Marta Cibelina, autora de 'Los Borbones y el sexo': "No se puede ser tan calzonazos como Carlos IV"
  1. Casas Reales
NUEVO LIBRO

Marta Cibelina, autora de 'Los Borbones y el sexo': "No se puede ser tan calzonazos como Carlos IV"

El libro 'Los Borbones y el sexo', desde este miércoles a la venta, aborda los últimos cinco siglos de la Historia de España a través de los líos de faldas y asuntos de cama de los monarcas

Foto: Retrato de un joven Carlos IV. (Anton Raphael Mengs)
Retrato de un joven Carlos IV. (Anton Raphael Mengs)

Si hablábamos hace unos días de 'Mi rey caído', el libro sobre el rey Juan Carlos escrito por la periodista Laurence Debray, ahora hay que hablar de otro título en el que tiene parte del protagonismo. 'Los Borbones y el sexo' (La Esfera de los Libros), de la periodista conocida como Marta Cibelina, repasa la vida amorosa conyugal y -sobre todo- extraconyugal de todos los antepasados del actual Rey, hasta Felipe V. Así que, como es lógico, las mujeres también tienen un protagonismo importante, desde la reina Letizia, de la que dice que es una mujer imprevisible, hasta Eva Sannum, pasando, por supuesto, por Corinna Larsen, según la autora una de las amantes más peligrosas que ha tenido un rey español.

En sus páginas nos acercaremos a los últimos cuatro siglos de la historia de nuestro país, aunque abordándolos desde la faceta más oculta y ocultada -a veces, incluso sórdida- de los diferentes monarcas que han reinado de la dinastía Borbón. Un libro en el que podemos darnos cuenta de cómo una simple anécdota, un acontecimiento a priori sin importancia o el no ceder ante los sentimientos de los hijos destinados a ocupar el trono pueden cambiar la historia de la monarquía y hasta de un país. Y nos acercaremos también a las dotes sexuales de esta dinastía. Dotes que, según la autora, han llegado hasta los monarcas actuales.

placeholder Portada de 'Los Borbones y el sexo'. (La Esfera de los Libros)
Portada de 'Los Borbones y el sexo'. (La Esfera de los Libros)

¿Qué te llevó a escribir este libro y, sobre todo, a centrarte en esta faceta de los Borbones?

Yo siempre había querido estudiar historia, soy una historiadora frustrada. De pequeña jugaba a hacer excavaciones arqueológicas, pero al final me quedé en periodista. La editorial me ofreció escribir un libro de historia y me pareció una buena forma de abordarlo. El sexo siempre interesa. Y una buena forma de conseguir que haya interés por la historia es mediante las anécdotas relacionadas tanto con el sexo como con lo más escatológico. Me apetecía escribir de historia, me apetecía escribir de los Borbones. Y abordarlo desde el punto de vista sexual me parecía muy interesante. La Historia se ha escrito muchas veces desde las camas.

Con todo lo que leemos en el libro y todo lo que te has tenido que documentar, quizá te haya cambiado la imagen de alguno de los reyes de los que hablas, para bien o para mal.

Con Carlos IV. No se puede ser tan calzonazos. Pero también con Fernando VII. Era un personaje al que ya tenía manía, pero desde que he escrito sobre él, mucha más. Y aunque no sea un rey, todo lo que he leído sobre Godoy me lo presenta como un señor vil y despreciable. Especialmente cuando supe que pegaba a la madre de Fernando VII, María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV. Y, por el contrario, también he conocido algunas cosas positivas de Alfonso XIII, como la gestión que hizo de la Oficina Procautivos en la I Guerra Mundial. En ese aspecto, me ha ganado, pero en otros, desde luego, ha perdido puntos.

placeholder Marta Cibelina. (La Esfera de los Libros)
Marta Cibelina. (La Esfera de los Libros)

Otra historia que me ha impactado es el supuesto informe falso del CNI sobre Eva Sannum, en el que se la intentaba desprestigiar hasta el punto de contar que se había acostado con un fotógrafo, concretamente un 'paparazzi', algo que era completamente falso. Y ese supuesto informe se hizo circular, todo supuestamente, para que de alguna forma llegara al conocimiento del actual Rey y quitarle la idea de casarse con ella. Y también para desprestigiarla por medio de los periodistas ante la opinión pública. ¿Qué pasado podía tener una chica de 20 o 21 años? Recuerdo lo mal que nos portamos todos los españoles con ella, los periodistas… Fue un ejercicio de clasismo, de desprecio repugnante… Nos pasamos todos. Se hizo un informe para presentarla como una ‘satanasa’ rubia y no era el caso. Fue muy injusto. Comparada con las chicas de su generación, era una hojita en blanco. Además, juzgar a una mujer en función de si tiene pasado o no es muy machista.

Da la sensación en este libro de que todos los Borbones han sido infieles por naturaleza y sus mujeres -marido, en el caso de Isabel II- consentidoras.

Sí. Y ninguno ha sido celoso. Se creían por encima del bien y del mal y no concebían que su pareja pudiese ponerle los cuernos. Así se explica, por ejemplo, que la anterior pareja de Letizia se enterara prácticamente por la tele de que su novia era la prometida del príncipe Felipe. Carlos IV le decía a su padre, Carlos III, que él iba a ser el rey de todos los españoles y era imposible que su mujer le fuera infiel. Su padre le llamó imbécil y le dijo: “Hasta las princesa son putas”… Ponte en el caso de que además eres una persona con un poder tremendo. Hay muchísimas mujeres que han querido acostarse con el rey Juan Carlos solo por ser él. Otras muchas, de las que no vamos a dar nombres ahora, lo han conseguido.

"Se llegó a rumorear que don Juan estuvo con una aristócrata muy importante"

El único antepasado del rey Felipe que falta en el libro es don Juan de Borbón. ¿Por qué has decidido no incluirlo? ¿Por ser el único que no ha llegado a ser rey o porque su vida no era tan interesante como para incluirlo?

No, tuvo una vida bastante intensa. Me daba muchísima pena su mujer, María de las Mercedes. Me provoca muchísima ternura, tuvo una vida muy dura, le pasaron cosas muy tristes, como perder un hijo. Ha sido por simple respeto hacia ella, porque hubiera sido muy fácil escribir de don Juan, hay mucha documentación y conozco a gente que lo conoció. El propio don Juan me fascina por su abnegación: hijo de rey, padre de rey, pero nunca llegó a ser rey. Pero, sí, don Juan era también muy Borbón. Se llegó a rumorear que estuvo con una aristócrata muy importante que todavía vive.

placeholder Juan de Borbón y el rey Juan Carlos. (Cordon Press)
Juan de Borbón y el rey Juan Carlos. (Cordon Press)

Parece que te has guardado mucho, no has contado todo lo que sabes en este libro.

Ja, ja, ja, me da para dos libros.

¿Hubieras podido escribir este libro hace unos años?

A ver, yo siempre he sido muy imprudente y muy lanzada, y he publicado cosas que otros no se han atrevido a publicar. Pero en este momento es verdad que parece que todo vale contra don Juan Carlos, y tampoco me parece bien. Lo digo en el libro, ha sido un lobista fantástico, levantaba el teléfono y hablaba con cualquier líder mundial. Ha solucionado muchos conflictos y ha hecho cosas que ni siquiera sabemos. Tenía un gran prestigio internacional y si él cae, también nos arrastra. No ha sido bueno ni para la monarquía ni para España que se haya tenido que ir a los Emiratos de esa forma, como un apestado. No se ha gestionado bien. Ha sido el mejor lobista del mundo y a muchas multinacionales le encantaría contar con alguien como él. Es el único rey de nuestro tiempo que realmente ha servido para algo. Los demás están como de figurones. Tenía una agenda de contactos impresionante y los españoles nos hemos aprovechado de ella y nos ha venido muy bien. ¿Que ha salido caro? No creo que más que un presidente de una república.

Estoy convencida de que todo lo que hacía no lo hacía a sabiendas de que eso era un delito. Se creía por encima del bien y del mal. Y, claro, ha cambiado la situación y puso a su hijo en una situación muy complicada. Todo fue a raíz de lo de Corinna. No se le juzga por las comisiones de los barriles de petróleo, que eso se sabía. Y eso que los españoles hemos sido muy tolerantes en materia de cuernos.

placeholder Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Hablando de Corinna, ¿ha habido alguna amante de un rey que haya perjudicado tanto a una monarquía o que su relación tuviera consecuencias tan nefastas?

Hay que remontarse muchos siglos para encontrar algo parecido. En algunos puntos, podríamos compararla con Ana Bolena por la influencia que tuvo en la Historia. Pero Ana Bolena perdió, Inglaterra no salió perjudicada, y Corinna ha ganado, no hemos podido cortarle la cabeza por razones obvias -es broma-, mientras la monarquía española ha resultado muy dañada. Y en cuanto a amantes de antepasados directos, Madame de Montespan, amante de Luis XIV y abuela de la mujer de Luis I de España, Luisa Isabel de Orleans. Hacía misas negras para mantener el amor del rey, se dijo que estuvo implicada en un asunto de envenenamientos. Consiguió tener muchísimos hijos con él, todos con títulos. Era igual de peligrosa que Corinna, pero hay una diferencia. Aquello casi salpica al Rey Sol, pero no pasaba nada. El rey no se ensuciaba por mucha porquería que esparciera o le cayera encima, y eso que se bañó una sola vez en toda su vida. A nadie se le ocurría taparse la nariz ante él. Pero ya no estamos en los tiempos de Luis XIV.

Para hacer este libro he hablado con sexólogos, psicólogos, ginecólogos, urólogos.… Y hay una conclusión: a partir de cierta edad, hay una modificación en la corteza cerebral y se empieza a no tener filtro. Uno hace y dice lo que quiere. Y es lo que le ha pasado al rey Juan Carlos. ¿Cómo se le puede ocurrir a un hombre que había separado siempre tan bien su vida privada y sus funciones como rey querer divorciarse de su mujer para casarse con Corinna?

placeholder El rey Juan Carlos y Corinna, durante un evento en 2006. (Getty)
El rey Juan Carlos y Corinna, durante un evento en 2006. (Getty)

¿Crees que Letizia hubiera puesto por delante a la Corona y aguantado lo que aguantaron otras mujeres de reyes borbones?

No lo sé, porque es una mujer imprevisible y lo ha demostrado en varias ocasiones. Hacen falta muchas narices para meterse en esa familia. Creo que sí pondría por delante la Corona por sus dos hijas. Además, creo que las situaciones por las que ambos han pasado últimamente les han unido más y están más enamorados; es una pareja unida. Han tenido crisis, como todos los matrimonios, con mayores o menores distanciamientos, y es que tienen gustos muy distintos. Pero ahora están más unidos que nunca, por lo que me llega. Letizia tuvo un error gordísimo, que fue no plantarle un beso en la boca al príncipe el día de su boda con todas sus ganas. Ese hombre, tan atractivo, el sueño de muchas mujeres. Dio entonces la imagen de una mujer fría y distante, o incluso que pretendía pasar por gazmoña. Nada de eso. Hace falta mucho valor para meterse en una familia tan complicada, que ha sido disfuncional desde sus inicios en la historia, con el primer Borbón, Felipe V.

placeholder Felipe y Letizia, el día de su boda. (Getty)
Felipe y Letizia, el día de su boda. (Getty)

¿Y eso por qué ha sido así en la familia durante tan tiempo? ¿Genes, costumbres?

Pues, mira, este tema lo ha hablado con muchos psiquiatras y psicólogos. La mayor parte de los reyes han sido educados por nannys, cuidadores… Isabel II, por ejemplo, no tuvo ni siquiera madre, porque María Cristina se fue con su segundo marido, el guardia de corps Agustín Fernando Muñoz, y todos los hijos que había tenido. Cuando tienes esas carencias emocionales de pequeño, te dedicas a buscar la seducción para sentirte bien y aceptado. Es una búsqueda incesante de poder, de cariño, de atención… Y eso lleva a la promiscuidad. El poder te da seguridad, y si uno tiene las inseguridades que todos estos reyes han tenido desde pequeños, busca en esa promiscuidad sentirse alguien, sentirse queridos, Intentan encontrar el cariño que no han tenido de pequeños. Por ejemplo, Isabel II pasó su vida en una búsqueda de afecto constante. Es otro de los personajes históricos de los que hablo en el libro que me ha caído bien.

"El rey Juan Carlos siempre ha sido un hombre muy bien dotado"

¿Han sido todos los reyes igual de generosos con sus amantes? En el libro podemos leer que les daban cantidades de dinero, les ponían pisos...

No todos. Juan Carlos era generoso a costa de dar programas en las televisiones a sus amantes. No ha sido tan generoso, solo con Corinna. En tiempos de Luis XIV se daban títulos nobiliarios, a los hijos bastardos los casaban con príncipes… No es la misma generosidad. De hecho, me consta que, como los reyes a veces no llevaban dinero, alguna amante ha tenido que pagar una cena o una comida. Juan Carlos ha sido bastante tacaño, incluso con su familia. Eso explica, precisamente, lo de Urdangarin. Si quería que su hija Cristina llevara ese nivel de vida, tendría que haberse hecho cargo él.

Quizá una de las cosas que más impactan del libro es el caso de Fernando VII, que tenía un miembro desproporcionado.

Sí, tenía un tamaño excesivo. Y te digo que, por lo visto, eso se ha heredado. Lo que yo sé es que, por ejemplo, el rey Juan Carlos era un hombre muy bien dotado para el sexo en todos los aspectos. Y lo sigue estando. Y me aseguran que, a pesar de su edad, no toma viagra, y eso son los genes borbónicos. Desde luego, impotencia no ha tenido ningún Borbón, ni siquiera Fernando VI, que no eyaculaba.

Rey Don Juan Carlos Rey Felipe VI Eva Sannum
El redactor recomienda