Marta Luisa de Noruega, la princesa que no quiso ser reina, cumple 50 años
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL NORUEGA

Marta Luisa de Noruega, la princesa que no quiso ser reina, cumple 50 años

Cuando nació, hace ahora medio siglo, la ley sálica seguía vigente en Noruega. Cuando en 1990 se cambió la ley, ella rechazó la oferta de convertirse en heredera, dejando las cosas como estaban

Foto: La princesa Marta Luisa de Noruega. (Getty)
La princesa Marta Luisa de Noruega. (Getty)

La princesa Marta Luisa celebra medio siglo de vida. Fue el 22 de septiembre de 1971 cuando vino al mundo en el Rikshospitalet de Oslo la primogénita de Harald y Sonia de Noruega, quien fue bautizada con dos nombres con los que rendía homenaje a su abuela Marta (a la que nunca llegó a conocer) y a su tatarabuela Luisa. Una princesa que nunca fue considerada heredera del trono, ya que en el momento en el que nació estaba vigente en el país la ley sálica, y que tampoco quiso serlo cuando se lo ofrecieron.

Según la ley sálica, la princesa no podía heredar el trono ni convertirse en la reina del pueblo noruego cuando nació, ya que estaba reservado a varones. Los derechos de sucesión pasaron directamente a su hermano menor, el príncipe Haakon, cuando vino al mundo dos años después. La ley sálica no fue abolida hasta 1990, cuando Marta Luisa tenía 15 años, y fue cambiada por la de primogenitura absoluta, recogida en la actualidad en el artículo 6 de la Constitución noruega. Sin embargo, no se aplicó con efecto retroactivo, como sí ocurrió en Suecia con la princesa Victoria. En su caso, Carlos Felipe, segundo hijo de Carlos XVI Gustavo y Silvia, fue quien nació siendo heredero, pero al ser Victoria la primogénita recayeron en ella los derechos.

placeholder Harald y Sonia de Noruega, con Marta Luisa. (Gtres)
Harald y Sonia de Noruega, con Marta Luisa. (Gtres)

Ese carácter no retroactivo de la ley en Noruega ha provocado que sea Haakon y no Marta Luisa quien sustituirá a Harald V en su cargo al frente del país. Aunque, eso sí, a Haakon le sucederá algún día su hija Ingrid Alexandra, quien ahora tiene 17 años, debido a la ley de primogenitura vigente. En una entrevista en profundidad que la princesa concedió a la publicación 'Insider' a finales del año pasado, confesó que cuando era adolescente, cuando se cambió la ley, le ofrecieron la posibilidad de convertirse en heredera del trono. No en vano Noruega es uno de los países que desde hace años más ha avanzado en el camino hacia la igualdad de género.

Quien luchó para que la ley se modificara fue Gro Harlem Brundtland, la entonces primera ministra y primera mujer en el cargo, quien visitó en palacio a Olav V y el entonces príncipe Harald con una propuesta: acabar con la desigualdad de género en el acceso al trono y cambiar el sistema para que también las mujeres pudieran ser reinas. Durante aquella reunión, no dudaron en preguntar a Marta Luisa por su opinión y si creía que era ella la que debía convertirse en reina. "Tengo 15 años, no sé sobre estas cosas", fue su respuesta.

La princesa no se sentía preparada para tomar una decisión tan importante. "Es mucha presión y realmente es una vida que debes elegir y comprometerte al 100%. Estoy muy feliz de que mi hermano sea el siguiente en la fila y esté haciendo un trabajo increíble. Está concentrado en todas las cosas correctas", añadió en la entrevista a 'Insider'. Hablando sobre el mismo tema, en 2016, llegó a asegurar: "Como decía mi abuelo, el rey Olav V, no se puede apostar por un caballo cuando ya ha comenzado la carrera, así que acepto lo que sucedió y no me importa".

Y es que la primogénita de los reyes de Noruega nunca ha sentido mucho apego a la vida oficial de palacio. Es más, en 2002 renunció a su título de alteza real (aunque no al de princesa), a sus obligaciones oficiales y a las asignaciones que percibía para dedicarse a trabajar de forma independiente y casarse con el escritor de origen danés Ari Behn, con quien estuvo casada 14 años y tuvo tres hijas: Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah. Fue en octubre de 2016 cuando anunciaron su divorcio. “La vida no va sobre ruedas. Eso es algo de lo que Ari y yo nos hemos dado cuenta. [...] Es horrible ver que no hay nada más que hacer, que hemos probado todo durante mucho tiempo”, confesaría la princesa.

placeholder  Marta Luisa, con sus hijas en el funeral de Ari Behn. (CP)
Marta Luisa, con sus hijas en el funeral de Ari Behn. (CP)

Tras su divorcio, Marta Luisa empezó un romance con el chamán estadounidense Durek Verret, quien actualmente sigue ocupando el corazón de la princesa y es el principal causante de su deseo de dejar su país natal y trasladarse a Los Ángeles. Aunque la princesa está disfrutando de su segunda oportunidad, sus tres hijas y ella se enfrentaron a un duro golpe el 25 de diciembre de 2018. Ari Behn decidía quitarse la vida en su apartamento el día de Navidad, como consecuencia de una depresión que sufría.

En su último libro, Ari relataba lo duro que había resultado para él el divorcio y reflexionaba sobre la muerte. Su obra más famosa es el libro de relatos 'Trist som faen' -'Triste como el infierno'-. Un título premonitorio para la mañana de Navidad del 2018, cuando el cuerpo sin vida de Behn fue encontrado por su padre en su casa en Lommedalen, a las afueras de Oslo. Un trágico suceso que marcó para siempre las navidades de la familia real noruega.

Grandes aficiones

La primogénita de los reyes de Noruega puede definirse como una mujer polifacética, independiente y poco convencional, que ha desarrollado las más diversas ocupaciones. Una de sus aficiones, los caballos, la llevó a competir y viajar por el mundo. Posteriormente, cursó estudios en fisioterapia, una formación poco común para un miembro de la familia real. También fue presentadora de un programa infantil donde leía cuentos tradicionales e incluso llegó a grabar un disco con un coro de góspel de Oslo que alcanzó el número 3 en las listas de éxitos de todo el país

placeholder La princesa, firmando uno de sus libros.  (EFE)
La princesa, firmando uno de sus libros. (EFE)

Además ha escrito varios libros, pero sin duda su decisión más sorprendente fue la de abrir un centro de terapias alternativas -que quebró- en el que una de las actividades que se desarrollaba era aprender a hablar con los ángeles.

Princesa Martha Luisa de Noruega
El redactor recomienda