Logo El Confidencial
Inauguró la Terrazza Martini en Barcelona

Bar Refaeli: "Si supiera cómo parar el conflicto de Israel y Palestina sería política"

La top, prometida con el millonario israelí Adi Ezra y que en junio cumplirá 30 años, no esquiva las preguntas incómodas y habla sin miedo del enfrentamiento bélico de su país con Palestina

Foto: La modelo Bar Refaeli, en una imagen de archivo (Gtres)
La modelo Bar Refaeli, en una imagen de archivo (Gtres)

El sol del atardecer dora el velamen de algunas pequeñas embarcaciones de madera en el Port Vell de Barcelona. También la cubierta de varios soberbios yates que huelen a lista Falciani. La hora escogida para inaugurar la Terrazza Martini es la que le gusta a la bella Bar Refaeli, que hoy es embajadora de la unión entre la marca espirituosa y la escudería Williams Martini Racing de Fórmula-1. “Mi momento preferido es a la caída del sol, preferiblemente en la playa y con un aperitivo. Y lo mezclo con tónica. Es el momento perfecto. Martini es un estilo de vida”, sentencia la modelo a Vanitatis con una sonrisa deslumbrante sabiéndose divina.

La modelo en un acto publicitario en Barcelona (Vanitatis)
La modelo en un acto publicitario en Barcelona (Vanitatis)

Bar Refaeli es, quizá, la modelo de lencería y ropa de baño más cotizada del mundo. Sus curvas equivalen a cientos de miles de dólares. Charlamos con ella en el hotel W, donde se aloja, minutos antes de la convocatoria, y no esquiva preguntas incómodas. Asegura que no es más difícil ser modelo de lencería en Israel que en Londres o París. Que lo delicado es ser el propietario de un negocio de moda. La compleja sociedad hebrea, cuyo abanico va de las modernas sensibilidades laicas a las intransigentes de los colonos ultraortodoxos, valora desde ópticas diametralmente opuestas que una jovencita en sujetador se acueste con un peluche. Ella lo hizo y su anuncio no pudo ser emitido en prime time ni exhibido en un cartel gigante sobre un edificio, como estaba previsto. “Demasiado sexual”, dijeron. Sin embargo, Bar Refaeli se refiere a que ella cobró por su trabajo y el problema lo tuvo la marca y el jefe de marketing. “Ese no es mi problema”, sentencia desde la distancia.

Hace apenas dos meses se comprometió con su novio, el empresario (y millonario) Adi Ezra, gerente de una empresa de alimentación israelí y diez años mayor que ella. Fue durante unos días de asueto en el Caribe. La modelo afirma no tener planes de boda de ningún tipo y, de hecho, no lleva puesto ante los medios el anillo de pedida. No sabe ni la fecha, solo que será en Israel. Por no saber, no sabe que en la Ciudad Condal se celebra la Bridal Week, así que no tomará nota de ningún diseñador español. Refaeli quiere ser madre, no lo más pronto posible pero tampoco tarde, admite. Sí tiene más claro qué hará en su cumpleaños, para el que queda menos de un mes: el 4 de junio cumplirá los 30: “Será una fiesta para 200 amigos, muy pocos conocidos, nada de esos 400 invitados que se han dicho por ahí. El año pasado lo celebré en casa de mis padres, en la piscina, pero esta vez será más elegante. Esmoquin y traje largo”.

La modelo en una portada que no sentó bien en Israel
La modelo en una portada que no sentó bien en Israel

La modelo se ha criado en un país en el que el conflicto, cuando no la guerra abierta con sus vecinos árabes, planea desde sus orígenes. Le preguntamos cómo cree que se resolverá la guerra abierta o encubierta entre Israel y Palestina: “Si tuviera la respuesta a eso, sería política. Realmente no lo sé. Espero que termine pronto, como la mayoría de gente normal, que quiere la paz. Cuando voy a visitar muchos países no puedo entrar por tener un pasaporte israelí. Es una vergüenza y yo no he hecho nada. Solo deseo que se acabe este conflicto y todos los del mundo. Ojalá tuviera una mejor respuesta para darte”.

Bar Refaeli ha sido criticada por el ejército de su propio país por protagonizar una campaña de imagen del turismo nacional sin haber realizado el servicio militar obligatorio. Las mujeres casadas están exentas y ella encontró un chico convenientemente dispuesto a casarse en cuanto cumplió los 18. Sin embargo, en la ocasión en que unos soldados se fotografiaron junto a una imagen suya y ella les pidió que volvieran a casa sanos y salvos, fue el lado palestino quien la frió a insultos. No son tantas las personas con carrera pública que se atreven a pronunciarse en casos espinosos y menos aún en lo relacionado con Oriente Próximo. Ella lo hace y valiente o comprometida son adjetivos que rehúye: “Lo que deseo durante una escaramuza militar es que la población civil, ya sean palestinos o israelíes, no salgan heridos. Y no debería ser criticada por decir eso. No se trata de ser valiente o comprometida, sino de ser humana”.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios