Se desvela el regalo especial que Margarita II hizo a su nieta Isabella por su bautizo
  1. Casas Reales
JOYAS REALES

Se desvela el regalo especial que Margarita II hizo a su nieta Isabella por su bautizo

Con motivo de sus 50 años en el trono, se ha inaugurado una exposición para la que la monarca danesa ha abierto su joyero, con todos sus secretos

Foto: La reina Margarita. (Reuters/Mads Claus)
La reina Margarita. (Reuters/Mads Claus)

Margarita de Dinamarca está hoy de celebración. Aunque no van a ser tantos festejos como se habían planeado en un principio por la situación sanitaria, la monarca danesa cumple este viernes 50 años en el trono. Una fecha alrededor de la que hay numerosas actividades programadas, como el acto de celebración que ha tenido lugar en Christiansborg o la misa para homenajear a sus padres, los reyes Federico e Ingrid. Y una de esas actividades es una exposición, que también ha comenzado este viernes, y gracias a la que se ha desvelado el regalo tan especial que Margarita II hizo a su nieta Isabella por su bautizo.

Hablamos de la muestra 'El joyero de una reina: 50 años en el trono contados en joyería', que estará hasta el próximo mes de octubre en uno de los palacetes de Amalienborg, el recinto donde la monarca tiene su residencia oficial. Y para esta exhibición, Margarita ha abierto su joyero real, literalmente. Se pueden ver más de 200 piezas, desde las más conocidas hasta las menos conocidas. Es una muestra en la que la propia reina ha estado muy implicada: amante de las joyas y de su historia como es, no solo ha elegido ella misma cuáles se expondrán, sino que también su voz acompañará a los visitantes durante toda la exposición, ya que ella misma ha grabado la audioguía que explica cada pieza.

placeholder La reina Margarita, con su conjunto de perlas y diamantes, el pasado noviembre en Alemania. (EFE/Clemens Bilan)
La reina Margarita, con su conjunto de perlas y diamantes, el pasado noviembre en Alemania. (EFE/Clemens Bilan)

En esta exposición, se van a poder ver numerosas joyas, de las que incluso hemos hablado aquí alguna vez. Por ejemplo, veremos el parure de perlas colgantes y diamantes, incluyendo el broche que fue protagonista de una curiosa anécdota en su viaje de Estado a Alemania, cuando desapareció misteriosamente una de las perlas. También el broche de rubíes con forma de herradura que su padre le regaló cuando se aprobó el acta que permitía a las mujeres asumir el trono danés, en 1953, el conjunto de perlas, oro y rubíes que le regaló el príncipe Henrik por sus 25 años de matrimonio o una de sus joyas favoritas, el broche Daisy, que perteneció a su madre y que Margarita lució en su propia boda.

Pero hay una pieza que ha llamado nuestra atención, no solo por ser una de las más desconocidas del joyero real danés, sino por la bonita historia que tiene detrás y que va a unir para siempre a la monarca con la que es su nieta mayor, la princesa Isabella, hija de los príncipes Federico y Mary. Hablamos de un broche de diamantes en forma de triángulo rodeando a una perla blanca y con otra colgante de color rosa. Como decimos, una de las piezas más desconocidas de su colección, ya que solo se la ha puesto en una ocasión hace décadas.

placeholder El broche de perlas y diamantes. (Museo de Amalienborg)
El broche de perlas y diamantes. (Museo de Amalienborg)

Pero es más que posible que volvamos a ver muy pronto esta joya, aunque no lucida por la reina Margarita, sino por Isabella, ya que la monarca decidió regalársela por su bautizo. El broche forma parte también de la exposición y viene acompañado de una nota escrita a mano por ella misma, en la que explica el origen de la pieza y el camino que ha recorrido.

Para conocer algo de su historia, hay que irse hasta principios del siglo XX, cuando la reina Alejandrina, abuela de la actual monarca danesa, lo lució en repetidas ocasiones. Lo curioso es que los retratos que hay de ella con el broche son todos de antes de que se convirtiera en reina consorte, en 1912, cuando subió al trono su marido, hasta entonces príncipe heredero Christian. El broche quedó guardado en su joyero y no volvió a ver la luz en vida de Alejandrina. Cuando falleció, en 1950, fue la reina Margarita quien lo heredó. Pero tampoco es que lo haya lucido mucho: hay que irse hasta la década de los 60 para ver a la monarca con ese broche.

placeholder Isabella, con el broche, durante las celebraciones del 50 cumpleaños del príncipe Joaquín. (Casa Real de Dinamarca/Keld Navntoft)
Isabella, con el broche, durante las celebraciones del 50 cumpleaños del príncipe Joaquín. (Casa Real de Dinamarca/Keld Navntoft)

Así, si la joya pasó 50 años sin ver la luz hasta que lo lució la actual monarca danesa, tampoco es que pasara mucho menos tiempo guardado hasta que la vimos de nuevo. Porque, aunque Margarita decidió regalársela a su nieta al ser bautizada, en 2007, la juventud de la hija de Federico y Mary ha hecho que en todos estos años solo la hayamos visto una vez, 12 años después de recibirla. Fue en 2019 y con la ocasión del 50 cumpleaños de su tío, el príncipe Joaquín. Desde entonces, Isabella solo lo ha sacado de su joyero para que pueda formar parte de esta exhibición llena de joyas, historia y secretos de la familia real, incluyendo este regalo tan especial que la monarca quiso hacer a su nieta por su bautizo.

Isabella de Dinamarca Margarita de Dinamarca
El redactor recomienda