Logo El Confidencial
el piloto no mejora

Corinna Schumacher: su 'ruina' y su particular guerra con los paparazzi

La mujer del káiser se enfrenta a esa prensa sensacionalista que no escatima en recursos para captar una imagen del piloto. Además, los patrocinadores la están abandonando

Foto: Corinna Schumacher (Gtres)
Corinna Schumacher (Gtres)

“Necesita un milagro para seguir vivo”. Las últimas palabras de un neurocijano sobre el estado de salud de Michael Schumacher tiraban estos días por tierra cualquier atisbo de mejoría en el piloto. Las declaraciones dejaban totalmente abatidos a los seguidores del deportista, pero lo cierto es que sobre su estado no ha habido novedad alguna. Ni para bien ni para mal. Sin embargo, dos años después del terrible accidente de esquí que le dejó en coma, continúa intacta la curiosidad por saber cuál es la situación real de Michael, una información que por otro lado siempre ha querido reservarse para la intimidad su esposa Corinna, que cuida con mimo de que no trasciendan a la esfera pública más detalles sobre su marido de los estrictamente necesarios.

Schumacher con su mujer Corinna en una imagen de archivo (Gtres)
Schumacher con su mujer Corinna en una imagen de archivo (Gtres)

Quizá fruto de ese hermetismo cotiza al alza cualquier imagen del piloto, algo que saca lo peor de muchos paparazzi. Apenas han bastado unas horas desde que se difundiese que Corinna salía a pasear a su marido por el jardín de su casa suiza en silla de ruedas, para que varios drones se hayan hecho dueños del espacio aéreo de la zona. De nada sirven los altos muros que ordenó levantar alrededor de su mansión suiza la mujer de Schumacher ante la presencia de estos objetivos voladores. De conseguirse la ansiada instantánea, cuentan fuentes del sector que su valor en el mercado podría alcanzar cifras astronómicas.

Corinna Schumacher: su 'ruina' y su particular guerra con los paparazzi

Entre tanto, mientras son varios los fotógrafos que sueñan con apuntarse el tanto, Michael continúa debatiéndose entre la vida y la muerte. Una situación, que al margen del desgaste psicológico que supone para su esposa, también está empezando a desgastar a pasos agigantados sus cuentas. Con un equipo médico de 15 personas que permanece junto al piloto las 24 horas del día, los gastos semanales de sus cuidados ascienden a los 140.000 euros, según publicaron varios medios alemanes hace unos meses. Esta cifra multiplicada por el tiempo que Schumacher lleva enfermo ya ronda los 20 millones de euros, cuantía elevada para el común de los mortales pero no para un deportista de élite que consiguió embolsarse una fortuna de 600 millones de euros como consecuencia de una brillante carrera.

Casa de Schumacher en Gland (Suiza)
Casa de Schumacher en Gland (Suiza)

Decían hace unos cuantos meses que con ese dinero, Corinna podría pagar los gastos médicos de su marido durante 100 años más. Una tranquilidad que no es tal cuando se habla de la salud de un ser querido. Pese a todo, quienes no pueden dejarse llevar por las buenas voluntades y no tienen más remedio que hacer números son los patrocinadores del káiser a los que no les ha quedado más remedio que abandonar al piloto al comprobar que ya no obtienen retorno de la explotación de su imagen. La última marca en decirle adiós ha sido Erlinyou, firma de GPS, que ha dado el paso después de que también lo hicieran Jet Set y Navyboot. Por su parte, otras marcas como Audemars Piguet y Rosbacher si bien no han abandonado al deportista sí han llegado a un acuerdo con su esposa de rebajar la cantidad de dinero que cobraba el matrimonio por su patrocinio.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 



 

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios