Logo El Confidencial
lío en la casa blanca

La agenda privada de Trump que ofende a América: el 60% de su tiempo no hace nada

Un trabajador del presidente filtra a la prensa el día a día del mandatario que, como ya se sospechaba, pasa sus horas tuiteando, viendo la televisión y hablando por teléfono

Foto: Trump sonríe durante un debate político. (Getty)
Trump sonríe durante un debate político. (Getty)

Que Donald Trump ha puesto patas arriba la Casa Blanca no es ningún secreto. Su particular metodología, que ya ha sido carne de cañón para multitud de medios, ahora parece quedar en evidencia a causa de la malintencionada filtración de su agenda privada. El culpable, todavía desconocido, es alguien cercano al mandatario. De hecho, según los detalles ofrecidos, el ‘topo’ que ha asestado este golpe de gracia mediático al marido de Melania Trump formaría parte de su propio equipo.

[LEER MÁS: La batalla solidaria del chef español José Andrés contra Donald Trump]

El bombazo, que se suma a una larga lista de polémicas que envuelven al millonario, dejaría en entredicho la profesionalidad del presidente de Estados Unidos. Según el portal Axios, responsable del ‘chivatazo’, Trump emplea el 60% de su tiempo en navegar por internet, tuitear, leer prensa y hablar por teléfono.

Donald Trump trabajando en el despacho oval. (Getty)
Donald Trump trabajando en el despacho oval. (Getty)

Se demuestra así que el mandamás pasa largas horas de su jornada laboral sin hacer prácticamente nada. Según detallan, el magnate se levanta temprano, en torno a las 5:30 de la mañana, momento en el que se traslada al salón amarillo de la residencia, desde donde se relaja y lee lo que se cuenta de él en la red. Allí combina su famoso ejercicio tuitero (donde se granjea numerosas polémicas) con un par de llamadas a congresistas, asesores, amigos y largas horas de televisión. Esto último no es nada raro, ya que la pequeña pantalla es un medio en el que ya ha trabajado e incluso dirigido su propio reality show.

Los escasos compromisos oficiales que Trump lleva a cabo en su agenda pueden evidenciarse a través de las cifras que aporta el detallado informe. Desde las pasadas elecciones legislativas del pasado noviembre, Trump ha empleado el 60% de su tiempo al denominado 'tiempo ejecutivo', tiempo muerto que difícilmente puede justificarse con tareas oficiales.

Donald y Melania durante un acto público.  (Getty)
Donald y Melania durante un acto público. (Getty)

Asimismo, puestos a comparar su rutina con los anteriores inquilinos de la Casa Blanca, se supone que el presidente ha de estar sentado en el despacho oval a las 8:30 de la mañana, pero lo cierto es que no llega hasta las 11:00. Además, el empresario parece no admitir más de dos citas al día, y una de ellas suele ser con su jefe de gabinete. Un sistema que retrasa en exceso la burocracia de su equipo, a pesar de que Madelaine Westerhout, secretaria personal de este, afirme que “trabaja duro y por eso le queda tiempo libre para un ambiente más creativo”.

[LEER MÁS: Una criatura viscosa que esconde la cabeza en la arena es bautizada en 'honor a Donald Trump']

Esta filtración corrobora lo que Melania ya había asegurado con anterioridad: la confianza de su esposo corre peligro en Washington, donde cada día se topa con más muros y trabas en su labor gubernativa.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios