Logo El Confidencial
polémica

Bellucci Papers: la actriz niega evadir impuestos a la Hacienda francesa

Las noticias difundidas son “informaciones malignas e infundadas”, ha dicho la italiana. Desgranamos la polémica

Foto: La actriz Mónica Belucci, en una fotografía reciente. (Gtres)
La actriz Mónica Belucci, en una fotografía reciente. (Gtres)

La bella Monica Bellucci (Città di Castello, 1964) no quiere que su imagen se vea salpicada por los rumores que corren por sus supuestos líos con la Hacienda francesa. Por este motivo, una semana después de que estas sospechas empezaran a circular en la prensa internacional, la famosa actriz y modelo italiana ha salido al paso de estas informaciones y ha negado toda acusación.

Las noticias difundidas son “informaciones malignas e infundadas”, ha dicho Bellucci. “Mis actividades profesionales se desarrollan mayormente en Francia. Por ello, mantengo la residencia en Francia y pago los impuestos en Francia”, ha añadido la actriz, a través de una nota escrita. “Estoy cumpliendo con todas mis obligaciones” y “en ocasión la última inspección sobre mi situación fiscal, he transmitido al fisco (francés) todas las informaciones solicitadas y necesarias para esclarecer estos aspectos”, ha continuado Bellucci.

¿Falsamente doimiciliada en Londres?

La intérprete de películas como 'En la vía láctea', 'Manuale d’amore', 'The Matrix Revolution' o 'Malena', respondió así a un extenso artículo publicado la semana pasada por el diario digital francés Mediapart, y luego retomado por varios medios de comunicación europeos, según el cual la Hacienda francesa investiga a la actriz por no pagar ni el impuesto sobre la renta ni el impuesto sobre las grandes fortunas. “Pese a firmar en 2016 un acuerdo amistoso con el fisco francés, Bellucci, que se sospecha está falsamente domiciliada en Londres, todavía no ha abonado las cantidades adeudadas”, indicó el periodista Yann Phillippin, en un artículo también visible parcialmente en la página web de Mediapart, un medio especializado en investigaciones periodísticas y que también ha colaborado con Wikileaks.

Un nuevo capítulo de la vida de Bellucci, este, que también ha cautivado la atención de los medios de su natal Italia. De hecho, según informaciones difundidas por el diario italiano 'La Repubblica', Bellucci estaría siendo investigada por no haber informado a las autoridades francesas, en su declaración de renta, de dos cuentas corrientes y una caja de seguridad que supuestamente posee en un banco suizo y que estarían a su vez vinculadas a una compañía de su propiedad en las Islas Vírgenes, un paraíso fiscal. Además de ello, también estaría bajo investigación por haber supuestamente declarado entre 2011 y 2013, cuando todavía estaba casada con Vincent Cassel, residir en Londres.

Tanto así que ya la semana pasada el Tribunal Federal de Suiza, según lo comunicado, optó por enviar la información que posee a las autoridades francesas (las cuales había solicitado la documentación a través de una rogatoria internacional). “La posibilidad de que haya una responsabilidad penal de Bellucci no puede ser descartada”, ha llegado a escribir el diario suizo Tribune de Genève.

Al mal tiempo, buena cara

No obstante, a mal tiempo, Bellucci ha hecho buena cara, como reza el famoso refrán. Y, acto seguido, ha revelado que está trabajando sobre un nuevo proyecto, que aún quiere mantener oculto, pero que revelará en los próximas días. Así lo ha comunicado a través de la versión francesa de su cuenta en Instagram (@monicabellucciofficiel), que acumula más de 1.500 seguidores y en la que se dejó ver en una fotografía en la que apareció con un vistoso y sugerente vestido azul, detrás de una cortina del mismo color. “Existe un proyecto secreto que descrubrirán muy pronto. Les deseo una buena semana”, ha escrito Bellucci, en la popular red social.

xxx

Una publicación compartida de Monica Bellucci (@monicabellucci) el

Además de ello, la actriz —de 53 años y madre de dos hijas, Dela y Léonie, fruto de su relación con Cassel—también ha informado que se ha convertido en la nueva cara del fabricante de cremas Nivea, en particular por lo que concierne las cremas ‘anti-edad’.

Eso pues, más allá de sus presuntos líos con el fisco, Mónica sabe bien que ella es la prueba de que tener más de medio siglo de edad no tiene por qué significar el fin de la belleza y la sensualidad. “Tengo casi 53 años y sigo trabajando, así que no creo que se trate solo de belleza”, decía el año pasado al margen de la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián, en la que recibió Premio Donostia. “El impacto de la belleza dura apenas cinco minutos. La curiosidad inicial se queda en nada si detrás de esa belleza no sucede nada más”, añadía la famosa u sensual italiana.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios