Velo kilométrico, bordados y una histórica tiara: el look de novia de Nina Flohr
  1. Casas Reales
BODA REAL

Velo kilométrico, bordados y una histórica tiara: el look de novia de Nina Flohr

La esposa de Philippos no ha roto la tradición familiar y ha escogido la tiara Antique Corsage, la misma que lucieron Marie Chantal y Tatiana Blatnik cuando entraron en la familia

Foto: Nina Flohr, antes de la ceremonia. (Gtres)
Nina Flohr, antes de la ceremonia. (Gtres)

Pasaban las cuatro de la tarde en Atenas -las tres en nuestro país- cuando los primeros invitados a la boda de Philippos de Grecia y Nina Flohr hacían su llegada hasta la Catedral de Santa María de la Anunciación, que acogía este sábado la primera boda de la familia real griega en casi seis décadas. Había que esperar casi una hora más hasta ver llegar al novio, del brazo de la reina Ana María, y aún un rato más para que hiciera su entrada la novia y se desvelara entonces el secreto mejor guardado de todo enlace: el look nupcial. Y el de Nina ha sorprendido por su kilométrico velo, los bordados en la cola y la tiara, una de las piezas históricas de la familia.

La novia había apostado por Chanel para las grandes ocasiones. Lo hizo para la ceremonia civil de su primer 'sí quiero' el pasado diciembre y lo hizo este mismo viernes, en la fiesta preboda que organizaron en el lago Vouliagmeni para sus invitados. Así que la elección para su gran día no ha sido una sorpresa. Nina Flohr ha vuelto a apostar por la casa francesa para vestirse de novia. Lo ha hecho con un diseño en un blanco inmaculado, abierto en los hombros y con escote en uve, que iba recogido debajo del pecho con un original volumen.

placeholder Nina Flohr antes de la ceremonia. (Gtres)
Nina Flohr antes de la ceremonia. (Gtres)

Se trata de un patrón inspirado en un vestido de Chanel de la colección 2020, que la novia ha adaptado para la ocasión y que ha causado sensación a su llegada a la catedral, donde no han faltado los gritos de "¡Guapa!", que ha agradecido muy emocionada y con lágrimas en los ojos. La zona del escote iba bordada con hilos de diferente color, un detalle al que Nina ha querido dar todo el protagonismo y ha lucido cuello y escote gracias, por un lado, a un elaborado moño del que salía el larguísimo velo; por otro a la ausencia de pendientes, que ha llamado especialmente la atención, ya que no es muy habitual ver a una novia real sin ellos.

Pero ha habido especialmente tres elementos del look que se han llevado todas las miradas. Uno de ellos, la cola, larguísima; otro, el velo, más largo aún. En la cola llevaba numerosos bordados en color plata, que rompían la monotonía del blanco. El velo, de tul, superaba en unos metros a la cola, lo que ha dado algún que otro problema a la novia a la hora de salir del vehículo. Pero cualquier contratiempo estaba previsto y Nina tenía dos damas de honor para que la ayudaran a la hora de subir los escalones de entrada a la catedral, que ha salvado del brazo de su padre y padrino. Las dos damas eran sus sobrinas políticas, Amelia y Ana María, las dos hijas pequeñas de Alexia de Grecia.

placeholder Nina Flohr antes de la ceremonia, del brazo de su padre y con sus damas de honor. (Gtres)
Nina Flohr antes de la ceremonia, del brazo de su padre y con sus damas de honor. (Gtres)

Y si hay un detalle distintivo en todo look de una novia real, como es el caso de la nueva princesa griega, es la tiara. Nina no ha roto la tradición y ha escogido la Antique Corsage. Es la que más posibilidades tenía y la que estaba en todas las apuestas, puesto que fue la elegida por las anteriores mujeres que entraron a la familia real griega por matrimonio, es decir, la esposa del príncipe Pablo, Marie-Chantal Miller, y Tatiana Blatnik, casada con el príncipe Nicolás. Junto a unas discretas pulseras en su mano izquierda, en la que también llevaba el ramo de rosas blancas, han sido la única joya lucida por Nina Flohr en su gran día.

Se trata de una joya que empezó siendo un broche de la reina Victoria de Suecia (nacida De Baden) y que acabó en manos de Ingrid de Dinamarca, la abuela de Philipps, quien la convirtió en tiara y se la regaló a su hija pequeña, Ana María, con motivo de su 18 cumpleaños. Ella la introdujo en el joyero de los Grecia al casarse con Constantino. Es considerada una tiara de iniciación, ya que al ser pequeña fue la que lucieron las hijas de Ana María, Alexia y Teodora, en sus primeros actos reales. Una elección que sirve también de homenaje a la familia de su ya marido y que ha coronado su original look.

Familia Real de Grecia
El redactor recomienda