Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina ya disfrutan del verano en Bidart "sin lujos"
  1. Casas Reales
VACACIONES DE LA FAMILIA DEL REY

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina ya disfrutan del verano en Bidart "sin lujos"

El cuñado de Felipe VI puede viajar al extranjero con permiso judicial desde finales de mayo. Ha visitado la cada de su madre varias ocasiones para ponerla a punto.

placeholder Foto: Urdangarin en Bidart
Urdangarin en Bidart

Era el mantra que tanto él como el resto de su familia se repetían durante los largos meses de su encarcelamiento. Hay luz al final del túnel, todo esto pasará. Y así ha sido. Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina vuelven a disfrutar juntos de sus vacaciones en Bidart, un pequeño paso, podrían decir algunos, pero enrome para la familia.

Desde finales del pasado mayo el cuñado de Felipe VI puede viajar al extranjero con permiso judicial, lo que le ha permitido conducir hasta Bidart en numerosas ocasiones y poner la casa de su madre, Claire Liebaert, a punto para el esperado reencuentro. En julio, la infanta Cristina ha permanecido en Ginebra, discreta y tranquila, consciente de que en agosto llegaba el gran momento.

Y esta semana, los hijos de los exduques de Palma están con sus padres en esta localidad francesa, una estancia de cuyo testimonio gráfico ha dado cuenta la revista ‘¡Hola!’. Lo veníamos diciendo en Vanitatis desde hace semanas, en agosto, todos los Urdangarin de Borbón se reúnen en el sur de Francia, como hacían antes y como no habían podido hacer desde 2018, cuando Urdangarin acababa de ingresar en prisión. El verano anterior lo pasaron en la costa francesa pero él lo vivió casi agazapado. Eran otros tiempos, muy negros en la familia, tiempos que han dado paso, como ellos se repetían, a la luz.

No visita a su padre

Es por este mismo motivo que la infanta Cristina no ha viajado esta semana a Abu Dabi con su hermana Elena para visitar a su padre. El rey Juan Carlos I cumplía el pasado martes un año como residente en Emiratos y su hija mayor ha querido estar con él. También quería la menor, claro, ero este año pesaba más su propia familia.

Foto: La infanta Elena y don Juan Carlos, en una imagen de archivo. (CP)

La alegría en Bidart se palpa en todas las imágenes. Parece que no haya pasado el tiempo, si no fuera por lo mayor que se puede ver a Irene, la única hija del matrimonio, quien cumplió hace poco los 16, como lo hará su prima Leonor en breve. Juntos, como siempre, ‘bajan’ a la playa con todos los trastos necesarios para pasar el día tranquilos. Como cualquier familia normal de la zona. Palas, tablas de surf, sillas de plástico y algún tentempié sirven a los familiares del Rey para disfrutar de las largas playas de la zona.

"Nada de lujos"

La vida de los Urdangarin en este enclave es tranquila y muy sencilla, tal y como insisten en decirnos desde el círculo de la pareja. “No hay nada de lujo, que quede claro, son vacaciones muy sencillas, familiares, de casa y playa, sin complicaciones, la casa es muy pequeña y sencilla y son mucha gente, están todos siempre juntos… Vamos, que no son las típicas vacaciones con las que uno sueña”. A no ser, claro, que seas Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón.

Foto: Iñaki Urdangarin y su madre, Claire Liebaert, en Bidart. (Gtres)

Las miradas cómplices entre la pareja dejan claro que han logrado pasar el infierno y que ya viven de cara al futuro. Cuentan además con el cariño de sus hijos, quienes no ahorran ni un gesto de amor hacia sus padres. En especial hacia Iñaki, a quien sus hijos adoran tal y como señalan siempre sus amigos. Ahora, decíamos, toca mirar hacia delante y ese camino pasa por Ginebra.

La intención de Urdangarin es poder terminar su condena en la ciudad suiza, donde se instalaron en 2014 y de donde no pretenden moverse. Allí tienen una vida plácida y casi anónima, en una casa cuyo paradero la mayoría de medios desconocen, y con un trabajo, el de la infanta, que les permite llevar una vida sin aprietos.

Ginebra, última parada

Por ahora, Urdangarin viaja a Ginebra cuando puede, gracias al permiso judicial que obtuvo a finales de mayo. Para evitar que los medios puedan sacar fotografías de sus viajes, el marido de doña Cristina suele ir en coche hasta Suiza, lo que supone un largo viaje de algo más de 10 horas. No es algo extraño para él: cuando vivían en Barcelona, viajó muchas veces a Ginebra en coche por los mismo motivos. Ahora ya cuenta con el régimen de semilibertad que le permite vivir en Vitoria y trabajar como asesor en un despacho de abogados de la capital vasca.

Foto: Iñaki Urdangarin. (Getty)

Vitoria no es la ciudad en la que se crió, de hecho es casi más catalán que vasco, puesto que su familia se trasladó por motivos laborales a la capital catalana cuando él era un bebé y en Vitoria solo vivió dos años de adolescente hasta que el Barça de balonmano lo fichó y volvió a lo que siempre ha sido su casa. Pero el trato recibido en Barcelona en los años previos a su condena fue devastador para la familia y no quieren volver a vivir ni allí ni en ningún otro lugar de España.

Infanta Cristina Iñaki Urdangarin Miguel Urdangarin Juan Valentín Urdangarin Irene Urdangarin
El redactor recomienda