La firma del vestido de Sofía, el homenaje a Avicii y otros detalles del bautizo de Julian de Suecia
  1. Casas Reales
cinco datos

La firma del vestido de Sofía, el homenaje a Avicii y otros detalles del bautizo de Julian de Suecia

El desmayo de un miembro de la Guaria Real, la tradición de la Corona en la ceremonia o el carácter infantil de la música que se escuchó

Foto: Sofia de Suecia junto a sus tres hijos durante el bautizo de Julian.(CP)
Sofia de Suecia junto a sus tres hijos durante el bautizo de Julian.(CP)

Este sábado a mediodía, Suecia vivió el bautizo de un miembro de su familia real de manera muy distinta a lo habitual. Sin retransmisión televisiva de por medio, la ceremonia de bautismo de Julian, tercer hijo de Carlos Felipe y Sofía de Suecia, tuvo un aforo reducido (80 invitados para ser más exactos) y dejó imágenes insólitas: desde el desmayo de un miembro de la Guardia Real a las risas y la sorpresa de los más benjamines de la familia real sueca. 'Vanitatis' ha querido hacer un repaso por algunos detalles que se nos pudieron escapar de una ceremonia que tendrá su esperado resumen televisivo este mismo domingo.

Foto: Alexander de Suecia, observador junto a sus padres y su hermano Julian durante el bautizo de este último

El look de Sofía de Suecia

placeholder La princesa junto al resto de su familia, en el bautizo de este sábado.(EFE)
La princesa junto al resto de su familia, en el bautizo de este sábado.(EFE)

El look más analizado del bautismo fue, sin lugar a dudas, el de Sofía de Suecia. Su vestido con cuello de pico, mangas largas rematadas por un puño y unos bordados florales estaba firmado por Etro. Los estampados florales son bastante habituales en la mujer de Carlos Felipe, que suele lucirlos en ocasiones muy especiales. El modelo en cuestión se llama 'Santa Barbara' y, según apuntaba la revista '¡Hola!' está inspirado en los tapices estadounidenses que se pusieron muy de moda en la década de los 70.

Una ceremonia 'de niños'

Si hubo grandes protagonistas en el bautizo, esos fueron los hermanos y primos del pequeño Julian. Los fotógrafos presentes en el acto permitieron que pudiéramos ver, por ejemplo, a Nicolás, segundo hijo de Madgalena de Suecia, riendo a carcajadas a través del cristal del coche que los llevaba hasta el lugar del bautizo. Las cámaras también inmortalizaron a su hermana, la princesa Leonore, saliendo exultante del automóvil. Una vez dentro de la capilla, Magdalena trató de poner orden entre los revoltosos pequeños que, no obstante, se portaron bien y estuvieron a la altura del acontecimiento.

Otra de las instantáneas para el recuerdo fue la de los hermanos de Julian, Alexander y Gabriel, atentos a todo lo que ocurría y tomando con un recipiente las aguas bautismales.

placeholder Alexander junto a sus padres y su hermano Julian en el bautizo de este último.(CP)
Alexander junto a sus padres y su hermano Julian en el bautizo de este último.(CP)

Un desmayo con antecedente

De piedra se quedaron algunos fotógrafos cuando, delante de ellos y de manera repentina, un miembro de la Guardia Real se desmayó, víctima de los rigores del calor de agosto. El joven fue atendido de inmediato y se acabó recuperando. La curiosidad es que no es la primera vez que se produce un hecho semejante en una ceremonia religiosa de la familia real sueca. Cuando Magdalena de Suecia y su marido, Chris O'Neill, bautizaron a su tercera hija, Ariedne, en el mismo Palacio de Drottningholm allá por junio de 2018 ocurrió exactamente lo mismo. Uno de los soldados cayó redondo al suelo debido al calor sofocante. Curiosamente, la imagen se ha vuelto a repetir en otra ceremonia de similares características, aunque en aquella ocasión asistieron nada menos que 150 invitados, un número considerablemente mayor a los 80 de esta vez.

placeholder El miembro de la Guardia Real es atendido poco antes del comienzo del bautizo.(CP)
El miembro de la Guardia Real es atendido poco antes del comienzo del bautizo.(CP)

Tradiciones centenarias

placeholder El príncipe Gabriel observa a su hermano Julian durante el bautizo real. (EFE)
El príncipe Gabriel observa a su hermano Julian durante el bautizo real. (EFE)

Desde el agua que se derrama sobre el pequeño, procedente de una fuente de Öland, hasta la ropa que llevaba, el clásico batón de cristianar de 1906 que ha llevado toda su familia, empezando por su abuelo, todo en la ceremonia rezumó tradición. La de Öland, por ejemplo, se remonta al bautizo de Victoria, heredera al trono. Otro dato tiene que ver con el altar, que se decoró con motivos florales y con la presencia de la corona del príncipe Federico Adolfo de Suecia, que tiene más de 250 años de antigüedad.

Música como homenaje a un dj

La música también estuvo cuidadosamente elegida y tuvo en cuenta que la ceremonia iba a estar plagada de niños. Según contaba el diario 'Expressen', una alumna de apenas diez años de la academia Lilla fue la encargada de tocar los temas principales. La elección de los mismos estuvo enfocada a homenajear a Avicii, el popular DJ sueco que falleció en 2018 a una temprana edad.

placeholder Carlos Felipe y Sofía de Suecia posan junto a los padrinos del bautizo del pequeño Julian. (EFE)
Carlos Felipe y Sofía de Suecia posan junto a los padrinos del bautizo del pequeño Julian. (EFE)

El redactor recomienda