que denunció su situación el pasado febrero, no han convencido a todos. Mediante unos vídeos que habían llegado a la BBC, Latifa había acusado a su padre de tenerla encerrada en una habitación, con varios guardias que controlaban sus movimientos, algo que supuestamente llevaba sufriendo desde que intentara huir del país y fuera interceptada, obligándola a volver a palacio.

No tardaron en llegar las preguntas de organismos internacionales y, tras ellas, las fotografías de la propia Latifa con amigas, 'disfrutando' de su libertad y de una vida aparentemente normal. Pero el emir de Dubái sigue en el punto de mira: algunas autoridades y organizaciones creen que las imágenes son engañosas y que su publicación solo persigue que se rebaje la presión internacional sobre el jeque. Así las cosas, lo cierto es que un posado con sus nietos recién nacidos siempre es una ayuda para que la imagen del protagonista gane algunos puntos.

placeholder El emir de Dubái junto a su exmujer, la princesa Haya, y el príncipe Hamdan. (EFE)
El emir de Dubái junto a su exmujer, la princesa Haya, y el príncipe Hamdan. (EFE)

No hay duda de que el príncipe heredero Hamdan se ha erigido como el mejor relaciones públicas de su padre. Son constantes las publicaciones en su Intstagram en las que ensalza todos sus valores: "Padre mío, símbolo de gloria, orgullo, religión, hombre, capacidad y caballerosidad...", escribía el pasado 20 de julio. No es la única 'oda' al emir de Dubái en sus redes sociales. Quizá aún más significativo fue el post que publicó cuando la imagen del jeque atravesaba su peor momento, en plena batalla judicial con la princesa Haya de Jordania. La estrategia de la abogada de la hermana del rey Abdalá fue demostrar que el jeque era un maltratador, por lo que tanto ella como sus dos hijos, con los que huyó a Londres, corrían peligro.

Ante estas acusaciones, el emir y su familia respondieron con un vídeo. En él, Mohamed bin Rashin Al Maktoum llegaba a palacio y era recibido por algunos de sus hijos y sus nietos. Todos parecían encantados de verle, le abrazaban y le besaban, formando un alboroto a su alrededor y celebrando su aparición como una fiesta. Él les devolvía los besos y abrazos mientras les preguntaba: "¿Qué tal?". Curiosamente, lo hacía en inglés, a pesar de que no es la lengua materna de ninguno de ellos. Pero así lo podían entender los 12 millones de seguidores que tiene Hamdan en su perfil de Instagram. Lo mismos que desde este lunes pueden ver el posado del emir de Dubái con sus nietos recién nacidos. Una imagen que intenta demostrar que el exmarido de Haya dista mucho de ser un maltratador o un secuestrador, a pesar de que no son los seguidores del príncipe Hamdan los que tienen que juzgar estos términos.

Emir de Dubái
El redactor recomienda