Menchu, íntima y personal: su influencia sobre Letizia y su última gran noticia
  1. Casas Reales
IN MEMORIAM

Menchu, íntima y personal: su influencia sobre Letizia y su última gran noticia

La abuela de la Reina fue una mujer avanzada para su época, con las ideas muy claras y que nunca evitó las muestras de cariño en la calle de las personas anónimas

placeholder Foto: Menchu Álvarez del Valle, en una imagen de 2011. (EFE)
Menchu Álvarez del Valle, en una imagen de 2011. (EFE)

Menchu Álvarez del Valle ha fallecido a los 93 años en Ribadesella, según los datos que ha ofrecido la revista 'Semana'. Tenía su casa en Sardéu, en la que vivió con su marido, José Luis Ortiz, y fueron padres de tres hijos, Jesús, Henar y Cristina. Aparentemente tenía una salud espléndida, como así se pudo comprobar hace cuatro años en la primera comunión de la infanta Sofía. La bisabuela aparecía feliz y arropada en todo momento por la reina Letizia. Las imágenes demostraban la buena sintonía que Menchu tenía con la Princesa de Asturias y la infanta Sofía. De hecho, pasaba temporadas en Zarzuela en el pabellón, que así denomina la Casa Real la residencia de los Reyes. La referencia de los amigos ha sido siempre bautizarla como la Casa de Asturias. Y no por el título que hoy ostenta Leonor, sino porque durante unos años ondeaba la bandera del principado.

Para la abuela Menchu, que era cántabra de nacimiento y asturiana de corazón al haber vivido en Oviedo desde los 16 años, era un orgullo esa querencia de la nieta. En esta ciudad nació la reina Letizia y donde vivió hasta que, por motivos laborales de su padre, la familia se trasladó a Madrid. Durante muchos veranos, la abuela Menchu era el referente lúdico para las hermanas Ortiz, que disfrutaban de parte de las vacaciones en la casita de Sardéu. Cuando se hicieron mayores no dejaron de visitar a los abuelos siempre que podían. La propia Letizia, antes de ser consorte real, contaba la relación tan intensa que mantenía con Menchu. Cuando el 24 de enero de 2001 recogía el premio que le otorgaba la Asociación de la Prensa (APM) como periodista revelación de ese año, tuvo unas palabras para explicar lo mucho que había influido su abuela en su vida. Tanto en el apartado de mujer independiente como en el profesional: “Al salir del colegio me iba a la radio donde mi abuela tenía su programa. Mientras ella contaba y entrevistaba, yo hacía los deberes”.

placeholder Fotografía de 2019 de la locutora, en una entrega de premios. (EFE)
Fotografía de 2019 de la locutora, en una entrega de premios. (EFE)

Hasta que llegó la pandemia, Menchu Álvarez del Valle pasaba temporadas en Madrid y en Marbella, donde vivía un familiar y tenía un grupo de amigas. Era fácil verla en la plaza de los Naranjos desayunando café y ‘calentitos’ (así se denominan a los churros). Si alguien la reconocía no se molestaba y saludaba con afecto, incluso si hacía falta también se prestaba a las fotos.

A veces, su hija Henar se trasladaba desde Oviedo para pasar días con ella, más para disfrutar del tiempo cálido de la Costa del Sol que para cuidarla. Los que la conocieron la definían como una mujer muy independiente, que se hizo a sí misma en el mundo de la radio. No le gustaba que dijeran que le dieron el título de periodista porque no lo era. “Soy locutora, que es lo que he sido siempre y enamorada de la radio y de lo que hago”. Decía que si hubiera nacido en otra época, seguramente sí habría estudiado una carrera. Formaba un gran equipo con su hermana Marisol, también mujer radiofónica y las dos muy populares y queridas en Oviedo. A lo largo de su vida recibió premios por su trabajo y, cuando se jubiló en 1990, los compañeros le organizaron una emocionante despedida.

placeholder Menchu Álvarez, en la comunión de la infanta Sofía. (Limited Pictures)
Menchu Álvarez, en la comunión de la infanta Sofía. (Limited Pictures)

No tuvo la oportunidad de ser universitaria, pero se cultivó ella misma a base de leer. En realidad fue ella la que le transmitió a su nieta Letizia su pasión por la lectura y por no ser dependiente ni de un trabajo ni de una relación. Según contaban las amistades de aquellos años, cuando la periodista Letizia decidió divorciarse, buscó la tranquilidad de Asturias y de los abuelos ante su nueva soltería. Menchu del Valle tuvo una vida feliz a pesar de las dos grandes tragedias de su vida, las muertes de su hija Cristina y de su nieta Érika. La última noticia que recibió antes de su muerte fue saber que iba a ser de nuevo bisabuela con el futuro nacimiento del bebé de Telma.

Reina Letizia
El redactor recomienda