Hablamos con un experto real de Mónaco sobre el futuro de la princesa Charlène
  1. Casas Reales
¿PACTO DE SILENCIO?

Hablamos con un experto real de Mónaco sobre el futuro de la princesa Charlène

Luigi Mattera es un veterano periodista del principado, donde parece haber un pacto de silencio en los medios de comunicación con respeto a la situación de la mujer de Alberto

Foto: Charlène, Alberto, Jacques y Gabriella, en una imagen de archivo. (EFE/Sebastien Nogier)
Charlène, Alberto, Jacques y Gabriella, en una imagen de archivo. (EFE/Sebastien Nogier)

¿Existe un acuerdo tácito entre los medios de comunicación de Mónaco para no hablar sobre la princesa Charlène? Eso es al menos lo que se desprende de lo que hemos visto durante todos estos meses que ha estado en Sudáfrica. Ha habido que recurrir a la prensa de otros países para conocer la actualidad de la princesa si queríamos ir más allá de la información oficial que ofrecía el Palacio Grimaldi. Y hablar con los periodistas monegascos sigue siendo casi una misión imposible. De hecho, de los numerosos consultados, solo uno nos ha ofrecido su opinión sobre la situación actual de la esposa de Alberto de Mónaco.

Hablamos de Luigi Mattera, fundador del 'Royal Monaco Journal', que lleva cubriendo la información del principado durante más de una década, tanto de los Grimaldi como de la sociedad monegasca. Y de sus palabras también se desprende que la prensa del pequeño país no está dispuesta a entrar en temas personales de Alberto y Charlène. Lo curioso es que es el propio príncipe quien está dando más información personal en sus declaraciones, siempre o casi siempre a la revista estadounidense 'People', ante la que ha abordado sin rodeos los rumores de crisis o, más recientemente, ha dado detalles de la salud de su esposa.

placeholder Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)
Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)

"La vida íntima de los personajes reales, en general, siempre ha estimulado un sentido de envidia mal disimulado por los privilegios que les reservan sus puestos", reflexiona Mattera. "Es muy fácil olvidar que son seres humanos sujetos a un estado emocional, exactamente similar al de cada uno de nosotros. Charlène es una mujer que ha saltado a la fama internacional, aunque también lo fue por méritos deportivos, casándose con el príncipe Alberto y, precisamente en el preámbulo del matrimonio, la emotividad, el miedo a la duda, tal vez, surgieron antes de dar el paso".

El mismo periodista entona el 'mea culpa' y reconoce lo bien que han venido a los medios de comunicación en general todos estos meses en los que Charlène ha estado en Sudáfrica: "Los periodistas obviamente nos beneficiamos de acentuar o exagerar, por momentos, los estados de ánimo, los inconvenientes y más, que cada uno de nosotros, como ellos, tiene que afrontar en el transcurso de nuestra existencia. Mucho se ha hablado de la figura íntima de la princesa Charlène, crisis matrimonial, huida a Sudáfrica, y mucho más para crear una picardía en el lector".

placeholder Charlène de Mónaco, en el funeral del rey zulú el pasado marzo. (EFE)
Charlène de Mónaco, en el funeral del rey zulú el pasado marzo. (EFE)

Nada nuevo. De hecho, ya les hablábamos aquí de cómo incluso una revista alemana en concreto aseguraba hasta en dos ocasiones que la relación de Charlène y Alberto estaba rota, con los siguientes desmentidos de uno y de otros para responder. En lo que Luigi Mattera nos aporta algo de luz es en los próximos planes de la exnadadora tras su recuperación: "¡La gente se pregunta qué hará Charlène ahora cuando regrese a casa, comparándola con la parábola del hijo pródigo! La Charlène mujer, la Charlène madre, seguirá estando junto a sus hijos y cuidándolos, asumiendo el papel inicial que tenía antes de esta telenovela".

Cronología de un regreso ausente

Han pasado dos semanas desde que la princesa Charlène volviera a Mónaco y ni el hecho de verla de nuevo junto a su marido y sus hijos hacía desaparecer los rumores que la han acompañado desde el pasado mayo, cuando se supo que estaba en Sudáfrica y no tenía fecha de vuelta. La primera pista que se daba de que Charlène no se incorporaría inmediatamente a sus funciones institucionales, como algunos esperaban, llegaba unos días después, cuando veíamos a la princesa Estefanía ejerciendo de primera dama junto a su hermano visitando el pabellón de Mónaco de la Exposición Universal de Dubái.

placeholder Alberto y Estefanía, en la Expo de Dubái. (Instagram @pavillonmonaco)
Alberto y Estefanía, en la Expo de Dubái. (Instagram @pavillonmonaco)

No había que esperar mucho para tener más datos, puesto que el martes día 16 de noviembre se anunciaba con un comunicado que no estaría en las celebraciones del Día Nacional para cuidar de su salud y recuperarse del "estado de profunda fatiga general". Se añadía que su ubicación sería estrictamente confidencial, además de pedir privacidad para toda la familia. Era el propio Alberto el que aportaba algo más de luz un día después, en la tradicional entrevista que ofrece al portal 'Monaco Matin' cada año con motivo del Día Nacional. En ella desvelaba que su esposa no se encontraba en el principado y que su fatiga no era solo física.

Y quizá por seguir siendo protagonista de rumores y especulaciones, el soberano volvía a hablar un día después, esta vez para la estadounidense 'People', que parece haberse convertido en su publicación de cabecera. Y estas últimas declaraciones han sido las más reveladoras y las que a la vez dejan claro que el príncipe Alberto se ha cansado de escuchar todo tipo de teorías sobre la salud de su esposa: "No es cáncer, no es una cirugía estética". Y añadía que tampoco su relación se había resentido, un aspecto en que, como vemos, la prensa monegasca sigue sin querer entrar.

Mónaco
El redactor recomienda