La reina Sofía a todo tren: de la catedral en la que se casó al palacio de Liria
  1. Casas Reales
IMPARABLE

La reina Sofía a todo tren: de la catedral en la que se casó al palacio de Liria

Semana más que intensa para la reina Sofía, que ha ido de Madrid a Oviedo, de Oviedo a Atenas y de Atenas de vuelta a Madrid con una apretada agenda social y de ocio

Foto: La reina Sofía, en los Princesa de Asturias. (EFE)
La reina Sofía, en los Princesa de Asturias. (EFE)

Ha podido ser la mejor semana del año en cuestiones sentimentales para la Reina emérita. Citas con la familia, con amigos y muchos recuerdos concentrados en unos pocos días. Una semana a todo tren en la que la reina Sofía ha ido desde Oviedo a la catedral donde se casó con don Juan Carlos y de ahí al palacio de Liria, pasando por unas jornadas de turismo en Atenas, una actividad que nunca falla cuando se encuentra en su país, donde siempre le queda algún rincón por descubrir.

Esta 'semana fantásica' de doña Sofía empezaba en los Premios Princesa de Asturias, a los que cada año acude a título personal, aunque tenga su palco reservado y se hagan menciones especiales. Es una cita que le gusta y en la que gusta su presencia, una de esas imperdibles de su agenda anual. Cierto es que no pudo estar mucho tiempo, puesto que tenía que volar a Grecia a primera hora del día siguiente para estar en la boda de su sobrino Philippos, un acontecimiento muy esperado por toda la familia.

placeholder La reina Sofía, llegando al hotel Reconquista de Oviedo. (EFE)
La reina Sofía, llegando al hotel Reconquista de Oviedo. (EFE)

Así que, tras su cita en el Campoamor, llegó otro enclave incluso más significativo: la catedral de Santa María de la Anunciación de Atenas. No solo suponía una reunión con toda su familia griega, sino que volvía a pisar el lugar donde, hace casi seis décadas, se casó con don Juan Carlos. Aunque quizá, por las circunstancias actuales, no fue el mejor recuerdo que le pudo venir a la mente. Seguro que se quedó con la sensación de que hermanos, cuñada, sobrinos y sobrinos nietos estuviesen todos juntos en un ambiente de absoluta felicidad, y ella misma siendo tratada como la reina que -aunque emérita- sigue siendo.

Pero la ceremonia religiosa no fue el único encuentro de la reina Sofía con su familia y con sus orígenes. Además del correspondiente banquete nupcial, se celebró al día siguiente una comida organizada por el rey Constantino para los miembros de casas reales asistentes a la boda. La madre del rey Felipe seguía así sumando encuentros familiares y momentos felices, que tampoco terminaban ahí, puesto que quiso quedarse unos días más en su tierra natal, aprovechando para hacer turismo y ver a más amigos.

placeholder La reina Sofía, junto a Pablo e Irene de Grecia en la boda de Philippos. (EFE)
La reina Sofía, junto a Pablo e Irene de Grecia en la boda de Philippos. (EFE)

Dos de ellos son Enrique Viguera, embajador de España en Grecia, y su esposa, Marta, dos personas muy queridas por doña Sofía y a los que siempre intenta ver cuando está en su país. Con ellos compartió una visita al Museo Bizantino y Cristiano, concretamente para ver una exposición dedicada a la batalla de Lepanto. Tras un almuerzo en el restaurante del museo, al que no faltó, por supuesto, su hermana Irene, la Reina se desplazaba junto al matrimonio al Museo de la Acrópolis, parada obligatoria para todo aquel que visita Atenas.

Pero todo tiene su fin y también estos días tan estupendos y familiares de los que ha disfrutado la madre del rey Felipe VI en su país de origen. Así, doña Sofía tenía que volver a Madrid a mediados de semana. Aunque eso no suponía que las actividades y la intensidad de su agenda social desaparecían, todo lo contrario. Este mismo jueves, y también junto su inseparable Irene, se desplazaba hasta el palacio de Liria para disfrutar de un almuerzo organizado con el duque de Alba, en el que también estaba presente Alicia Koplowitz. Una cita que dejaba patente que la amistad de la Reina con la familia de Cayetana Fitz-James no terminó con su fallecimiento, como también se vio en la boda de los actuales duques de Huéscar.

placeholder La reina Sofía, en la boda de Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James. (EFE)
La reina Sofía, en la boda de Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James. (EFE)

Esta comida en el emblemático palacio ponía el broche de oro a una semana de absoluto disfrute para doña Sofía. Los Premios Princesa de Asturias, que le encantan, su regreso a Grecia, donde siempre es feliz, y numerosos encuentros con familiares y amigos han hecho que estos últimos días sean un auténtico placer para la Reina emérita, un regalo anticipado para los 83 años que está a punto de cumplir.

Reina Sofía Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda