Es noticia
Menú
Letizia no es la única: las otras royals que se apuntaron a la moda del piercing
  1. Casas Reales
SORPRESA EN LA PASCUA MILITAR

Letizia no es la única: las otras royals que se apuntaron a la moda del piercing

La mujer de Felipe VI, que llevaba varios días sin aparecer en actos públicos, sorprendió este jueves en el acto celebrado, como cada año, en el Salón del Trono del Palacio Real

Foto: La reina Letizia, con su piercing. (CP)
La reina Letizia, con su piercing. (CP)

Un acto castrense y lleno de formalismos como la Pascua Militar no deja tras de sí anécdotas que se salgan de los discursos oficiales o el homenaje a las fuerzas militares. Es algo que se repite de forma sistemática cada 6 de enero, coincidiendo con la festividad de los Reyes Magos. Este año, sin embargo, la reina Letizia ha protagonizado dos anécdotas dignas de mención. Antes de entrar al Salón del Trono del Palacio Real, la mujer de Felipe VI vivió la caída de un broche y fue el propio Rey el que se agachó y lo recuperó para dárselo. La segunda tiene que ver con el nuevo orificio en la oreja de la Reina; un nuevo piercing que llamó poderosamente la atención de los más curiosos. Tras unos días navideños sin actos oficiales, doña Letizia se ha agujereado su lóbulo izquierdo para colocarse un piercing que, en esta ocasión, adornó con una pequeña bolita plateada, que brillaba junto a los pendientes elegidos para la ocasión: un diseño de Bulgari en forma de aro, realizado en oro blanco, diamantes y aguamarinas.

Foto: Los Reyes durante la Pascua Militar. (Efe/Mariscal)

El nuevo piercing era tan llamativo que casi hace olvidar el modelo de la Reina, que apostó por un vestido azul marino con escote en pico terminado en botonadura en la parte delantera, lazada en la cintura, manga larga y falda de vuelo. El toque de frescura de un segundo orificio en su lóbulo quizá parezca insólito para una royal, pero no es la única que se ha dejado llevar por esta moda, tal y como confirman fotografías de otros miembros de la realeza. El pasado noviembre, por ejemplo, pudimos comprobar la cantidad de piercings que luce Rania de Jordania en sus orejas durante una visita de la monarca a Al Mafraq. Se trataba de una de las pocas ocasiones en las que lleva recogida su habitual y frondosa melena.

placeholder La reina Rania, en Al Mafraq (CP/Royal Hashemite Court/Albert Nieboer/Netherlands OUT/Point de Vue OUT
La reina Rania, en Al Mafraq (CP/Royal Hashemite Court/Albert Nieboer/Netherlands OUT/Point de Vue OUT

El pasado noviembre, Mette-Marit acudía a un acto en Oslo para certificar un tratado naval. Los primeros planos también revelaron un segundo orificio en sus orejas. En este caso, viene de lejos. La mujer de Haakon de Noruega siempre ha sido una de las royals más desprejuiciadas en sus estilismos y su forma de vida. En esta ocasión, la princesa solo lució un pendiente y dejó libre el segundo orificio, tal y como se puede comprobar en una de las fotografías que ilustran este reportaje.

placeholder Mette Marit, durante una conferencia en el puerto de Oslo el pasado noviembre. (CP)
Mette Marit, durante una conferencia en el puerto de Oslo el pasado noviembre. (CP)

Otra que se atrevió con los piercings, pero en otras zonas del cuerpo, fue Sofía de Suecia. Aunque la formalidad estética ha caracterizado sus apariciones como royal desde que se casó con el príncipe Carlos Felipe, no podemos olvidar su etapa como su faceta de modelo de ropa íntima o su paso por el reality 'Hotel Paradise', dos pasos que, para su desgracia, han vuelto a salir de cuando en cuando en los medios que siempre han estado a la búsqueda de detalles escabrosos sobre su pasado. Las fotografías como modelo revelaron el piercing que tenía en el ombligo.

placeholder Sofía de Suecia, durante su pasado como modelo de ropa interior. (Gtres)
Sofía de Suecia, durante su pasado como modelo de ropa interior. (Gtres)

Otra royal que nunca se ha amoldado a las convenciones estéticas es Charlène de Mónaco. La princesa no se lo pensó dos veces a la hora de raparse parte de su cabellera y también ha lucido, con gran elegancia, sus piercings. Por ejemplo, en la gala por el medio ambiente que se celebró en Montecarlo el 24 de septiembre de 2020, donde demostró que no está reñido llevar varios pendientes con lucir un vestido de gala; algo que también ha demostrado nuestra Reina en una Pascua Militar que será recordada como un acto algo descafeinado debido a las limitaciones impuestas por la pandemia.

placeholder Charlène, en la Gala de Montecarlo por la Salud del Planeta celebrada en Mónaco. (CP)
Charlène, en la Gala de Montecarlo por la Salud del Planeta celebrada en Mónaco. (CP)

Un acto castrense y lleno de formalismos como la Pascua Militar no deja tras de sí anécdotas que se salgan de los discursos oficiales o el homenaje a las fuerzas militares. Es algo que se repite de forma sistemática cada 6 de enero, coincidiendo con la festividad de los Reyes Magos. Este año, sin embargo, la reina Letizia ha protagonizado dos anécdotas dignas de mención. Antes de entrar al Salón del Trono del Palacio Real, la mujer de Felipe VI vivió la caída de un broche y fue el propio Rey el que se agachó y lo recuperó para dárselo. La segunda tiene que ver con el nuevo orificio en la oreja de la Reina; un nuevo piercing que llamó poderosamente la atención de los más curiosos. Tras unos días navideños sin actos oficiales, doña Letizia se ha agujereado su lóbulo izquierdo para colocarse un piercing que, en esta ocasión, adornó con una pequeña bolita plateada, que brillaba junto a los pendientes elegidos para la ocasión: un diseño de Bulgari en forma de aro, realizado en oro blanco, diamantes y aguamarinas.

Vestidor de Letizia Rey Felipe VI
El redactor recomienda