El oasis de Charlène de Mónaco: las fotos del lujoso complejo donde pasa su enfermedad
  1. Casas Reales
EN PLENA NATURALEZA

El oasis de Charlène de Mónaco: las fotos del lujoso complejo donde pasa su enfermedad

En medio de la naturaleza y -como mínimo- a 700 euros la noche. Son dos de las características del lugar donde la esposa de Alberto de Mónaco permanece alojada

Foto: Charlène de Mónaco. (Getty)
Charlène de Mónaco. (Getty)

El pasado viernes, el portal sudafricano 'News24' informaba del ingreso hospitalario de Charlène de Mónaco. La esposa del príncipe Alberto había tenido que acudir de urgencia al Hospital Netcare Alberlito, en la ciudad costera de Ballito, por complicaciones derivadas de su infección. El motivo por el que se eligió está clínica es sencillo: de esta cadena de hospitales, con centros por todo el país, es el que más cerca está de la zona donde la princesa se encuentra actualmente, la provincia de Kwazulu-Natal. El dato puede sorprender si tenemos en cuenta que buena parte de su familia vive en Johannesburgo y quizá lo más lógico sería que estuviera junto a ellos en este proceso de convalecencia. Pero solo hay que conocer el exclusivo complejo donde se aloja Charlène para entender al momento por qué lleva allí al menos varias semanas.

Estamos hablando del Thanda Safari, uno de los alojamientos más premiados y mejor valorados en diferentes páginas de búsqueda, como también uno de los más exclusivos. Y es, según las últimas noticias del portal africano, donde se encuentra la princesa Charlène desde hace un tiempo. La cercanía con reservas de los cuatro grandes mamíferos terrestres y los safaris que se organizan desde allí hacen que sea un lugar idóneo para cumplir con el que era su propósito cuando viajó a Sudáfrica: hacer campaña por la protección de los rinocerontes. Es el mismo lugar donde recibió a su marido y sus hijos cuando la visitaron en agosto.

placeholder Una imagen del Thanda Safari, donde se encuentra actualmente Charlène. (Thanda Safari)
Una imagen del Thanda Safari, donde se encuentra actualmente Charlène. (Thanda Safari)

El precio ya indica que no es un lugar cualquiera, puesto que una de las tarifas más pequeñas que se pagan por una noche son casi 13.000 rands sudafricanos, lo que equivale a unos 700 euros. Hay otras opciones algo más económicas, pero en el campamento próximo al edificio principal, aunque a las tiendas no les faltan las comodidades, como veremos más adelante.

placeholder Una de las habitaciones del edificio principal. (Thanda Safari)
Una de las habitaciones del edificio principal. (Thanda Safari)

En este complejo hay tres modalidades de alojamiento. El edificio principal se compone de nueve habitaciones. Son suites que cuentan con un amplio salón, un dormitorio principal, chimenea de doble cara y un espectacular baño, además de una ducha interior y exterior. Tanto la decoración de las habitaciones como la de las zonas comunes es típicamente africana. Los huéspedes pueden utilizar el salón, la terraza, el área de negocios, un spa, una estancia tan curiosa como un bar de puros y la biblioteca, que tiene vistas a un pozo de agua.

placeholder Uno de los baños de las suites del edificio principal. (Thanda Safari)
Uno de los baños de las suites del edificio principal. (Thanda Safari)

El campamento, donde se puede dormir en una tienda compartida por 300 euros la noche en temporada baja, consta de 15 tiendas de campaña a todo lujo, ya que todas cuentan con su propio baño y una terraza privada. Además, los ocupantes de las tiendas pueden disfrutar de las zonas comunes, que incluyen una piscina infinita, un spa, un salón y un comedor lleno de auténticas obras de arte africanas. Es imposible que el entorno sea más natural y desde luego la tranquilidad -que seguro que Charlène agradece- está asegurada.

placeholder Una de las tiendas del campamento. (Thanda Safari)
Una de las tiendas del campamento. (Thanda Safari)

Y llegamos a la joya de la corona del complejo Thanda Safari, la Villa iZulu, premiada como villa de lujo líder en África en los World Travel Awards. Es una hacienda que cuenta con cinco suites, además de piscina climatizada, bodega, biblioteca, sala de juegos y un amplio mirador con vista a un pozo de agua. Villa iZulu tiene su propia plataforma para helicópteros y alojamiento separado para cuidadores de niños y oficiales de seguridad vip. Y es de uso exclusivo.

Lógicamente no hay datos de que este sea el lugar exacto donde se encuentra Charlène, pero por las características no es díficil imaginar a la princesa de Mónaco y al séquito con el que viajó a Sudáfrica aquí. El alojamiento en esta villa cuesta algo más de 5.000 euros la noche en temporada baja, 6.500 euros si hablamos de temporada alta.

placeholder Villa iZulu. (Thanda Safari)
Villa iZulu. (Thanda Safari)

Además de que ya estar alojando en uno de estos tres lugares puede ser toda una experiencia para los sentidos, el Thanda Safari ofrece varias actividades extras. Por supuesto, una de la experiencias estrella es el safari, que se suele hacer a primera hora de la mañana o al atardecer. La página del alojamiento promete el avistamiento de jirafas, guepardos, leones, elefantes, leopardos, hienas o jabalís. También ofrecen paseos por la naturaleza, siempre con un guía, o la visita a una granja tradicional zulú, donde se puede conocer mejor la cultura, las tradiciones o las historias de la tribu. La experiencia incluye disfrutar de cantos o bailes de guerra o visitar a un curandero.

placeholder Un desayuno sencillo contemplando las vistas. (Thanda Safari)
Un desayuno sencillo contemplando las vistas. (Thanda Safari)

No se sabe el tiempo que lleva Charlène alojada en este complejo sudafricano, pero ya en marzo se encontraba por la zona. La princesa asistió al funeral de Goodwill Zwelithini, rey de la nación zulú, en Nongoma, otra de las ciudades de la provincia de Kwazulu-Natal, donde está alojada actualmente. Y viendo las imágenes y características del Thanda Safari, tampoco sería de extrañar que hubiera decidido quedarse todo este tiempo: un lugar en plena naturaleza, con la tranquilidad y privacidad asegurada, y con todas las comodidades para una princesa de Mónaco, que además sigue recuperándose de una enfermedad.

El redactor recomienda