Los cinco bombazos que encontraremos en el libro sobre el rey Juan Carlos
  1. Casas Reales
'MI REY VENIDO A MENOS'

Los cinco bombazos que encontraremos en el libro sobre el rey Juan Carlos

El Rey emérito se ha confesado con la francesa Laurence Debray, periodista de su total confianza, para un libro que saldrá a la venta en pocos días

Foto: El rey emérito Juan Carlos I, en 2018. (Getty)
El rey emérito Juan Carlos I, en 2018. (Getty)

Seis de octubre, una fecha que tenemos bien marcada en el calendario. Es el día en el que sale publicado 'Mi rey venido a menos', el libro sobre el rey Juan Carlos escrito por la periodista y escritora francesa Laurence Debray. Una autoría que no es precisamente casual, ya que ella también es la responsable del documental 'Yo, Juan Carlos I, rey de España', junto al guionista Miguel Courtois. La pieza, coproducida por RTVE, estuvo guardada en un cajón durante seis años, hasta que se emitió en agosto de 2020, poco después de que se anunciara su exilio.

No tiene pinta, desde luego, de que esta biografía vaya a correr la misma suerte: el Rey emérito se ha despachado a gusto con esta periodista de su total confianza, soltando absolutos bombazos que podremos leer en este libro en apenas unos días. Aunque la revista francesa 'Paris Match' ha podido acceder a parte de su contenido, por lo que hemos tenido un pequeño adelanto antes de que salga a la venta.

Repudiado por su hijo

Y no solo de forma oficial. Don Juan Carlos ha confesado a la escritora que sus hijas Elena y Cristina han viajado a verlo varias veces desde que está en Abu Dabi, tal y como hemos podido contar en Vanitatis durante los últimos meses. No ha sucedido lo mismo con el rey Felipe, quien en marzo de 2020 renunciaba públicamente a la herencia que pudiera corresponderle y le retiraba la asignación anual.

placeholder El rey Felipe y el rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)
El rey Felipe y el rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)

Pero la ruptura no ha sido solo institucional: "Con su hijo, el Rey de España, en cambio, se rompen lazos. Felipe VI renunció públicamente a la herencia de su padre y le retiró la asignación anual de 192.000 euros que recibía. Una puñalada simbólica. Felipe no descolgó su teléfono el 5 de enero, el cumpleaños número 83 de Juan Carlos". En palabras de la propia escritora, "Juan Carlos es un rey caído, pero ante todo es un padre repudiado. Quizás su mayor fracaso radique ahí, en esta negación".

Su contacto con la reina Sofía

Es, quizá, una de los datos que más sorprenden. Porque tras cada escándalo protagonizado por don Juan Carlos -faldas, finanzas...-, los ojos se han posado siempre sobre doña Sofía, víctima para algunos, consentidora interesada para otros. Pero, sí, el rey Juan Carlos sigue manteniendo contacto con su esposa, a pesar de todo. Le gusta estar al tanto de los asuntos del país y mantiene llamadas a diario. A veces, con sus hijas; a veces con sus amigos; y a veces también con la Reina emérita. Pese a lo que se ha escrito tantas veces, mantienen una buena relación y ella siempre ha estado a su lado, para lo bueno y para lo malo. No solo queda claro en el libro, sino que lo confirma el propio don Juan Carlos.

placeholder Los Reyes eméritos, en una imagen de archivo. (EFE)
Los Reyes eméritos, en una imagen de archivo. (EFE)

Primer destino, Portugal

Cuando se supo que el rey Juan Carlos había decidido abandonar nuestro país, no se anunció el destino en un primer momento. Pasaron varios días hasta que la Casa Real confirmó que se encontraba en Emiratos Árabes. Así que en ese periodo de tiempo se barajaron numerosas opciones. Una de ellas, Portugal, dada su amistad con el empresario Vasco Manuel de Quevedo Pereira Coutinho, una de las grandes fortunas del país luso y una de las personas más fieles y leales al emérito. El mismo le ha confirmado a Laurence Debray que, efectivamente, era su primera opción, principalmente por la cercanía, pero no le dejaron. "Se le pidió que desapareciese aún más", leemos en 'Paris Match'. Lógicamente, la escritora quiere saber por qué no se le permitió. La respuesta de don Juan Carlos, tajante: "Desde aquí, no perturbo a la Corona".

Su día a día

"A sus 83 años, el Rey tiene vistas al mar y todo el tiempo para meditar en el agridulce epílogo de su loca existencia". Laurence Debray ha compartido mucho tiempo con él en Abu Dabi, por lo que ha sido testigo de cuál es su rutina, solitaria pero dulce. "Fatalista, no se queja, camina con muletas y pasea su figura de paria adelgazada en una casa sin pretensiones junto al mar, una villa que es a la vez kitsch y fría, como a menudo en estas latitudes. [...] El hombre que sucedió a Franco está vestido como un jubilado estadounidense: al diablo con los disfraces, lleva tenis, jeans, una camiseta".

placeholder El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)
El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)

Una vida aparentemente tranquila, pero en la que no faltan cuatro guardaespaldas, así como dos personas de servicio que se encargan de la limpieza y la comida. "Se acuesta temprano, se levanta radiante a las 7 en punto, va a la sala de estar, transformada en una sala de gimnasia, para ejercitar su viejo cuerpo. A veces un guardaespaldas lo acompaña a la piscina, donde solicita rehabilitar sus piernas". Una rutina en la que no falta un repaso a los periódicos españoles y conversaciones con sus abogados.

Un último deseo

A pesar de que se queja amargamente de que le quedan pocos amigos y que su universo se ha reducido, la autora cuenta que don Juan Carlos no se arrepiente de nada: "Le encantan las mujeres. Le encanta comer. Le gusta beber. Realmente no le gusta ser rey. Y no se disculpará por vivir. Solo quiere ser olvidado, dejar que su hijo trabaje". Y comparte el que puede ser el gran deseo del emérito, volver a España, aunque sea su útlimo viaje: "Espera que los españoles avancen pronto y que pueda morir en paz en su país".

Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda