Los 18 años de Amalia de Holanda: su talento, su juventud 'normal' y su futuro como reina
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL HOLANDESA

Los 18 años de Amalia de Holanda: su talento, su juventud 'normal' y su futuro como reina

La hija mayor de los Reyes holandeses celebra su 18º cumpleaños. Ha crecido, pero aún no está lista para asumir el trono. Está más preparada para su futuro como estudiante que para su trabajo institucional

Foto: La princesa Amalia de Holanda, en un retrato oficial realizado por su 18º cumpleaños. (Casa Real)
La princesa Amalia de Holanda, en un retrato oficial realizado por su 18º cumpleaños. (Casa Real)

Como todas las niñas, Amalia también quiso convertirse en princesa cuando era pequeña. "Como en las películas de Disney", dijo entonces el rey Guillermo Alejandro. La diferencia es que esta joven es de verdad una princesa y en un futuro incluso se convertirá en reina. Desde muy pequeña, se probaba las impresionantes joyas que a su madre Máxima se le permite usar para los banquetes estatales y las galas. Cuando Máxima echaba en falta los pendientes que tenía que ponerse, seguramente antiguas reliquias familiares, justo antes de ponerse en marcha, sabía que tenía que gritarle a Amalia para que los trajera de vuelta.

También ha posado -de niña- muy seriamente para su madre con la tiara Mellerio de rubíes en la cabeza, una diadema que se compró para la tatarabuela de Amalia, la reina Emma. Su aspecto es tan seria como lo son sus compañeras de clase cuando quieren ser una elegante princesa con su tiara de plástico. "¡Los amo!" Amalia dice, a diferencia de su hermana Alexia, a quien no le gusta toda la pompa y las circunstancias que acompañan a la realeza. Amalia solía burlarse de su hermana al respecto. "Más tarde voy a decir que no, ¡y luego Alexia tiene que hacerlo!" Entonces Alexia gritó: "¡No! ¡No quiero usar una tiara!".

placeholder Amalia de Holanda con su primera tiara. (Casa Real)
Amalia de Holanda con su primera tiara. (Casa Real)

Cuando era una niña de nueve años, realmente comprendió lo que le esperaba. Cuando su abuela Beatriz anunció que abdicaba del trono, inmediatamente quiso saber de su padre: "¿Durante cuánto tiempo vas a serlo?" El día de su investidura, el 30 de abril de 2013, marca un importante punto de inflexión en la joven existencia de la princesa. De repente ya no es como sus hermanas, sino la Princesa de Orange, título reservado para la heredera al trono. Amalia estará en los libros de historia como la primera mujer en la historia en llevar el título. Ese día le pareció una bofetada en la cara. “Toda esa gente que me mira como si fuera un pez dorado en la cabeza”, dice Amalia. “Ese día de la coronación también fue un gran empujón en la otra dirección. Quería ayudar a mis padres, lo sentía con mucha fuerza. En lugar de una carga, comencé a verlo como un honor".

Una juventud 'normal'

Pero esa no era la intención de sus padres. Amalia tenía que poder ser una niña hasta los 18 años. Aparte de tener siempre seguridad por donde va, y siempre una niñera en la casa -la argentina Paz desde hace muchos años-, su vida es casi como la de cualquier otro niño. Los amigos siempre son bienvenidos. Normalmente más en la casa de la familia real -Villa Eikenhorst primero, Huis ten Bosch después- que en casa de los amigos, ya que es más fácil por razones de seguridad. Es por eso que el palacio se convierte en un lugar de encuentro para los niños, donde todos son siempre bienvenidos y siempre pueden unirse a la cena.

placeholder La familia real posando ante Huis ten Bosch. (EFE)
La familia real posando ante Huis ten Bosch. (EFE)

Jugó hockey con sus compañeros durante varios años y también practica equitación, aunque su nombre no se agregaba a la lista hasta el final de cada concurso, para que no se supiera que la Princesa participaba como saltadora. Amalia no tiene tanto talento como a caballo como tenía su abuela Beatriz, pero para ella también es una forma de olvidar sus penas durante un rato. "Si realmente quieres conocerme, necesitas verme montar".

Sus padres protegen a Amalia y sus hermanas. Por eso, se creó un llamado 'código de medios', un acuerdo en el que los medios de comunicación, que no molestan a la familia y especialmente a las tres niñas, son invitados a sesiones de fotos y conversaciones. Guillermo Alejandro y Máxima pensaron que era muy importante que la juventud de Amalia fuera lo más normal posible, así que no ha habido obligaciones, como que las que Estelle de Suecia o la princesa Leonor han tenido que cumplir desde una edad temprana. Sus padres no querían que Amalia se preocupara por su futuro, tenía que poder ser una niña y conocerse a sí misma. "Si no se conoce a sí mismo, no puede ejercer esta función pública", dijo Guillermo Alejandro.

placeholder Amalia de Holanda, en un retrato oficial por su 18º cumpleaños. (Casa Real)
Amalia de Holanda, en un retrato oficial por su 18º cumpleaños. (Casa Real)

La propia Amalia siempre ha tenido mucha curiosidad por lo que le espera. Cuando se quedaba a dormir con la entonces reina Beatriz en el palacio Huis ten Bosch, donde Amalia ahora vive con sus padres, podía escuchar a su abuela durante horas. Su abuela podía contarle todo sobre sus antepasados, como la princesa Amalia van Oranje-van Solms, que hizo construir el Oranjezaal (Salón de Orange) en el palacio por amor a su difunto esposo. Por eso, es muy significativo que la 'Amalia de hoy' haya elegido posar para su primer retrato oficial como princesa heredera adulta en esta sala en particular. La luz de las fotos es como las pinturas de las paredes, como hicieron los maestros holandeses en la Edad de Oro.

Talento

La princesa Amalia es una joven talentosa. Sabe tocar la música clásica moderna de Ludovico Einaudi al piano. Pero también es una gran fanática de los musicales. Le gusta cantar con los éxitos de Broadway. Y muy, muy bien, según cuentan aquellos a los que se les ha permitido escucharla. “Eso lo heredé de mi madre”, dice Amalia. Pero no es algo que quiera hacer en público. "Cantar es algo que me guardo para mí", dice. Porque si lo haces público, pierdes una parte de ti mismo. “Entonces tengo la idea de que la gente puede exigirme eso. Obligarme a hacer cosas que no quiero". Ella solo canta para amigos y familiares, además de para un musical navideño que hizo con compañeros de escuela. Pero como ya se espera mucho de ella en público, sigue cantando para sí misma.

placeholder Amalia junto al rey Guillermo Alejandro. (Casa Real)
Amalia junto al rey Guillermo Alejandro. (Casa Real)

Amalia será el centro de atención mucho más en el futuro. Justo un día después de su cumpleaños, este mismo miércoles, ingresará al Consejo de Estado. Una función simbólica, de la cual el Jefe de Estado es el presidente simbólico. Durante sus años como príncipe heredero, su padre, el rey Guillermo Alejandro, y su abuela Beatriz adquirieron mucha experiencia en asuntos administrativos en el reino asistiendo a estas reuniones. Amalia dará su primer discurso allí, justo después de cumplir 18 años. Pero luego su vida se calmará por un tiempo.

La princesa está disfrutando ahora de un año sabático y probablemente se irá nuevamente al extranjero para viajar y hacer prácticas. Después de eso, comenzará sus estudios en septiembre. Probablemente, primero en los Países Bajos, luego le gustaría estudiar en el extranjero unos años más. Por eso, cuando se graduó cum laude a principios de este año, informó al Primer Ministro que renunciaba a su indemnización de 1,6 millones de euros anuales para personal y otros gastos. "Mientras pueda ofrecer tan poco a cambio", dice Amalia sobre su futuro como estudiante, "me resulta incómodo".

placeholder La princesa Amalia, durante un posado para la prensa. (EFE)
La princesa Amalia, durante un posado para la prensa. (EFE)

Porque a excepción del Día del Rey, donde ya veíamos a Amalia todos los años, probablemente solo irá con sus padres en autocar a la inauguración del Parlamento del Estado, con un vestido largo con sombrero y la faja de la orden real. Debido a que pasará algún tiempo antes de que realmente comience el trabajo oficial, ella devolverá los ingresos hasta el final de sus estudios. La asignación para gastos también, siempre que no tenga que hacer frente a altos costos como princesa heredera. Un gesto de simpatía. Los holandeses tienen una gran fe en Amalia, quien incluso a una edad temprana parece tener un mayor sentido del deber que su padre. Cuando hizo una broma sobre la corona y las 'noticias falsas', ella le dio un codazo a su padre. Puede que sea el Rey, pero Amalia se atreve a contradecir a su padre.

Futuro como reina

Se puede adivinar cómo será Amalia como reina. Su padre tenía más afinidad con su abuela Juliana que con su propia madre. Beatriz era más distante y regia, Juliana quería estar cerca de la gente. A Amalia realmente parece gustarle más el estilo de Beatriz. El esplendor de la realeza corresponde a Amalia, la dignidad real. Quizás también opte por una distancia algo mayor de la gente. Ella cuenta, en un libro escrito por Claudia de Breij, que encuentra tan hermosa la reverencia, el arco regio de las rodillas que todavía se usa principalmente en los países escandinavos y en el palacio británico. Y encuentra a los chicos holandeses menos galantes que, por ejemplo, a los alemanes.

placeholder Amalia con su padre y su abuela. (EFE)
Amalia con su padre y su abuela. (EFE)

Sus compañeros de la escuela primaria incluso tenían apuestas sobre quién la atraparía primero. Nadie se hizo con la victoria. En la escuela secundaria, tuvo una relación durante tres meses. A pesar de que puede haber tenido poca suerte en el amor hasta ahora, ella ya tiene algunas visiones para el día de su boda. Amalia es una romántica. Ya tiene en mente el vestido de novia de sus sueños e incluso sabe qué carruaje de los establos reales le gustaría más: una calesa en blanco crema, un hermoso carruaje abierto en el que todos pudieran verla bien a ella y a su marido. A pesar de los rumores, tiene muy claro su futuro con un hombre, aunque sus padres definitivamente la habrían apoyado de otra manera.

"No creo que hubiera sido un gran problema. Ciertamente no en mi familia. Mis padres también tienen bastantes amigos diferentes, así que crecí no solo con 'tío y tía', sino también con 'tío y tío y tía y tía'". Amalia encuentra extraño que todavía no haya miembros de la realeza que sean abiertamente homosexuales. Pero en lo que respecta a ella, se casará con un hombre. Y luego habrá niños, "Mucho más tarde". Pero igual que el día en que Amalia se convierta en reina, espera que esto esté todavía muy, muy lejos. "Si algo le pasara a mi padre ahora, le pediría a mi madre que se hiciera cargo durante unos años primero. Pero le dije a mi padre: solo sigue comiendo sano y haz mucho ejercicio".

Amalia de Holanda
El redactor recomienda