A Máxima de Holanda (como a Letizia) también se le ve lo que lleva en el bolso
  1. Casas Reales
CASA REAL DE LOS PAÍSES BAJOS

A Máxima de Holanda (como a Letizia) también se le ve lo que lleva en el bolso

Aunque a ella no se le ha caído la pequeña cartera que llevaba, un descuido ha hecho que también viéramos parte de su contenido

Foto: La reina Máxima, este martes en Schiedam. (Cordon Press)
La reina Máxima, este martes en Schiedam. (Cordon Press)

Un día intenso para la Reina de los Países Bajos, con dos compromisos durante la mañana y a una hora de distancia uno de otro. Por eso, el coche se ha convertido este martes en un lugar de trabajo más para la argentina. De ahí que tengamos que hablar de ella y de una anécdota parecida a la que les contábamos hace unos días en el último acto oficial de los Reyes en Suecia, la semana pasada. Porque a Máxima de Holanda, como a la propia Letizia, también se le ha visto lo que lleva en el bolso. Aunque en esta ocasión no ha sido por un incidente, como sí le pasó a la esposa de Felipe VI, sino por un pequeño descuido y no haber calculado bien el tiempo.

Máxima empezaba la mañana en la localidad de Schiedam para apoyar una iniciativa que ella conoce muy bien, la red Schuldenlab MVS, que se compromete a aliviar la deuda de grupos vulnerables de la región. Una red parecida a la de los microcréditos, con los que trabaja de forma muy cercana desde su cargo en la ONU. Para esta cita, ha optado por falda y blusa roja, cubriéndose con su abrigo también rojo de Natan -ese con el característico cuello fruncido- para protegerse de las bajas temperaturas. Salones y cartera en burdeos completaban el look.

placeholder La reina Máxima, en Schiedam. (Cordon Press)
La reina Máxima, en Schiedam. (Cordon Press)

Tras finalizar este primer acto, la reina de los Países Bajos tenía que recorrer 70 kilómetros hasta su siguiente destino. Como tenía una hora de coche, ha aprovechado para ir trabajando. Y lo sabemos precisamente por ese contenido de su bolso que Máxima ha enseñado. No sabemos si porque ha querido apurar demasiado, si porque nadie le había avisado de que ya habían llegado y le han entrado las prisas... Pero lo único claro es que la argentina ha salido de su vehículo oficial con las gafas y el móvil en la mano, fuera de la pequeña cartera de piel con efecto serpiente.

No ha sido por una caída y el hecho de que se esparciera todo el contenido, como le pasó a Letizia, pero así la reina Máxima nos ha enseñado al menos parte de lo que lleva en su pequeño bolso. Casualmente, también en el caso de su homóloga española llegó a verse el teléfono móvil, herramienta imprescindible de trabajo en el caso de ambas. La diferencia es que la argentina ha enseñado sus gafas, que utiliza habitualmente para leer y trabajar, mientras que es un complemento que es difícil que veamos en la esposa de Felipe VI, ya que hasta la fecha no las ha utilizado, por lo menos en público.

placeholder La reina Máxima, con el contenido de su bolso en la mano. (Cordon Press)
La reina Máxima, con el contenido de su bolso en la mano. (Cordon Press)

Y lo que sí le ha dado tiempo es a transformar su look en uno más apropiado para la lluvia, solo añadiendo un complemento. A su llegada a Haarlem, donde tenía lugar la segunda cita de la mañana, se ha encontrado con que estaba lloviendo, algo que por otro lado no es nada raro en el país y menos en esta época. Así que se ha colocado una pamela de fieltro en color burdeos, a juego con sus complementos. Con ella evitaba dos problemas, mojarse el pelo y que el viento descolocara su melena, un contratiempo con el que sí había tenido que luchar en el compromiso anterior.

Con lo que quizá no contaba Máxima es con que iba a tener una bonita sorpresa a su llegada al museo Teylers, donde tenía lugar su cita en la ciudad holandesa de Haarlem. Uno de los vecinos de la localidad, de origen argentino, ha querido recibirla a su llegada con una bandera de su país y una cesta de regalo con productos típicos de allí, dos detalles que ha agradecido feliz. Máxima siempre tiene muy presentes sus orígenes y presume de ellos cada vez que tiene ocasión, así que todos los productos que venían en la cesta y que ella conocía muy bien le han emocionado.

placeholder La reina Máxima, recibiendo la sorpresa de un compatriota. (Cordon Press)
La reina Máxima, recibiendo la sorpresa de un compatriota. (Cordon Press)

Son días muy especiales para la familia real holandesa, puesto que el próximo día 8 de diciembre Amalia se enfrentará a su primer acto oficial. Será presentándose como nuevo miembro del Consejo de Estado, un momento al que no faltará su madre. Quizá por la voluntad de prepararlo todo a conciencia, no volveremos a ver a la reina Máxima hasta entonces. Su agenda está en blanco hasta el próximo miércoles, el día grande de la princesa Amalia y que supondrá un antes y un después en su vida institucional.

Familia Real de Holanda Amalia de Holanda
El redactor recomienda