El 'pelotazo' editorial de Harry en dólares: cobrará más que Clinton, menos que Obama
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

El 'pelotazo' editorial de Harry en dólares: cobrará más que Clinton, menos que Obama

20 son los millones de dólares que el duque de Sussex se embolsará por escribir sus memorias, una cifra inferior a la de Barack Obama, pero superior a la de Clinton

Foto: Los duques de Sussex, en una imagen de archivo. (EFE)
Los duques de Sussex, en una imagen de archivo. (EFE)

Aunque hay orfandad, madrastras, guerras y cisma familiar, no es el del príncipe Harry un cuento de realismo inglés escrito por Charles Dickens, ni siquiera la parábola de 'El príncipe y el mendigo', de Mark Twain. Más bien es el retrato de cómo una salida de la Casa Real motivada por una presunta cuestión de principios requiere una gran maquinaria comercial para que no pierda un ápice de su calidad de vida y se convierta en mendigo. El libro, por supuesto, apunta en otra dirección.

¿Es este libro verdadera terapia? ¿Es todo marketing? “Escribo esto no como el príncipe que fui al nacer, sino como el hombre en el que me he convertido” o “no importa de dónde vengamos, tenemos más en común de lo que creemos” son algunas de las píldoras lanzadas en el comunicado de prensa por la editorial, Penguin Random House, que fecha la publicación a finales de 2022, asegura que destinará a causas humanitarias todas las ganancias y, en conversación telefónica con Vanitatis, no ha querido desvelar más datos del contrato.

La web sensacionalista estadounidense 'Page Six', no obstante, asegura que han sido 20 millones de dólares los firmados por Harry, de los cuales el expríncipe ya ha tenido que pagar uno a su “escritor fantasma” J. R. Moehringer. Si esto fuera así, se habría quedado bastante lejos de los Obama, que firmaron en conjunto por 65 millones de dólares con esta misma editorial (que, por cierto, ya le publicó a Meghan un cuento para niños llamado 'The Bench', inspirado en Harry y Archie).

placeholder Los duques de Sussex. (EFE)
Los duques de Sussex. (EFE)

Se acercaría más Harry a los Clinton, quienes también hicieron buena caja con sus respectivos libros (15 millones para Bill, 14 millones para Hillary, siempre con el morbo del capítulo dedicado a Monica Lewinsky), y sobrepasaría ampliamente a las cifras de los grandes músicos (10 millones de dólares para Bruce Springsteen en 2016) o al primer gran contrato millonario por unas memorias: el del papa Juan Pablo II incluso, que se embolsó 8,5 millones de dólares en 1994.

Aun aceptando que las ganancias serán para filantropía y no para la hipoteca de 10 millones de dólares que Harry y Meghan tienen en Montecito, en Santa Bárbara, California. ¿Incluirá este libro un tour de promoción como el que hizo Michelle Obama, que llenó estadios y se convirtió en la verdadera mina de oro del lanzamiento de 'Becoming'?

En cualquier caso, conviene analizar las finanzas de la pareja, que salió de las partidas presupuestarias del Reino Unido para estudiar un máster no oficial en negocios y marketing. 'Forbes', a principios de año, les daba un buen palo al analizar su patrimonio: apenas 10 millones de dólares, de los cuales Meghan había aportado 2 de su carrera como actriz y los otros 8 eran de lo que le quedaba a Harry de la herencia que Lady Di le dejó.

Comenzaron los “gastos de mudanza”: destinaron 5 millones para la entrada de su mencionada casa californiana y tuvieron que devolver otros 3 por los costos de la remodelación de Frogmore Cottage en Windsor, su residencia en Reino Unido, que inicialmente había sido pagada por el contribuyente. Así las cosas, con 'solo' 2 millones en cash y una hipoteca elevada, la pareja empezó a tener que buscarse la vida… o a despedazar la suya propia y venderla a precio de oro.

Quizá esos 20 millones para la beneficencia queden, efectivamente, como un ejemplo de que no han cambiado la sangre azul por los billetes verdes, pero ahí quedan otros contratos millonarios que sí han ido directamente a sus arcas, por mucho que ellos dijeran a Oprah Winfrey que toda esta omnipresencia en la industria del entertainment no era “parte de ningún plan”.

El contrato más llamativo es bien sabido: 100 millones de dólares les soltó Netflix en septiembre de 2020 por un compromiso audiovisual de 5 años, según el cual producirán documentales y programas para niños, entre otros contenidos. En esto sí que superaron con creces al matrimonio Obama, que se embolsó 36 millones por un concepto similar un año antes. De momento, uno de sus lanzamientos ya está rodeado de polémica porque, según algunas fuentes, la serie de animación ya estaba en conversaciones antes que la mediática pareja saliera de la Casa Real británica. Se llamará 'Pearl' y será sobre una niña de 12 años que se inspira en mujeres que hicieron historia. ¿Será una de ellas la reina Isabel?

placeholder El príncipe Harry, con Obama. (EFE)
El príncipe Harry, con Obama. (EFE)

También se sumaron Harry y Meghan a la moda del podcast, a través de Spotify, que muchos hacen por amor al arte pero ellos cobraron entre 15 y 18 millones de dólares, según las estimaciones de 'Forbes', por una serie de episodios que, desde el piloto en diciembre de 2020 (un especial de Navidad que, aparentemente, no era parte del contrato, así que podría sumar otros 3 millones de dólares más a su caché), ha entrado en misterioso silencio administrativo. ¿Será que en 2021 no ha sucedido nada digno de mención?

Otras fuentes de ingresos para la pareja han sido el millón de dólares que cobró Harry por dar una charla en una cumbre privada del banco JP Morgan. Contentos con la relación esfuerzo-rendimiento, ya han contratado los servicios de la agencia de Harry Walker, que se encarga también de las conferencias de los Obama, los Clinton y Lin-Manuel Miranda. Además, aunque no hay cifras oficiales, la serie sobre salud mental que Harry hizo con Oprah Winfrey para Apple+ también podría haber aportado a su hucha una gran cantidad.

Con todo esto, quizá, habrán podido alcanzar el nivel de patrimonio de su comparación más evidente, la del príncipe Guillermo y Kate Middleton, que, según la publicación 'Money', tendrían 40 millones él y 10 millones ella. Todavía quedarían lejos de su padre/suegro, el príncipe Carlos, que, según 'Business Insider', poseería una fortuna valorada en 400 millones de dólares. Como era de esperar, la que gana a todos es la reina Isabel, que según 'Forbes' dispone de una fortuna de 500 millones de dólares, que supone además solo una parte de los 25.000 millones de dólares en los que se traduce la institución monárquica británica.

Así que muchas series, muchos podcasts y muchos libros tendrán que generar Harry y Meghan si aspiran a vivir como reyes.

Príncipe Harry Noadex
El redactor recomienda