Logo El Confidencial
tras el estreno de 'american crime story'

Esta es la Donatella Versace que nadie te había mostrado (y sin spoilers)

Penélope Cruz, tan rubia y bronceada como la propia Donatella, llena la pantalla cada segundo que aparece en ella. Pero ¿lo veremos todo en la serie?

Foto: Donatella Versace en un desfile de París. (Reuters)
Donatella Versace en un desfile de París. (Reuters)

Todo comienza con los prolegómenos de un asesinato en una mansión tan opulentamente kitsch que deja anonadado a cualquiera. De fondo suena el 'Adagio en G Menor' de Albinoni. Minutos después del crimen, en ese meteórico primer episodio de la segunda temporada de 'American Crime Story', Donatella Versace, con el rostro de una afligida Penélope Cruz, reprocha a la pareja de su hermano Gianni que, indirectamente, haya permitido tal crimen.

La actriz, tan rubia y bronceada como la propia Donatella, llena la pantalla cada segundo que aparece en ella. Pero ¿veremos la verdadera evolución de Donatella en esta serie?

A ella, al parecer, no le ha gustado nada la ocurrencia de Ryan Murphy. De hecho, no piensa verla. La razón es que está basada en un libro “lleno de falsedades” que ya llevó a la familia del difunto diseñador, asesinado en 1997, a emitir un comunicado. “Dado que Versace no autorizó el libro en el que la serie está basada parcialmente ni ha tomado parte en la escritura del guion, esta obra televisiva debería ser considerada, únicamente, como una ficción”, rezaba el escrito. Pese a todo, Donatella es buena amiga de su alter ego en la ficción, Penélope Cruz, y secretamente espera, dicen los allegados, que la serie refleje sus muchas luchas para que el legado de su hermano no se desvaneciese en la nada.

Donatella Versace en una imagen de archivo. (Gtres)
Donatella Versace en una imagen de archivo. (Gtres)

En el verano del 97, poco antes de morir Gianni, la revista 'Vanity Fair' le dedicaba un reportaje titulado 'La bella Donatella'. Por aquel entonces, joven y con aspecto de sirena, no se había convertido en esa caricatura de bronceado imposible que parodian los programas de humor norteamericanos. Pero tampoco en la directora creativa que acabó sustituyendo a su hermano tras la tragedia que acabó con su vida. Aquello sucedió en el mismo año de la muerte de Gianni y, dicen las malas lenguas, que hacerse cargo de la compañía le costó su matrimonio con Paul Beck, el padre de sus dos hijos, Allegra y Daniel. Desde entonces, renació como una nueva (y poderosa) mujer.

Si ya a mediados de los 90 había asumido el control de líneas de moda como Versus o Versace Young, dedicada a los niños, a partir del 97 sería una de las mujeres con más poder de decisión del mundo. Tan ilustre y considerada que fue capaz de acercar la moda al pueblo llano. Su 'vestido jungla' se convirtió en una sensación cuando Jennifer Lopez lo lució en los Premios Grammy de 2000. Un año después, su cameo en 'Zoolander' fue uno de los más divertidos que se recuerden en el cine mainstream de esa década. No había nada, por disparatado que fuese, que Donatella no se pudiese permitir. Al fin y al cabo, ella había vivido el hedonismo y el ambiente festivo del Nueva York de los 80 y 90 mientras que su hermano se mostraba, paradójicamente, mucho más conservador en ese aspecto.

Donatella junto a su hermano Gianni en uno de sus últimos desfiles. (Reuters)
Donatella junto a su hermano Gianni en uno de sus últimos desfiles. (Reuters)

Ponerle a los diseños de Versace el rostro de muchos de sus amigos famosos fue su gran sello en la firma, pero, tras el triunfo, Donatella tenía un poderoso talón de Aquiles: la cocaína. Eso fue lo que la llevó a una clínica de desintoxicación en 2004 y, según ha declarado ella misma, la presión externa tuvo mucho que ver con esa adicción. “Empezaron los problemas con mi familia, el final de mi matrimonio con Paul Beck, el tener que dirigir una compañía a pesar de no estar preparada. Todo el mundo tenía los ojos en mí”, aseguró. Efectivamente, ser mujer y tener tanto poder tenía que pasarle factura en una sociedad patriarcal en la que se han analizado y ridiculizado hasta el extremo sus cambios de imagen o su obsesión por el bótox. “Nací rubia, con los años el pelo se me oscureció. Empecé a teñirme y me acabé volviendo adicta al rubio”, aseguraba.

Donatella en una imagen de archivo.(Reuters)
Donatella en una imagen de archivo.(Reuters)

A más años, mayor estabilidad. En su caso, el tópico se ha cumplido. Tras pasar un segundo matrimonio con Manuel Dallori, con el que solo estuvo casada un año, Donatella es una de las figuras más admiradas de la industria de la moda y de las más respetadas por amigos que, como ella, saben que para llegar a la cima hay que tener mucho carácter. Este último rasgo es el que más destaca, por ejemplo, Elton John, para el que ella es un ejemplo de fortaleza. Tan resistente es, y tantas han sido sus subidas y bajadas al infierno, que Donatella merecería que Ryan Murphy le dedique una serie única y exclusivamente a ella. Y si es con el rostro de Penélope Cruz, aún mejor. Los amantes del 'kitsch' y de los personajes 'bigger than life' sin duda se lo agradecerían.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios