Asesinatos y violaciones: las historias tras el internado de Christian de Dinamarca
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL DANESA

Asesinatos y violaciones: las historias tras el internado de Christian de Dinamarca

El nieto de la reina Margarita comenzará el bachillerato en el internado danés Herlufsholm Skole, lugar que esconde tras sus muros múltiples historias para no dormir

placeholder Foto: El príncipe Christian de Dinamarca, dentro del colegio. (RR.SS.)
El príncipe Christian de Dinamarca, dentro del colegio. (RR.SS.)

Los futuros herederos a los tronos europeos parecen haberse puesto de acuerdo para comenzar sus estudios fuera de sus casas. La princesa Leonor y Alexia de Holanda no son las únicas, Christian de Dinamarca iniciaba este pasado 10 de agosto su nueva etapa en el exclusivo internado danés Herlufsholm Skole, a 80 km de Copenhague. Así lo comunicaba la Casa Real a través su cuenta oficial Instagram junto a unas fotos del nieto de la reina Margarita con sus padres, Federico y Mary de Dinamarca, en el centro.

Christian cursará allí el décimo grado y la secundaria, que en Dinamarca es el paso previo a la universidad, y se encontrará en régimen de internamiento, es decir, comerá y dormirá en la escuela de lunes a viernes. La Familia Real danesa ha elegido este colegio por ser uno de los más prestigiosos del país nórdico y porque Nicolás de Dinamarca, primo del heredero, también estudió en él.

El internado fue fundado en 1565 en un antiguo monasterio benedictino del siglo XII y su intención era convertirse en el lugar de estudios de la nobleza danesa. Si por algo es conocido es por su férrea disciplina en cuanto a los horarios de clases, comidas y estudio. Federico y Mary pagarán más de 60.000 euros anuales para que su primogénito pueda cursar sus estudios en el centro, pero quizás desconozcan el largo historial de violencia del Herlufsholm Skole.

No solo cuenta con un cementerio del año 1804 que es utilizado por los empleados de la escuela y sus familias, sino que varios medios nórdicos como ‘Seoghoer’, ‘Information’ o ‘Expressen’ se han hecho eco de algunas de las historias más truculentas, ocurridas en el internado. Según estos en 1994 un trabajador del centro fue apuñalado en las instalaciones y fue un alumno de 19 años el principal sospechoso y acusado por intento de asesinato. Sin embargo, el joven quedó absuelto tras una investigación que contó con más de medio centenar de testigos.

Además, en el Herlufsholm Skole también pudieron llegar a ocurrir varios casos de violación. En el año 2006 un estudiante de 16 años fue acusado de agredir sexualmente a una compañera y 10 años después, un alumno de 14 fue denunciado por violar a una interna un año menor. De nuevo, ninguno de los dos casos pudieron demostrarse.

Sin embargo, varios exalumnos han concedido entrevistas a dichos medios y han relatado su horrible experiencia. Kasper Hansen, interno durante tres años en 1989, lo define como "un campo de concentración para los niños disfuncionales de los ricos". El danés relata historias tan duras como que estaban obligados a dormir con la ventana abierta independientemente del frío que hiciera fuera. “Te lavan un poco el cerebro yendo allí”, concluía en su entrevista.

Esta brutal situación se intentó cambiar con la entrada de Klaus Eusebius Jakobsen como nuevo director en 1993. Este abandonó su cargo tras más de 20 años y en 2017 publicó el libro “En Herlufsholm: bailando con la élite”, en el que relata sus vivencias dentro del Herlufsholm Skole. El exdirector narra en su obra el empeño que puso para eliminar las tradiciones y rituales de la escuela como, por ejemplo, que se obligase a los alumnos a sentarse desnudos en el suelo durante un día entero.

"Muchos exalumnos han dicho que la dura educación de sus compañeros ha tenido consecuencias importantes y devastadoras para ellos", sentencia. Además, Jakobsen reconoce que a pesar de su empeño cree que alguno de estos castigos se sigue realizando a espaldas de la dirección por parte de los docentes.

El internado posee un sistema de prefectos entre los estudiantes, que según la institución es para asegurarse de que estos estén bien. Este consiste en que los docentes puedan imponer a los alumnos castigos tales como hacer flexiones o encerrarlos en su habitación. La Agencia Danesa de Educación y Calidad informó al centro que el papel de los prefectos podría tener un efecto negativo en el bienestar de los estudiantes.

Christian de Dinamarca
El redactor recomienda