Meghan Markle, de cumpleaños: 40 años en 40 momentos clave
  1. Casas Reales
DUQUESA DE SUSSEX

Meghan Markle, de cumpleaños: 40 años en 40 momentos clave

En Vanitatis hemos querido hacer un repaso a los 40 años de Meghan, con los momentos clave que han marcado su vida y la de su familia, pero también la de la Corona británica

placeholder Foto: Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Reuters)
Meghan Markle, en una imagen de archivo. (Reuters)

Qué diferente sería el cumpleaños de Meghan Markle este miércoles si, por un lado, la pandemia no se hubiera interpuesto en nuestras vidas, y si, por otro, no hubiera decidido abandonar su lugar en la monarquía británica. Estos dos factores la obligan -o más, bien, le facilitan- celebrar sus 40 años en California, junto a su marido, sus dos hijos y algunos íntimos. Y, lo más importante, lejos del Reino Unido, el país que abandonaba en marzo de 2020 para no volver. Así que no podemos evitar pensar que realmente tiene el cumpleaños que ella quiere y que la pandemia no ha hecho sino favorecer sus planes y servirle de excusa para no tener que pasar unos días en Balmoral junto a la reina Isabel, como es tradición.

Son 40 años de lo que los últimos cuatro, su nombre ha estado en boca de todos. Han sido muy pocos los días en los que Meghan Markle no ha sido protagonista de alguna noticia en los tabloides, que decidieron establecer una guerra sin cuartel contra los Sussex, pero especialmente contra ella. Y en Vanitatis hemos querido hacer un repaso a estos cuatro años, con los momentos clave que han marcado su vida y la de su familia, pero también la de la Corona. Y aunque parece que Meghan no existió antes de conocerse su compromiso con el príncipe Harry, también hemos incluido algunos de su vida pasada, porque también, de una forma u otra, condicionaron su futuro.

placeholder Meghan y Harry, cuando anunciaron su compromiso. (Reuters)
Meghan y Harry, cuando anunciaron su compromiso. (Reuters)

1. Su primer paso contra el machismo. Tenía solo 12 años y no dudó en escribir una carta a una gran compañía de bienes de consumo para denunciar el tono machista de sus anuncios, especialmente los de productos de limpieza, que solo iban enfocados a mujeres. Su carta tuvo respuesta y la empresa cambió la palabras "mujeres" del anuncio por "gente". Se dio cuenta entonces del poder de cada acción, según contó años más tarde. Una filosofía que ha mantenido hasta hoy.

2. La primera boda. Parece un capítulo enterrado en el olvido, pero no lo está. Meghan Markle estaba divorciada cuando conoció al príncipe Harry. Se había casado en 2011 en Jamaica con el productor Trevor Engelson. Una de las leyendas que circulan en torno a esta boda es que repartieron a sus invitados bolsitas de marihuana como regalo de bienvenida.

3. 'Suits'. Casi a la vez que daba el 'sí quiero' al productor, también daba el 'sí quiero' al que sería su último gran trabajo en televisión. Y casi el único, por qué no decirlo. Meghan Markle fue una de las protagonistas de 'Suits' durante siete temporadas. Después, se despidió para volcarse en su trabajo institucional.

4. El divorcio. Todo lo que rodea su matrimonio con Trevor Engelson es muy secreto, pero se apunta a que fueron los celos profesionales del productor los que arruinaron la relación.

5. Primera cita con Harry. Meghan ya gozaba de cierto renombre en el mundo del cine y la televisión, así que estaba acostumbrada a las alfombras rojas y las cámaras, esas que tuvo que evitar durante casi un año para que no saliera a la luz su romance con el hijo pequeño de Lady Di. Ambos quedaron flechados y no dudaron en seguir viéndose.

placeholder La pareja, en una de sus primeras apariciones públicas tras conocerse su relación. (Reuters)
La pareja, en una de sus primeras apariciones públicas tras conocerse su relación. (Reuters)

6. El primer viaje. Estaban tan coladitos que no dudaron en hacer un viaje a las seis semanas de conocerse. El destino, Botsuana, a una reserva de elefantes para hacer algunas tareas de ayuda con una de las organizaciones que Harry patrocinaba. Sirvió para que el príncipe acabase completamente enamorado de ella, conquistado por "su actitud llana y sencilla", según contaron después sus biógrafos oficiales.

