Delphine de Bélgica, la hija 'ilegítima', se pone hoy el zapato de Cenicienta: todos los detalles
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BELGA

Delphine de Bélgica, la hija 'ilegítima', se pone hoy el zapato de Cenicienta: todos los detalles

La nueva princesa de Bélgica debutará este miércoles en la Fiesta Nacional de su país, uno de los actos más importantes de la familia real belga

placeholder Foto: Delphine Boël, hija de Alberto de Bélgica. (Reuters)
Delphine Boël, hija de Alberto de Bélgica. (Reuters)

Como cada 21 de julio, la familia real belga se engalanará para celebrar la Fiesta Nacional de su país, un día muy especial para los Sajonia-Coburgo, ya que en esa fecha, hace ocho años, el rey Alberto II abdicó dejando el trono a su hijo mayor, el actual rey Felipe, y su esposa, la reina Matilde. Este año, además, tendrá una invitada de excepción que por primera vez se calzará los zapatos de Cenicienta para acudir a un gran acto junto a su recién estrenada familia. Hablamos de Delphine, antes conocida con el apellido Boël, pero que desde el 27 de enero de 2020 es una princesa con todos los derechos.

Fue ese día, y tras una larga lucha en los juzgados, cuando mediante un comunicado firmado por sus abogados anunció lo que muchos ya sospechaban: era la hija del anterior rey de Bélgica. Las pruebas de ADN a las que Alberto se tuvo que someter obligado por los tribunales no dejaban lugar a dudas y daban la razón a la artista belga, que llevaba años defendiendo su historia ante la opinión pública, los medios de comunicación y los jueces. Por lo que a la familia no le ha quedado más remedio que darle la bienvenida con los brazos abiertos. Muestra de ello es su asistencia en esta Fiesta Nacional, en la que coincidirá por primera vez con sus tres hermanos, Felipe, Astrid y Laurent.

placeholder La princesa Delphine, con Jim O'Hare. (Reuters)
La princesa Delphine, con Jim O'Hare. (Reuters)

Aunque siempre había dicho que solo quería ser reconocida por su auténtico padre y que su fin no era económico, una vez la justicia la confirmó como hija de Alberto, Delphine decidió dar un paso más y exigir todos los privilegios de los que disfrutan sus hermanos. Para ello se hizo una vista en octubre de 2020 en la que los tribunales le reconocían el título de princesa con tratamiento de alteza real y el derecho a usar el apellido familiar. Asimismo, sus dos hijos, Josephine y Oscar, fruto de su matrimonio con Jim O'Hare, también se convertían en príncipes al ser nietos de un rey.

A pesar de ello, no consiguió una paga ni una vivienda del Estado, como sí tienen sus hermanos. La gran victoria de Delphine ha sido más sentimental y personal. No solo por haber podido demostrar que su historia era auténtica, sino porque también consiguió un acercamiento con la familia real, a priori impensable. En la rueda de prensa que ofreció días después de conocerse la decisión del tribunal, ella misma admitió que no esperaba que dieran ningún paso, que lo veía poco probable, pero que estaría encantada.

Se equivocaba. En un giro que nadie esperaba, a los pocos días su hermano el rey Felipe la recibía en su palacio de Laeken, con foto del encuentro incluida y un poderoso mensaje: "Este viernes 9 de octubre nos hemos conocido por primera vez en el palacio de Laeken. Nuestro encuentro fue cálido. Hemos tenido ocasión de empezar a conocernos después de un largo y enriquecedor intercambio que nos ha permitido hablar de nuestras respectivas vidas y de nuestros intereses comunes. Este vínculo se desarrollará a partir de ahora en un marco familiar".

placeholder Delphine, con su padre y la reina Paola. (EFE)
Delphine, con su padre y la reina Paola. (EFE)

Y unas semanas después era el propio Alberto, su padre biológico, quien le daba la bienvenida en su casa, el castillo de Belvédère, con la reina Paola, también incluida en la esperada fotografía familiar. "Se ha abierto un nuevo capítulo, lleno de emociones, tranquilidad, comprensión e, igualmente, esperanza. Cada uno de nosotros ha podido expresar con serenidad y empatía sus sentimientos y vivencias. Después de las polémicas, las heridas y el sufrimiento vienen tiempos para el perdón, la curación y la reconciliación. Este es el camino, paciente y a veces difícil, que hemos decidido tomar juntos. Estos primeros pasos allanan el camino que a partir de ahora nos corresponde continuar", escribían en redes sociales.

Familia Real de Bélgica
El redactor recomienda