Logo El Confidencial
habla sobre sus fracasos sentimentales

Boris Becker airea sus trapos sucios en un nuevo libro autobiográfico

El extenista vuelve al mercado editorial recordando sus grandes fracasos sentimentales, entre los que destaca su insólita paternidad y cómo las mujeres se aprovecharon de él

Foto: El extenista Boris Becker, en una imagen de archivo (I.C.)
El extenista Boris Becker, en una imagen de archivo (I.C.)

Boris Becker vuelve al mercado editorial con un libro que recoge los capítulos más turbios de su pasado. En La vida no es un juego, el campeón del tenis que hizo historia con tan sólo 17 años relata su fracaso con las mujeres y su peligroso acercamiento al abuso de somníferos que marcó el final de su meteórica carrera y el declive de su estabilidad sentimental y personal. Un error que la opinión pública nunca le llegó a perdonar y que se unió a la insólita paternidad a la que tuvo que hacer frente en 2001 cuando una modelo rusa utilizó el semen extraído mediante sexo oral para inseminarse artificialmente.

“Fue una noticia terrorífica”. Así recuerda el extenista alemán el momento en el que se enteró a través de un fax que la joven modelo rusa Anna Ermakova estaba embarazada de ocho meses. Él siempre mantuvo que entre ellos no existió una verdadera relación sexual y que su contacto se redujo al sexo oral en la parte trasera de un restaurante. "En el curso de los diez minutos siguientes a la eyaculación, la mujer tiene que escupir el semen en un recipiente. Este debe ser llevado a un ginecólogo. Allí el semen debe ser lavado con una sustancia especial para luego ser inyectado a la mujer en uno de sus días fértiles", recoge Becker las palabras de un médico, mientras se hace eco de la posibilidad de que la mafia rusa se encontrase detrás de su paternidad con la intención de sacarle dinero.

Esto supuso un antes y un después en su debilitado matrimonio con Bárbara Feltus, que nunca llegó a perdonarle su infidelidad por muy traicionado que éste fuese más tarde. “Bárbara comenzó a gritarme y de repente empezó a pegarme como si estuviera loca”, mantiene Becker en su nuevo libro autobiográfico, que vuelve a sacar a la luz sus problemas personales. Esto ha generado un gran revuelo en Alemania y ya son muchos los que critican el hecho de que el exdeportista, que se convirtió un héroe nacional, saque provecho de sus “miserias”, aunque el libro cuenta con muchas posibilidades de convertirse en un best seller.

“En ese drama familiar yo era un idiota”. Esto lo tiene claro el propio Becker, que tampoco tuvo suerte con Sandy Meyer Wölder. Fue un breve romance después de aceptar que su matrimonio se había ido al traste, pero incluso se llegó a hablar de boda. “A Sandy le importaba más la alfombra roja que nuestra relación. Nunca me preparó el desayuno y ella solo se aprovechó de mí. Es muy triste, pero cierto”, reconoce el exdeportista, que tras abandonar el tenis probó fortuna como empresario –con escaso éxito-, además de amasar millones como reclamo publicitario y como jugador profesional de póquer.
Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios