Julie Gayet, la chica de 'la Zeja francesa' que desayuna 'croissants' con Hollande
  1. Celebrities
ESCÁNDALO EN francia POR UN SUPUESTO ROMANCE

Julie Gayet, la chica de 'la Zeja francesa' que desayuna 'croissants' con Hollande

Escándalo en Francia tras la publicación de unas fotos que evidenciarían un romance entre el Presidente y una actriz separada, de 41 años

Foto: Segolène Royal, en un discurso en Montpellier junto a la actriz Julie Gayet (Reuters)
Segolène Royal, en un discurso en Montpellier junto a la actriz Julie Gayet (Reuters)

El Jefe del Estado francés, François Hollande, visitará a su tocayo, el Papa Francisco, en dos semanas. Quizá encuentre en el Vaticano sosiego y comprensión, tras el escándalo provocado por su relación con la actriz Julie Gayet. Pero antes, deberá pasar otra dura prueba: el próximo martes celebra el gran encuentro con la prensa nacional e internacional que marca tradicionalmente el inicio del año político.

Fue en uno de esos encuentros donde Nicolas Sarkozy confesó que lo suyo con Carla (Bruni) “iba en serio”. ¿Se atreverá algún periodista a preguntar al Presidente sobre su nueva historia de amor?¿Cómo reaccionará el inquilino del Elíseo, cuando ya ha dicho que desvelar su affaire es un atentado a su vida privada?

Hollande tiene un fin de semana largo para preparar su comunicación sobre el caso, pero sea como fuere, y aunque no quiera abordar el asunto, su idilio con Julie Gayet sigue acaparando las portadas de los diarios en papel y online, los debates en las radios y en las televisiones. Y todo ello, condimentado con la hipócrita postura de casi todos esos medios, que ponen en duda el interés de publicar este tipo de información.

Gayet, una chica de izquierdas

Julie GayetHace más de un año que los rumores sobre su relación con Gayet eran conocidos por los círculos mediático-políticos parisinos. Los archivos reflejan ahora el comienzo del flechazo de Gayet por Hollande. Julie Gayet participó, en 2012, con otros titiriteros en un vídeo de apoyo al candidato socialista a la Presidencia. Un grupo de actores y artistas que podríamos denominar como “los de La Zeja francesa”, aunque el distintivo físico de Hollande no se encuentre en su rostro, sino más bien en su estómago prominente o en sus mofletes, como reflejan los caricaturistas.

Todos los medios se hacen eco ahora de las palabras que Gayet pronunció tras conocer al candidato: “Es un hombre humilde, formidable y que sabe escuchar”. Una declaración que ahora es fácilinterpretar como amorosa, pero que en su día se tomó como una simple muestra de apoyo político.

Uno de los últimos papeles de Julie Gayet en el cine ha sido su participación en la película Quai d’Orsay, una sátira sobre el Ministerio de Asuntos Exteriores francés bajo la jefatura de Dominique de Villlepin. En el film, Gayet da vida a una diplomática fría, trepa y sexy. Todo lo contrario, según dicen quienes la conocen, a su modo de ser en la vida real.

Separada del padre de sus dos hijos, el escritor y guionista argentino Lorenzo Amigorena, Gayet -41 años- ha obligado a muchos franceses, periodistas o no, a zambullirse en Wikipedia para conocer más sobre ella. Desde el inicio de los 90, ha participado en films, ha producido y realizado documentales e, incluso,ha cantado, pero nunca ha disfrutado depapeles de primer plano en la gran pantalla.

Esa discreción la ha ejercido también en su compromiso político. Gayet ha participado en todas las campañas emblemáticas recientes de la izquierda, como el apoyo al matrimonio entre homosexuales, aunque siempre huyendo de la primera fila. Quizá por eso se entiende mejor su querella cuando empezaron a surgir los rumores sobre sus encuentros clandestinos con el Presidente, ya en marzo del año pasado. Pero la bola de nieve era ya imparable.

En plena campaña de promoción de la última película en la que ha trabajado, un presentador de televisión le recordó su apoyo político a Hollande y le preguntó si al Presidente le había gustado la cinta. Ella salió como pudo de la encerrona, pero su compañero de reparto, también presente en el programa, estalló en carcajadas y señaló que Hollande se presentó varias veces en el rodaje.

Secreto a voces

Portada de la revista 'Closer'Closer, a la que los santones de la intelectualidad periodística no cesan de atacar mientras devoran sus páginas, no ha hecho sino publicar lo que algunos círculos conocían. Las airadas protestas de algunos contra la prensa rosa no son sino rebuznos de protesta por estar obligados a compartir el secreto con el populacho. Y lo que sabían esos happy few era, entre otras cosas, que Gayet se había trasladado a un apartamento cerca del Palacio del Elíseo; que ese piso -cuarto, con ascensor- pertenece a unos amigos de Gayet del mundo del cine; que el Presidente llegaba en scooter a la caída de la tarde y que entraba en el edificio después de que su fiel guardaespaldas hubiera inspeccionado el lugar…

François Mitterrand también iba a cenar y dormía a veces en casa de su amante y madre de su hija Mazarine. Pero nunca en moto ni ocultándose con un casco, sino a pie o en coche oficial. En esa época, toda la prensa conocía el secreto, pero no se atrevía a publicarlo porque sabía que la venganza del Presidente socialista podía llevarles, como poco, a una inspección a fondo de Hacienda y a la marginalización de por vida, como le ocurrió al periodista Jean-Edern Hallier.

¿Una maniobra de Hollande?

El presidente junto a Valérie TrierweilerLos tiempos han cambiado. Hollande no paga con dinero público el nido de amor de su amante, como hacía Mitterrand, aunque queda por saber quién paga los 'croissants' que compra su gorila para que ambos desayunen. La que se tomará con poco humor esta historia será sin duda la hasta ahora compañera oficial del Jefe del Estado, la periodista Valérie Trierweiler, conocida por su odio a la prensa del corazón, por sus malos humos y por su inquina hacia la única mujer con la que Hollande estuvo muchos años, Segolène Royal, a la que por cierto también apoyó Julie Gayet cuando intentaba ser presidenta, como demuestra una foto tomada el 24 de abril de 2007 en un mitin en Montpellier.

François Hollande Nicolas Sarkozy Valérie Trierweiler
El redactor recomienda