7. La confirmación. No era muy normal en la realeza, pero Meghan siempre ha sido más una estrella de Hollywood que una royal. Así que no tuvo problema en confirmar que Harry y ella estaban enamorados a través de la portada de una revista.

8. El anuncio. Era un secreto a voces, pero la pareja hizo lo suyo oficial el 27 de noviembre de 2017. El príncipe Harry se había prometido con una actriz, divorciada, mestiza y de origen norteamericano. Los tabloides no tardaron en empezar indagar en su pasado para intentar sacar todos los trapos sucios posibles.

9. Una más en la familia. Meghan pasó su primera Navidad en Sandringham, invitada por la reina Isabel y cumpliendo con las costumbres familiares de esos días. Era su primera gran aparición en familia y todo era felicidad y cordialidad. Se uniría a los Windsor para la celebración solo un año más.

placeholder Incluso hizo la reverencia al paso de la Reina. (EFE)
Incluso hizo la reverencia al paso de la Reina. (EFE)

10. El acto conjunto. El príncipe Guillermo, Kate Middleton, el príncipe Harry y Meghan Markle tuvieron su primer acto oficial conjunto en marzo de 2018. Fueron bautizados entonces como 'The fab four' -Los cuatro fabulosos- y parecían formar muy buen equipo. Las comparaciones entre las dos duquesas fueron inevitables, como lo han sido hasta su último acto conjunto.

11. Un problema llamado Thomas Markle. El padre de la novia empezó a dar problemas poco antes de la boda, cuando pactó unas fotografías con un paparazzi, lo que enfadó mucho a la pareja. Casualidades de la vida, sufría una angina de pecho días antes del enlace, lo que le imposibilitó acompañar a su hija al altar. Sería el primero de una lista de desencuentros, con varias intervenciones televisivas del cineasta incluidas. Actualmente, la distancia entre ellos parece insalvable.

12. La boda. Los británicos veían cómo el querido hijo pequeño de Diana de Gales, su favorito, encontraba finalmente el amor y la felicidad. Poca realeza y muchos vips en una boda que costó 35 millones de euros. Tampoco estuvo exenta de polémica, aunque no lo supimos hasta tiempo después. Al atuendo del cortejo nupcial fue el primer gran desencuentro entre Meghan y su cuñada. Y también la tiara dio problemas, dando lugar a una frase muy recurrente entre la prensa del Reino Unido: "Lo que Meghan quiere, Meghan tiene". Cómo no, pronunciada por el príncipe Harry.

13. La confianza de Isabel II. Meghan era vista como un soplo de aire fresco para la tradicional monarquía británica, pero empezaba a despertar ya algunos recelos. Así que la Reina le mostró su apoyo total con un acto al que acudieron solas.

placeholder Meghan Markle junto a la reina Isabel. (Reuters)
Meghan Markle junto a la reina Isabel. (Reuters)

14. La carta de la discordia. Meghan escribió una carta a su padre tres meses después de su boda para intentar zanjar los problemas entre ellos. Lo que no sabía es que meses más tarde sería portada de un periódico y una de las principales causas de su demanda a los medios, que también se encuentra en esta lista de sus momentos clave.

15. Viaje y embarazo. Los Sussex realizaron su primera gira oficial fuera de fronteras británicas en octubre, dándose un auténtico baño de masas. Fue entonces cuando Bukingham anunció que la pareja estaba esperando su primer hijo.

16. Celebrity vs royal. En diciembre tiene lugar una de sus inolvidables apariciones públicas, en las que recupera el espíritu de actriz de Hollywood, con un ajustado vestido negro y una manicura oscura, algo que no está precisamente bien visto por los más puristas y monárquicos. El gesto de acariciarse la barriga fue de lo más comentado y criticado, ya que era constante.

placeholder La duquesa de Sussex. (Getty)
La duquesa de Sussex. (Getty)

17. Guerra de cuñadas. A finales de ese año comienzan los rumores sobre su fría relación con Kate, que ellas desmienten durante las navidades en Sandringham. Se muestran cordiales y todo sonrisas. Pero los comentarios sobre el distanciamiento de las cuñadas no han cesado desde entonces.

18. El punto y aparte con la prensa. El testimonio anónimo de cinco de sus amigos enumerando sus virtudes y desvelando la verdadera relación con su padre caldea el ambiente con los medios británicos y supone el encendido de la mecha para un conflicto que sigue a día de hoy. La respuesta fue, precisamente, la publicación de esa carta manuscrita a Thomas Markle.

19. La baby shower. Tampoco la celebración de su fiesta prenatal en Nueva York favoreció el que la prensa se protara mejor con ella, todo lo contrario. Los titulares de aquella baby shower fueron demoledores y tuvo que leer algunos que se referían a ella como 'ostentosa' o 'hipócrita'.

20. Otra tradición real rota. Si ya su relación con los medios era tensa, el hecho de que se anunciara cómo iba a ser informativamente hablando el nacimiento de su primer hijo no hizo sino empeorar las cosas. A diferencia de lo que habían hecho los duques de Cambridge con sus tres hijos, no habría información previa, como tampoco fotografía familiar a la salida del hospital.

21. El nacimiento de Archie. Y lo cumplieron. Aunque su intención era la de dar a luz en su propia casa, finalmente tuvo que hacerlo en un hospital y presentaron a a su hijo dos días después en el Castillo de Windsor, no sin que antes lo hubieran conocido la propia reina Isabel y el duque de Edimburgo. El nombre completo, Archie Harrison Mounbatten-Windsor.

placeholder Así presentaron los Sussex a su hijo. (EFE)
Así presentaron los Sussex a su hijo. (EFE)

22. Un nuevo terremoto mediático. La tregua que les dio la prensa por el nacimiento de su hijo, acabó pronto. El coste de 2,4 millones de libras -pagadas con dinero público- por la reforma de Frogmore Cottage, la casa donde se habían mudado en abril, abrió todos los diarios británicos. Y de nuevo, Meghan se convirtió en el blanco de las críticas. No importaba que también fuera la casa del príncipe Harry, como tampoco que la reforma de la residencia donde vivían los duques ade Cambridge hubiera costado el doble.

23. Atípico bautizo. El bautizo de Archie tampoco fue lo que se dice 'al uso', al menos en la Corte. Nunca llegaron a desvelarse los nombres de los padrinos y no hubo acceso a la prensa. Fue una cita completamente privada, de la que distribuyeron unas pocas fotos.

24. Las vacaciones a lo grande. Si la babu shower y la reforma de su hogar acaparó críticas, sus viajes veraniegos no se quedaron atrás, principalmente por el hecho de haber volado en jets. Una decisión no muy coherente coherente con la defensa que hacían del medio ambiente y su posicionamiento a favor de frenar la emergencia climática.

25. La tregua. La pareja realizó otro viaje oficial en septiembre, llevándose el aplauso de la prensa. Sudáfrica sirvió para volver a ver a Archie, en una especia de presentación al mundo. El problema es que acabó de la peor forma posible...

placeholder Los Sussex con Archie en Sudáfrica. (EFE)
Los Sussex con Archie en Sudáfrica. (EFE)

26. La demanda. Ha sido el gran punto de inflexión. Estaban casi finalizando su viaje cuando la pareja anunció que había interpuesto una demanda a un grupo de comunicación. Harry incluyó en este comunicado una comparación de su mujer con su madre, Diana de Gales. Algo a lo que ha recurrido bastante a menudo en cada entrevista o intervención mediática. El mismo viaje sirvió para que ofrecieran la 'cara B' al periodista Tom Bradby, quejándose amargamente de su situación.

27. El principio del fin. En octubre comunicaron su decisión de tomarse un descanso de sus funciones. Un paréntesis de seis semanas que pasarían en Canadá, con la intención de retomar su papel después. No sabíamos entonces que Archie se iría de Reino Unido para no volver.

28. El Megxit. Sí hubo vuelta de Meghan y Harry, pero vista y no vista y con otro anuncio bomba. En enero de 2020, comunicaron que abandonaban sus funciones reales, con la intención de ser "economicamente independientes". Tras algunas negociaciones de las condiciones -porque lo de económicamente independientes no era así en la práctica- su decisión se hizo efectiva el 31 de marzo.

29. Despedida y cierre. Antes, hubo tiempo para ver una vez más a Meghan y Harry 'sirviendo' a la Corona. Participaron en varios actos, se despidieron de su equipo y algunos de sus patrocinios y asistieron al servicio religioso por el Día de la Commonwealth, donde la tensión con el príncipe Guillermo y Kate Middleton se podía cortar con un cuchillo.

placeholder Los Sussex, en su último acto como royals. (Reuters)
Los Sussex, en su último acto como royals. (Reuters)

30. Más cerca de Hollywood que de Buckingham. Aunque estuvieron durante un tiempo en Canadá, su destino final fue California, de donde Meghan realmente nunca se alejó. Allí estaban más cerca de Doria, la madre de la exactriz. Pero también de amigos muy influyentes y generosos, que incluso les prestaron el que fue su primer hogar allí.

31. Su hogar definitivo. En agosto supimos que se habían comprado una mansión de 14 millones de dólares en Santa Barbara. Concretamente, en Montecito, muy cerca de amigas como Oprah Winfrey o Helen DeGeneres. La compra, como supimos después, la pudieron hacer gracias a la herencia de Diana de Gales que le había correspondido a Harry.

32. La biografía. También en agosto se publicaba una biografía autorizada de la pareja, 'Finding Fredom', a la que por supuesto le llovieron las críticas. No solo por su provocador título, sino porque ciertos pasajes hacían evidente que la fuente de información directa había sido la propia Meghan o personas de su entorno, que tendrían su permiso para contar ciertas intimidades.

33. Su independencia económica. Aunque meses más tarde confesaron que no entraba en sus planes, los Sussex firmaron dos contratos millonarios con Netflix y Spotify, uno en septiembre y el otro en diciembre. Meghan volvía así al mundo del entretenimiento, en el que había tenido una pequeña incursión narrando el documental 'Elefantes', para Disney+.

34. El gran secreto. En noviembre, a través de un artículo en las páginas del New York Times, Meghan Markle relató cómo había perdido al que hubiera sido su segundo hijo. A pesar de que se respetó el contenido, no pasó lo mismo con el continente, ya que se acusó a la duquesa de Sussex de una nueva incoherencia, al compartir su drama en un medio de comunicación, cuando se había quejado amargamente del trato recibido por ciertas cabeceras.

placeholder Los Sussex, en uno de sus últimos actos como miembros de la Corona. (Reuters)
Los Sussex, en uno de sus últimos actos como miembros de la Corona. (Reuters)

35. La victoria. Precisamente, este trato fue condenado más de un año después de que se interpusiera la demanda judicial. Y el juez le dio la razón en todo: se había violado su privacidad, al publicar una carta manuscrita que solo iba dirigida a su padre, y también en su reclamación de derechos de autor. De nada sirvió la fefensa que hizo Associated Newspapers Limited, la editorial demandada, que engloba cabeceras como el 'Daily Mail, uno de sus grandes azotes mediáticos en este tiempo.

36. Más buenas noticias. Solo dos días después, se anunciaba su embarazo. Meghan y Harry escogían el día de los enamorados para contar al mundo que estaban esperando su segundo hijo. Pero las noticias no vendrían solas...

37. El bombazo. Y solo tuvo que pasar otro par de días para el gran bombazo de los duques de Sussex. La CBS anunció que la presentadora Oprah Winfrey había entrevistado a Harry y Meghan, y el programa vería la luz solo dos semanas después, en prime time. Se inciaba entonces una cuenta atrás para uno de los grandes momentos televisivos del año.

38. Acusaciones. Los medios británicos no tardaron en reclamar algo de atención y, poco antes de que se emitiera, 'The Guardian' publicó una información muy negativa para Meghan, asegurando que varios trabajadores de Kensington habían denunciado acoso laboral y trato vejatorio por parte de la duquesa de Sussex.

39. La entrevista. Pero los titulares del supuesto bullying se olvidaron a los pocos días, concretamente el 8 de marzo, de madrugada en el Reino Unido. Meghan Markle se sentaba frente a Oprah Winfrey para contar su experiencia en la familia real y los motivos para decir adiós a la vida en Palacio. Entre otras cosas, acusó de racismo a los Windsor, admitió que había tenido pensamientos suicidas o desveló que efectivamente, no había buena relació con Kate Middleton, quien incluso la había hecho llorar. Supuso una ruptura definitiva con la familia real, especialmente con el príncipe Guillermo,

40. Mamá de dos. El 4 de junio, los Sussex anunciaban la llegada al mundo de su hija y sorprendían con la elección del nombre. Lilibet Diana, en honor a la reina Isabel -lo que dejó a pocos indiferentes- y en memoria de la Princesa de Gales. Con ella sí han conseguido la privacidad que no tuvieron en el nacimiento de Archie, ya que no se ha sabido nada más de la pequeña ni, dos meses después, existe ninguna imagen del bebé.

Meghan Markle
El redactor recomienda