Las veces que Carolina de Mónaco vistió de blanco e inspiró a novias de todo el mundo
  1. Casas Reales
EN TODOS LOS ESTILOS

Las veces que Carolina de Mónaco vistió de blanco e inspiró a novias de todo el mundo

Consagrada como uno de los mayores referentes estilísticos de la historia a nivel internacional, la princesa de Mónaco ha servido de inspiración a muchas novias

Foto: Boda de Carolina de Mónaco y Philippe Junot. (Getty)
Boda de Carolina de Mónaco y Philippe Junot. (Getty)

Las distintas mujeres de la realeza europea se han convertido, con el paso del tiempo, en auténticas embajadoras de moda. Siempre fieles a su personalidad, han hecho gala de estilismos firmados por grandes diseñadores y marcas de lujo que han inspirado a numerosas personas dentro y fuera de las fronteras de sus respectivos países. En este sentido, la familia monegasca ha sido una de las más destacadas porque, de Grace Kelly a Alexandra de Hannover, pasando por Carolina de Mónaco, todas son referentes estilísticos.

De hecho, esta última ha sido una de las royals más aclamadas, cuyo idilio con la moda se ha mantenido firme en el tiempo y ha dado pie a que hayamos sido testigos de todo tipo de looks, de entre los que hoy queremos destacar aquellos en los que el color blanco fue protagonista. La princesa de Mónaco ha confirmado en numerosas ocasiones que el blanco es uno de sus colores preferidos y a través de todo tipo de vestidos, faldas o trajes de chaqueta ha inspirado a novias de todo el mundo y continúa haciéndolo.

Estilo boho

placeholder Carolina de Mónaco, en la gala anual de la Cruz Roja en 1976. (Getty)
Carolina de Mónaco, en la gala anual de la Cruz Roja en 1976. (Getty)

Uno de los looks que más nos impactaron y nos sigue fascinando aún con el paso del tiempo es el que Carolina de Mónaco lució en la gala de la Cruz Roja de 1976. Un diseño que bien podríamos ver en el catálogo de cualquier firma de moda Adlib, ya que derrocha ese aire ibicenco o de estilo boho tan propio del Mediterráneo. Se trataba de un vestido repleto de encaje y transparencias que contaba con cinturón de flores a juego como toque diferenciador.

El modelo en cuestión bien podría servir a novias que vayan a celebrar una ceremonia de aire distendido cerca del mar, pues se trata de un vestido que incorpora los elementos básicos de cualquier atuendo nupcial de este estilo, tales como los mencionados: el encaje o las transparencias. En su momento, Carolina incluyó, de manera muy acertada, un bolso de mimbre que ejerció como perfecto broche de oro del estilismo.

Puro glamour

placeholder Carolina de Mónaco, en el Baile de la Rosa de 1989. (Getty)
Carolina de Mónaco, en el Baile de la Rosa de 1989. (Getty)

Unos años más tarde, en 1989, la princesa monegasca apostó por el blanco para el tradicional Baile de la Rosa. Acompañada de un jovencísimo Alberto de Mónaco, derrochó glamour con un diseño de mangas transparentes, falda recta y cuerpo repleto de detalles de pedrería y strass, así como pequeños bordados de flores brillantes. El detalle que más nos llama la atención es el lazo que incluyó en su peinado y que actualmente es una de las grandes tendencias del sector nupcial.

Con traje de chaqueta

placeholder La princesa Carolina de Mónaco, en un festival de escultura de Montecarlo en 2004. (Cordon Press)
La princesa Carolina de Mónaco, en un festival de escultura de Montecarlo en 2004. (Cordon Press)

La princesa de Mónaco ha apostado por el traje de chaqueta en color blanco desde que era muy joven cuando, incluso, no era muy común que las mujeres vistieran este tipo de conjuntos. Así lo hizo, por ejemplo, en 2004 en un festival de escultura de Montecarlo y años después para acudir a una exhibición floral en Fontveille (en 2015). En ambas ocasiones, se decantó por el dos piezas básico que tiene en su armario, compuesto de blazer con solapas y pantalones de vestir con pernera ancha.

Brillos, volantes y plumas

placeholder La familia real de Mónaco, en el Baile de la Rosa de 2006. (Cordon Press)
La familia real de Mónaco, en el Baile de la Rosa de 2006. (Cordon Press)

En 2006, Carolina de Mónaco llevó un vestido en el Baile de la Rosa ideal para novias algo más atrevidas o que quieran desprender glamour en su gran día. Volantes, plumas, brillos... eran algunos de los muchos elementos que adornaban una creación que lució acompañada de su entonces pareja, Ernesto de Hannover. El recogido con el que cedió todo el protagonismo al diseño, así como las joyas que eligió, no hicieron más que completar un look sobresaliente digno de cualquier alfombra roja.

Estilo vintage

placeholder La familia real de Mónaco, asistiendo al tradicional Baile de la Rosa en 2015. (Cordon Press)
La familia real de Mónaco, asistiendo al tradicional Baile de la Rosa en 2015. (Cordon Press)

El Baile de la Rosa de 2015 volvió a confirmar que Carolina de Mónaco siente una especial devoción por el color blanco. En esta ocasión, hizo gala de un vestido de aire vintage (estilo años 20), de inspiración lencera, ceñido en la parte del torso, con detalles de aplicaciones joya en la cintura y los tirantes y una falda ligeramente evasé con vuelo; el perfecto broche de oro lo puso el chal en color crudo por el que se decantó. Se trata de una prenda ideal para novias cuyas ceremonias sean civiles o de tarde.

La opción más moderna

placeholder Carolina de Mónaco, junto a Carlota Casiraghi y su nieto Raphaël. (Cordon Press)
Carolina de Mónaco, junto a Carlota Casiraghi y su nieto Raphaël. (Cordon Press)

La última vez que hemos tenido ocasión de ver a Carolina de Mónaco lucir uno de sus colores fetiches ha sido hace pocos días en el Concurso Internacional de Salto de Montecarlo. Acompañada de su hija Carlota y su nieto Raphael, la princesa monegasca hizo gala de un mono blanco de escote cruzado y pantalón wide leg de la firma Halston, sandalias de tiras destalonadas de Chanel y un juego de pendientes, collar y brazalete de oro engastados con diamantes, dando una nueva lección de estilo.

Carolina de Mónaco Vestido novia Vestidos de boda Vestido
El redactor recomienda