Los cadáveres de Michelle Obama: un presentador de televisión y la florista de la Casa Blanca
  1. Celebrities
la alargada sombra de la primera dama

Los cadáveres de Michelle Obama: un presentador de televisión y la florista de la Casa Blanca

La primera dama ha sido la causante de diversos encontronazos con los asesores de su marido. Aunque ha declarado que su vida “es un infierno”, sabe cómo ejercer su poder de forma sibilina

Foto: ¿Quién ha motivado los despidos de Laura Dowling y Rodner Figueroa? (Montaje: Vanitatis)
¿Quién ha motivado los despidos de Laura Dowling y Rodner Figueroa? (Montaje: Vanitatis)

La sombra de Michelle Obama es alargada. Con un poder que se extiende más allá de los jardines de la Casa Blanca, la primera dama se ha visto envuelta en más de un escándalo (por despido) desde que se instaló en la residencia presidencial. Ya en 2010, Jodi Kantor, periodista del diario The New York Times, publicó el libro Los Obama. En él relató que se había producido una extraordinaria fuga de asesores del presidente de Estados Unidos motivada por la presión que esta ejercía.

Aunque en una ocasión llegó a confesarle a su otrora homóloga Carla Bruni que su vida se había convertido “en un infierno”, parece que sus dotes de mando aún siguen dando que hablar. Una de sus dos últimas víctimas ha sido el presentador de la cadena de televisión UnivisiónRodner Figueroa. Un desafortunado comentario en contra de Michelle en el programa de televisión El gordo y la flaca le ha costado su puesto. Figueroa dijo que la primera dama parecía un personaje sacado de la película El planeta de los simios. Acto seguido los asesores de la misma enviaron una queja formal a la dirección del programa y, según trascendió en un primer momento, las causas del despido del presentador estuvieron motivadas por tal calificación.

Aunque, tras conocer su despido, el propio presentador aseguró que sus palabras no estaban dirigidas estrictamente a la primera dama. Quien sí fue objeto de su comentario fue el maquillador que saltó a la prensa hace unas semanas transformado en un sinfín de celebrities, entre ellas, Michelle Obama.

Pero Figueroa no ha sido el único que ha sufrido en sus carnes el poder de la primera dama. Laura Dowling la, hasta ahora, florista de la Casa Blanca, ha sido la última en salir tarifando de la residencia presidencial. Según el diario The Washington Post, Michelle Obama se quedó sin ramos que decoraran algunas de las estancias en el día de San Valentín. El día 13 de febrerofue el último que Dowling acudió a trabajar.

La florista se incorporó al equipo que da servicio a la Casa Blanca allá por 2009. Justo cuando los Obama se mudaron allí. Desde entonces, ha ideado “creaciones llenas de vida y color”, tal y como se extracta del único comunicado oficial que han emitido desde la residencia presidencial. Unas palabras de gratitud que, en ningún momento, aparecen secundadas por la primera dama: su principal valedora y la mujer que la contrató.

Dowling ha tenido que volver a su tienda de flores con un “agradecemos su contribución durante estos años y le deseamos lo mejor”. La florista, a través de su abogado, ha asegurado haber “dimitido” de su puesto “para buscar nuevas y excitantes oportunidades y explorar mi pasión por el arte y el diseño floral”. Sea como fuere, ella ha preferido no entrar en detalles. Pero¿ha sido ella la última en ver hasta dónde llega la capacidad de medrar de Michelle?

Despidos
El redactor recomienda