Estudiar en casa como Jacques y Gabriella de Mónaco, una tradición royal muy pasada
  1. Casas Reales
NO SON LOS ÚNICOS

Estudiar en casa como Jacques y Gabriella de Mónaco, una tradición royal muy pasada

El príncipe Alberto ha adaptado una estancia del palacio para que los niños no vayan a la escuela. Tienen otros compañeros y un profesor

Foto: Jacques y Gabriella de Mónaco, en un acto reciente. (EFE/Pool/Sebastien Nogier)
Jacques y Gabriella de Mónaco, en un acto reciente. (EFE/Pool/Sebastien Nogier)

Hace unos días, nos sorprendíamos con el anuncio que hacía Alberto de Mónaco sobre la educación de sus hijos. Los príncipes Jacques y Gabriella han dejando el colegio y están estudiando en palacio. No es, desde luego, algo nuevo en un royal, puesto que muchos de los que conocemos hoy día lo hicieron, al menos, durante algunos años. Pero hoy en día no es muy propio de los herederos y mucho menos en royals de su edad, ya que, aunque antiguamente estudiar en casa era habitual, casi tradición dentro de las familias reales, sí que es cierto que es una costumbre bastante pasada.

El soberano lo explicaba así en una entrevista concecida a 'Paris Match': "Lo que facilita las cosas es que Jacques y Gabriella ahora están educados en el palacio. Hemos establecido una pequeña aula reubicada para ellos. No están solos, ya que cuatro de sus compañeros, dos niños y dos niñas, se unieron a ellos con los mismos maestros como si estuvieran en su institución. El espacio está dispuesto como un aula normal, que da al jardín. Es un entorno agradable para sus años jóvenes. Tan pronto como juzguemos que la situación -refiriéndose al estado de salud de Charlène- está progresando favorablemente, volverán a la escuela normal".

placeholder Alberto de Mónaco, en el balcón de palacio con sus hijos para las celebraciones del Día Nacional. (EFE)
Alberto de Mónaco, en el balcón de palacio con sus hijos para las celebraciones del Día Nacional. (EFE)

Así que la sorprendente decisión ha tenido mucho más que ver con la situación que actualmente está viviendo la princesa Charlène y el hecho de que esté ingresada en un centro fuera de Mónaco que con ceñirse a las antiguas tradiciones de la realeza. Precisamente, para encontrar la royal más joven que ha estudiado algunos años en casa no hay que irse muy lejos del principado, ya que la princesa Carolina se quedó estudiando unos años en palacio. No fue hasta séptimo curso cuando sus padres, el príncipe Rainiero y Grace Kelly, la matricularían en el colegio Las Damas de San Mauro, en el que años más tarde también ingresaría su hermana Estefanía, para quien los príncipes prefirieron que fuera al colegio a la edad correspondiente.

placeholder La princesa Carolina y su madre, Grace Kelly, en 1963. (Cordon Press)
La princesa Carolina y su madre, Grace Kelly, en 1963. (Cordon Press)

Nos vamos ahora a Reino Unido, donde la tradición se acabó con el príncipe Carlos. El heredero se educó entre los muros de Buckingham y Windsor hasta que tuvo ocho años. Mientras tanto, era una institutriz, Catherine Peebles, la que supervisaba las materias y los conocimientos que Carlos adquiría. Mostraba predilección por el dibujo, la música y las artes en general, pero las matemáticas se le atragantaban.

Aunque avanzaba, lo hacía lentamente y su entorno coincidía en que se distraía con facilidad. Fue el duque de Edimburgo quien, tras observarlo, creyó que lo mejor es que estuviera con otros niños de su edad y lo envió a Hill House School, en el barrio londinense de Knightsbridge. Se convertía entonces en el primer heredero del trono en ser educado fuera de palacio y no es que recuerde esos primeros años en el colegio con gran cariño.

placeholder El príncipe Carlos, en 1958 junto a su institutriz. (Cordon Press)
El príncipe Carlos, en 1958 junto a su institutriz. (Cordon Press)

De hecho, su madre, la reina Isabel II, sí fue educada complemente en casa junto a su hermana, la princesa Margarita, y bajo la supervisión de su madre y una institutriz. Cursó estudios de Historia y Derecho Constitucional, arte y música tanto en el palacio de Buckingham como en el castillo de Windsor a cargo de preceptores privados, una figura muy presente en la vida de casi todos los monarcas de su generación, incluso más jóvenes.

Otros, en cambio, no solo no han mantenido esta antigua tradición, sino que han sido más que precoces en lo de estudiar fuera de casa. Es el caso del rey Juan Carlos, que desde su infancia temprana ingresó en distintos internados, o la reina Sofía, que sin haber cumplido los 13 años dejó a su familia para estudiar en Alemania, en un colegio dirigido por su tío materno y fundado por el ideólogo del internado en el que, hoy en día, estudia la princesa Leonor.

Carolina de Mónaco Príncipe Carlos de Inglaterra
El redactor recomienda