Logo El Confidencial
quince años de la muerte del hijo del presidente

Cuando Sarah Jessica Parker fue la novia fugaz de John John Kennedy

La protagonista de la ya mítica ficción de la HBO fue algo más que amiga del hijo del mítico presidente de Estados Unidos a principios de la década de los 90

Foto: La actriz, en una imagen de 2010
La actriz, en una imagen de 2010

En una mezcla imposible de ficción y realidad, John John Kennedy, fallecido hace 15 años, salvó a Samantha Jones. Sucedió en un capítulo de Sexo en Nueva York, cuando la ‘chica mala’ de la serie se veía condenada al ostracismo por un flirtreo con un hombre casado y él le tendía la mano para devolverla a las élites de Manhattan. El John John de la ficción no era más que un extra disfrazado. Pocos imaginaban, al ver ese capítulo, que la que había tenido un acercamiento más real al hijo del que fuera presidente de Estados Unidos, había sido la protagonista de la ya mítica ficción de la HBO. Ocurrió mucho antes de que Sarah Jessica Parker se convirtiese en Carrie Bradshaw en 1998, año en el que comenzó una de las series que marcarían época en la televisión.

El romance comenzó en 1991, cuando la carrera de la actriz, que entonces tenía 25 años, apenas había despegado. Formaba parte del elenco de la fallida serie Equal Justice cuando alguien le presentó a John John, que ya era uno de los objetivos favoritos de los paparazzi que pululaban por esa selva llena de famosos llamada Manhattan. El hijo de Kennedy trataba de pasar lo más desapercibido posible cuando estudiaba Historia en la Universidad de Brown. Inmediatamente después de conocer a Sarah Jessica, ambos iniciaron un romance. Ella provenía de un mundo en el que la farándula era la ley suprema, y él trataba de huir de todo eso. Entre cita y cita, durante algunas semanas no les costó trabajo pasar desapercibidos, ya que Sarah Jessica no era excesivamente reconocible por entonces y podía pasar por ser cualquier amiga más.

Un noviazgo de portada

John Kennedy Junior junto a su esposa, Carolyn Bessette, en 1998
John Kennedy Junior junto a su esposa, Carolyn Bessette, en 1998

Los mismos fotógrafos que hacían guardia en la puerta de la casa de Greta Garbo o que perseguían por la isla a la Elizabeth Taylor de turno, vieron un filón en John John. El joven, que por aquel entonces tenía 30 años, no se acostumbraba a ser un personaje de la crónica social y, justamente por eso, trataba de mantener citas ‘en clave’ con su nuevo ligue. Ella misma recordaría años más tarde el calvario que suponía tratar de dar esquinazo a los periodistas gráficos. “Íbamos a lugares donde no había ni un alma. Y al día siguiente, veía fotos nuestras en casi todos los tabloides”. Más allá de comentar la fugaz relación, Sarah Jessica se quejaba en numerosas entrevistas del hincapié que la prensa había puesto en aquel romance pasajero, por encima de las bondades de su carrera como actriz. “Es patético. Cuando me muera dirán, “Sí, Sarah salió una vez con John Kennedy”.

En la portada de USA Weekly de junio del 99
En la portada de USA Weekly de junio del 99

Quizá no fue la prensa la que acabó de estropear la relación, pero lo cierto es que tanta insistencia en perseguirlos y las continuas carreras huyendo de los fotógrafos, acabaron por minar el noviazgo. Después de aquello, ni siquiera mantuvieron el contacto. Tampoco se puede decir que sus vidas fuesen paralelas, ya que eligieron caminos muy dispares. Ni siquiera Oprah Winfrey consiguió arrancar grandes declaraciones a la protagonista de Sexo en Nueva York acerca de John John. Él se licenció en 1993 y se casó con Carolyn Bessette el 21 de septiembre de 1996. Ella, por su parte, hizo todo lo posible por hacer prevalecer su carrera sobre cualquier asunto personal. Estabilizada sentimentalmente gracias a su relación con Matthew Broderick, la ‘chica de los Manolos’ fue, antes de calzarse los famosos zapatos en la no menos famosa serie, una de las raras criaturas de Tim Burton en Ed Wood y Mars Attacks. Cuando llegó a su vida Sexo en Nueva York, en 1998, bastaba una sola mención a su romance con Kennedy en las entrevistas para molestarla.

John John tuvo peor suerte que ella. En el verano de 1999, cuando Carrie Bradshaw era ya un símbolo de resistencia para las solteras de 30 en Estados Unidos, la avioneta en la que volaban él, su mujer Carolyn y su cuñada, se acabó estrellando en el Océano Atlántico. La muerte de los tres volvió a generar titulares en torno a la ‘maldición de los Kennedy’. Sarah Jessica Parker volvió a callar o, mejor dicho, cerró la boca para siempre. Después de todo, también había salido con Nicolas Cage y nadie le preguntaba por él. Quince años después de la muerte de Kennedy, la Parker sigue su camino y, entre zapatos, series famosas y marcas de moda, no parece que la maldición de los Kennedy o el propio John John formen parte de sus pensamientos. ¿Qué habría dicho Carrie Bradshaw de eso?

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios