Charlène de Mónaco cierra su peor año entre incógnitas sobre su futuro
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL MÓNACO

Charlène de Mónaco cierra su peor año entre incógnitas sobre su futuro

En 2021 la esposa de Alberto de Mónaco ha protagonizado la mayor parte de las crónicas sobre la familia, sin que se hayan despejado las dudas sobre su papel en lo venidero

Foto: La princesa Charlène de Mónaco. (Reuters/Carlo Allegri)
La princesa Charlène de Mónaco. (Reuters/Carlo Allegri)

No se ha hablado de otra cosa. La ausencia de la princesa (que aún continúa) ha dinamitado la vida y la agenda de los Grimaldi durante este último año. Nunca una ausencia estuvo tan presente y tuvo tanta relevancia en los titulares de prensa dedicados a los royals. El resumen de Mónaco en 2021 se reduce a un nombre propio: la princesa Charlène, que ha estado más de seis meses alejada del principado haciendo saltar por los aires la agenda institucional y también la vida personal del príncipe Alberto y sus hijos. Este ha sido un año difícil y todo parece indicar que los Grimaldi darán la bienvenida al 2022 en la misma situación, sin que se hayan despejado las dudas sobre el papel que tendrá la princesa en el futuro de este pequeño país.

La primera dama de Mónaco sigue ingresada en una clínica privada fuera del país y, pese a que su marido anunció que irían a visitarla por Navidad, a fecha de hoy no hemos tenido noticia de que ese encuentro se haya producido. La ausencia de Charlène ha cambiado muchas cosas en el principado, desde la manera de comunicarse hasta la presencia de los miembros de la Casa Real en la vida pública, sin olvidar la soledad de los pequeños Jacques y Gabriella, que solo han podido ver a su madre en contadísimas ocasiones.

El pasado mes de mayo, la princesa viajaba a Sudáfrica para sumarse a una iniciativa contra la caza furtiva del rinoceronte. La vimos salvando a un ejemplar en sus redes sociales y lanzar mensajes de concienciación. Pasaban los días y Charlène no regresaba a casa faltando a citas oficiales como el Gran Premio de Mónaco. El Principado se vio obligado a lanzar el primer comunicado dando explicaciones. “La princesa contrajo una infección otorrinolaringológica que no le permite viajar”, dijeron entonces.

Los detalles de la enfermedad los daría ella misma poco después en una entrevista donde precisó que esa infección había venido provocada por la colocación de un injerto, para lo que tuvieron que elevarle el seno maxilar, realizada antes de su viaje. Una vez en Sudáfrica comenzó a darle problemas y empezó su periplo de médicos que la ha llevado a pasar por quirófano en tres ocasiones y a permanecer más de seis meses alejada de casa. Desde su país natal tuvo que conformarse con celebrar en la distancia importantes acontecimientos como su aniversario de boda o el Día Nacional de Mónaco. ¡Nunca la vimos tan activa en Instagram!

Finalmente, a principios de noviembre, la princesa regresaba, visiblemente desmejorada, y podía reunirse con su familia. Sin embargo, el reencuentro no duraría mucho, pues unos días después se informaba de que había sido ingresada en una clínica fuera del principado para recuperarse totalmente de su “fatiga física y emocional”.

Crisis matrimonial

La ausencia de su esposa durante gran parte de este 2021 ha desatado los rumores sobre una posible crisis matrimonial y el soberano monegasco se ha visto obligado a salir al paso de las informaciones y desmentir una y otra vez que su matrimonio se fuera a romper. También ha negado que el motivo del ingreso de su esposa se deba a unos supuestos retoques estéticos que salieron mal.

placeholder Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Palacio de Mónaco)
Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Palacio de Mónaco)

"Esto no es covid y no está relacionado con un cáncer. No es una cuestión de relaciones personales y si queréis discutir sobre otra especulación, no está relacionado con la cirugía plástica", aseguró en una entrevista concedida a la revista norteamericana 'People'. Alberto no solo ha tenido que enfrentar estar solo con sus hijos, también ha tenido que dar constantes explicaciones sobre su vida familiar y a la vez seguir con su agenda institucional. Durante el tiempo que Charlène estuvo en Sudáfrica, él y los niños la visitaron en dos ocasiones y compartieron fotografías del encuentro dando muestras de unión y tranquilidad.

Vuelven Carolina y cía

Ante la falta de la primera dama, el soberano ha atendido los actos oficiales a veces acompañado de los pequeños Jacques y Gabriella, otras con alguna de sus hermanas. La princesa Carolina ha ocupado un papel protagonista en este sentido, ejerciendo de sustituta de su cuñada en eventos importantes como el Día Nacional de Mónaco o la Gala por la Salud Planetaria. Ha sido una vuelta esperada, que nos ha permitido ver mucho más a la mayor de los Grimaldi, siempre con sus impecables looks. También Estefanía ha arropado a Alberto y viajó con él a Dubái para visitar el pabellón de Mónaco en la Exposición Universal. Y ambas se han volcado completamente con sus sobrinos, conscientes de que la ausencia de su madre ha sido complicada para ellos.

placeholder El príncipe Alberto, con su hermana Carolina y sus hijos en un acto navideño del principado. (EFE)
El príncipe Alberto, con su hermana Carolina y sus hijos en un acto navideño del principado. (EFE)

Sin duda, los más afectados por todo lo sucedido con la princesa Charlène han sido Jacques y Gabriella... Tienen siete años y la echan mucho de menos, como demostraron el 19 de noviembre, Día Nacional de Mónaco, mostrando unos carteles de apoyo, escritos por ellos mismos, desde el balcón de palacio. Jacques y Gabriella estuvieron con su madre en Sudáfrica a principios de junio para asistir al cumpleaños de su prima, Aiva Grace. Volvieron en agosto y la pequeña nos regaló una divertida anécdota. Aparecía en las fotos con un extraño flequillo desigual, se lo había cortado ella misma, tal y como explicaba la princesa.

Fueron unos días felices tras los cuales regresaron al principado y no fue hasta noviembre cuando pudieron abrazarla de nuevo. Charlène al fin regresaba a casa, pero la felicidad duró poco porque pronto puso rumbo a la clínica donde aún se recupera. ¡Ni siquiera pudo estar con ellos en su cumpleaños, el pasado 10 de diciembre! Pero les felicitó con una tierna imagen en Instagram. Seguro que los gemelos le piden a los Reyes Magos la pronta recuperación de mamá y su regreso a casa.

Mónaco