Juan Carlos I: 5 meses de apagón informativo y los golpes que asume en soledad
  1. Casas Reales
MOMENTO DELICADO

Juan Carlos I: 5 meses de apagón informativo y los golpes que asume en soledad

Este 3 de agosto se cumple un año desde que el Rey emérito decidió poner tierra de por medio envuelto en diversos escándalos, que han perjudicado muy seriamente su imagen pública

placeholder Foto: El rey Juan Carlos, en una foto de archivo. (Reuters)
El rey Juan Carlos, en una foto de archivo. (Reuters)

Este 3 de agosto se cumplen un año desde que el rey Juan Carlos I se marchó a Abu Dabi, donde está viviendo apartado de su familia desde entonces, aunque sus hijas, las infantas Cristina y Elena, han viajado periódicamente hasta allí para estar a su lado, especialmente en fechas significativas. Como esta misma semana avanzábamos en Vanitatis, será la duquesa de Lugo quien se desplace hasta este emirato para pasar con él la primera semana de agosto.

Unas fechas no elegidas al azar, o al menos eso parece, porque coincidirán precisamente con ese doloroso aniversario, el 3 de agosto, en el que decidió poner tierra de por medio envuelto en diversos escándalos, que han perjudicado muy seriamente su imagen pública y que, de momento, le mantienen alejado de nuestro país. En este año han sido recurrentes los rumores de una posible vuelta del Rey emérito a España, sin que eso significara que se volviera a establecer aquí. Un escenario, este último, que no parece contemplarse, de momento.

Foto: La infanta Elena y don Juan Carlos, en una imagen de archivo. (CP)

Uno de los más recurrentes era que regresara a Sanxenxo para participar en las regatas a bordo del Bribón 500, pero nuevamente ha tenido que enterarse del devenir de la embarcación a través de la prensa o de las llamadas de su gran amigo Pedro Campos, una de sus personas más de confianza y tremendamente discreto. Siempre que este medio se ha puesto en comunicación con él nos ha respondido con gran amabilidad, pero nunca ha trascendido más información que la que habla precisamente de su gran pasión, las regatas, que tantas satisfacciones le ha dado.

No ha podido ser y no estará en las regatas este año, como tampoco lo hará en la Copa del Rey que se celebra cada verano en Mallorca, donde sí participará su hijo, Felipe VI, quien se espera que desembarque en la isla este fin de semana. No se espera, salvo planes de última hora, la presencia de la infanta Elena en esta primera semana, pues, como ya hemos dicho, se encontrará en Abu Dabi con su padre, pero está por concretarse quiénes de sus nietos se desplazarán a la isla, en la que ya permanece la reina Sofía, quien suele ser la primera en llegar, acompañada por su hermana, Irene de Grecia.

placeholder El rey Juan Carlos, con su amigo Pedro Campos. (EFE)
El rey Juan Carlos, con su amigo Pedro Campos. (EFE)

Si para el rey Juan Carlos es un golpe emocional no poder acudir a Sanxenxo, no tanto a Mallorca, lo es también haber despertado esta semana con la noticia del 'Financial Times' de la que él era conocedor, pero hasta ahora no había trascendido. Hablamos de la denuncia que Corinna Larsen presentó el pasado mes de diciembre en Reino Unido, en la que acusa al emérito y al CNI de 'vigilancia ilegal encubierta' y de hostigamiento desde 2012.

En efecto, en estos días hemos vuelto a tener en primer término a Corinna Larsen, quien se autodefinió como 'amiga entrañable' del monarca y ha dado un nuevo paso al frente que sitúa a Juan Carlos I, una vez más, en un momento mediático delicado. Como decimos, le denunció en el Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales, en el High Court de Londres y aún está por verse el posible recorrido judicial de esta iniciativa de Larsen.

En la denuncia, la financiera solicita una orden judicial que impida al monarca español o a los agentes del servicio de inteligencia españoles acercarse a menos de 150 metros de sus residencias. Ya nuestros compañeros de El Confidencial avanzaban en agosto del año pasado que la acusación de Corinna recogía supuestas amenazas y acoso desde que saliera a la luz su relación tras el accidente de Juan Carlos I en Botsuana, que le llevó a acuñar aquella famosa frase de disculpas públicas: "Lo siento, me he equivocado, no volverá a pasar".

Una nueva cuenta en Suiza

Esta vuelta de tuerca de Larsen supone un nuevo bache en el camino que parece dificultar una hipotética vuelta a nuestro país y se sigue guardando desde Casa Real un silencio escrupuloso respecto al ex jefe de Estado, de quien siguen aflorando informaciones nada alentadoras en términos judiciales. En El Confidencial publicábamos esta misma semana que ha aparecido una segunda cuenta, en la investigación llevada a cabo por el fiscal suizo Yves Bertossa. Concretamente, un depósito en el banco Credit Suisse, cuyo auténtico titular sería alguien del entorno familiar del Rey emérito, que la habría utilizado para ocultar fondos a la Agencia Tributaria de la Fundación Zagatka, cuyo administrador es Álvaro de Orleans, primo de don Juan Carlos. Y los movimientos en la misma habrían sido realizados por orden del propio monarca para ayudar a su familiar.

placeholder Álvaro de Orleans-Borbón, primo lejano del Rey emérito. (Cordon Press)
Álvaro de Orleans-Borbón, primo lejano del Rey emérito. (Cordon Press)

Como ya es sabido, mientras las pesquisas siguen en Suiza, en España la Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene abiertas tres investigaciones sobre su fortuna. El padre de Felipe VI, asimismo, ha presentado dos regularizaciones fiscales voluntarias que suman más de cinco millones de euros con la finalidad de eludir posibles responsabilidades penales.

Más allá de los problemas judiciales que arrastra el Rey emérito tanto en España como en Suiza y ahora en el Reino Unido, además del rifirrafe político que se genera cada vez que se solicita una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, sin que prospere ninguna, debemos destacar que hay un gran silencio informativo sobre él en los últimos meses.

Foto: El rey Juan Carlos, con Amna Al Qubaisi. (Redes: @amnalqubaisi_official)

De hecho, nos tenemos que remontar hasta febrero de este año para encontrar las últimas imágenes de Juan Carlos I, que llegan poco después de que la periodista y escritora Pilar Eyre publicara que el monarca se encontraba mal de salud. Los rumores los negaba Casa Real, pero, como decimos, trascendían dos fotografías en las que se le veía con muy buen aspecto. Las informaciones alarmistas también eran desmentidas por su gran amigo Carlos Herrera, quien en momentos cruciales ha ejercido de portavoz oficioso del monarca y ha sido un buen termómetro para evaluar su estado físico y anímico.

De momento, el foco en los próximos días estará puesto en Mallorca, donde pasarán sus vacaciones los reyes Felipe y Letizia con sus hijas. Unos días que están marcados, sin duda, por la muerte de Menchu Álvarez del Valle, abuela de la Reina, quien siempre fue para ella no solo un referente personal sino profesional.

Rey Don Juan Carlos Corinna zu Sayn-Wittgenstein
El redactor recomienda