Es noticia
Menú
El plan secreto (hasta ahora) de los duques de Noto antes de su boda
  1. Casas Reales
MARIDO Y MUJER

El plan secreto (hasta ahora) de los duques de Noto antes de su boda

Solo una semana antes de su enlace, la pareja se encontraba a miles de kilómetros del lugar de la celebración. Concretamente, en Escocia y por un motivo muy especial

Foto: Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Charlotte Lindesay-Bethune. (Gtres)
Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Charlotte Lindesay-Bethune. (Gtres)

Hablábamos hace escasos días de la boda de Jaime de Borbón-Dos Sicilias, duque de Noto, y Charlotte Lindesay-Bethune en Palermo. Un enlace en el que los orígenes escoceses de ella estuvieron muy presentes. Desde la música de las gaitas que la recibieron al llegar al Duomo de Monreale hasta las típicas telas de tartán, que llevaron varios invitados, incluyendo al padre de la novia y padrino. Pero lo que no sabíamos es que, solo unos días antes de su propia boda, los propios novios se encontraban precisamente en tierras escocesas y por el mejor motivo. Un plan hasta ahora secreto del que los duques de Noto disfrutaron antes de darse el 'sí, quiero'.

Y el motivo de que estuvieran tan lejos del que sería el lugar donde ellos mismos se casarían solo unos días después era, precisamente, otra boda. En el Palacio de Scone se celebraba el enlace de Lady Iona Murray y Barnaby Spink, amigos de los novios y que tienen gran relación con la familia de Charlotte. Así que, a pesar de los nervios y la cercanía de su propia celebración, no se lo quisieron perder. La fiesta supuso, además, el punto de encuentro para muchos de los amigos de los novios, incluyendo a Flora Ogilvy, sobrina de la reina Isabel II.

placeholder Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Charlotte Lindesay-Bethune. (Redes)
Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Charlotte Lindesay-Bethune. (Redes)

Precisamente gracias a ella hemos podido ver algunas de las imágenes de esta celebración, con los verdes paisajes escoceses de fondo. Flora no se resistió a subir algunas imágenes de los novios e invitados a sus redes sociales, entre ellas una de los que iban a ser los siguientes en pasar por el altar, Jaime y Charlotte. Él, con esmoquin y pajarita, dando el toque de color con su americana en burdeos. Ella, con un vestido largo de estampado tropical, un outfit muy alejado del estilo más clásico por el que apostaba una semana después para vestirse de novia. Y junto a ellos, David, el hermano mellizo de Charlotte, ataviado con el tradicional kilt.

Lo curioso es que si ellos eran los siguientes en convertirse en los protagonistas de una boda, Flora Vesterberg -el apellido que ha adoptado tras casarse- era la última que había podido vivir en sus carnes un gran día así. Porque solo hacía una semana de estas imágenes que había dado el 'sí, quiero'. Aunque, eso sí, en su caso lo hacía por segunda vez, ya que la pandemia la obligó a celebrar su boda de forma íntima en septiembre del año pasado. Pero ni ella ni su ya marido quisieron renunciar a realizar una gran celebración con toda su familia y amigos. Finalmente, fue el día 10 de septiembre cuando pudieron hacerlo, con una iglesia del centro de Londres como escenario y gran parte de la familia de la reina Isabel como invitados.

placeholder Flora Ogilvy, con su marido, Timothy Vesterberg. (Redes)
Flora Ogilvy, con su marido, Timothy Vesterberg. (Redes)

Desde luego, Flora y Charlotte con sus respectivos y recién estrenados esposos han tenido un mes de septiembre repleto de bodas. Porque además de esta en Escocia, en la que coincidieron, las dos jóvenes son amigas, así que no faltaron a la boda de la otra. Un tres de tres, ya que el 10 de septiembre se casaba Flora y allí estaba Charlotte; solo una semana después asistían a este enlace como invitadas; y el último fin de semana de septiembre, la sobrina de la reina Isabel también viajaba hasta Sicilia para estar en la boda de su amiga.

Hablábamos hace escasos días de la boda de Jaime de Borbón-Dos Sicilias, duque de Noto, y Charlotte Lindesay-Bethune en Palermo. Un enlace en el que los orígenes escoceses de ella estuvieron muy presentes. Desde la música de las gaitas que la recibieron al llegar al Duomo de Monreale hasta las típicas telas de tartán, que llevaron varios invitados, incluyendo al padre de la novia y padrino. Pero lo que no sabíamos es que, solo unos días antes de su propia boda, los propios novios se encontraban precisamente en tierras escocesas y por el mejor motivo. Un plan hasta ahora secreto del que los duques de Noto disfrutaron antes de darse el 'sí, quiero'.

El redactor recomienda