Logo El Confidencial
un año después de su muerte

El legado patrimonial de Stephen Hawking: un apartamento prevendido y 15 millones

El astrofísico falleció un 14 de enero de 2018 dejando tras de sí un patrimonio nada desdeñable. Uno de sus bienes más preciados, su hogar, acaba de ser vendido

Foto: Stephen Hawking en una imagen de archivo. (Getty)
Stephen Hawking en una imagen de archivo. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Un apartamento con terraza, situado en la planta baja, que incluye un jardín enorme. Situado en Grange Road, una modesta calle de Cambridge, el inmueble es una joya por el personaje que habitó entre sus paredes. Cheffins, la inmobiliaria británica encargada de venderlo, describe el apartamento de Stephen Hawking, fallecido hace justo un año, el 14 de marzo de 2018, como una propiedad "versátil y bien proporcionada" .

Sin embargo, aquellos que quieran comprarlo llegan tarde. Según el portal, el piso en el que el científico vivió varios años se encuentra 'sold STC (vendido y sujeto a contrato)'; es decir, los vendedores ya han aceptado una oferta firme, pero el papeleo todavía no está formalizado. El precio de venta: 645.000 libras, lo cual equivale a unos 751.789 euros.

[LEER MÁS: A la venta el piso de Stephen Hawking a los tres meses de su muerte]

El lugar es uno de los legados más humildes de la vida de Hawking, que se mudó allí junto a su enfermera nada más separarse de Jane, su primera esposa y madre de sus tres hijos. La cuidadora también se acabaría convirtiendo en su esposa en 1995, mientras ambos vivían en el inmueble. La pareja pasó tantos años en el apartamento que la planta baja del edificio se adaptó a las discapacidades del genio, con una pantalla de vídeo en la entrada y una placa de bronce para evitar golpes y rasguños en su silla de ruedas.

Precio final del apartamento de Hawking. (Cheffins)
Precio final del apartamento de Hawking. (Cheffins)

Hombre de vida muy privada, los términos que dictaminaron que Hawking se quedase con el hogar que compartió con su primera mujer (y en el que también vivió con la segunda) jamás trascendieron a los medios. Se desconoce, por tanto, si el dinero de esta venta irá a parar a sus hijos o parte del mismo acabará en la cuenta bancaria de su exesposa. Empero, el pisito recién vendido o la casa que compartió con la madre de sus hijos es poca cosa comparado con el legado patrimonial que dejó el científico.

El científico con su primera esposa y dos de sus hijos. (Cordon Press)
El científico con su primera esposa y dos de sus hijos. (Cordon Press)

Según se publicó hace doce meses, son sus tres hijos, Lucy, Robert y Tim, los que se han beneficiado de su herencia. Esta se calcula en torno a los 15 millones de libras. La cantidad no incluye ni el apartamento ni otros bienes inmuebles; es el valor de los derechos de ventas de sus libros y de los premios científicos que cosechó a lo largo de su vida. Hay que tener en cuenta que una de sus obras, 'A Brief History of Time' vendió unas diez millones de copias en 1988 y fue traducida a unos 40 idiomas. Solo por ese libro, Hawking ganó unos 6 millones de libras.

Hawking también ganó 2 millones por promocionar unas gafas o aparecer en algunos programas de televisión. De sus premios, uno de los más cuantiosos fueron los otorgados por el billonario ruso Yuri Milner. Cada año, este empresario de renombre otorga los Fundamental Physics, galardones muy valorados por la comunidad científica. Cuando Hawking lo ganó, se embolsó la friolera de 3 millones de libras.

Amor celeste y amor infernal

La que seguro que se quedó fuera del reparto de la herencia del astrofísico fue Elaine, su segunda esposa. Si la película 'La teoría del todo' demostró que su primer matrimonio (el que lo unió a Jane) superó muchas barreras, el segundo fue un auténtico calvario. Sobre todo para los hijos de Hawking. “Controladora, manipuladora y mandona” son los calificativos que se siguen usando para describir a Elaine Mason cuando aparece en alguna conversación entre los amigos del científico. La enfermera-esposa fue denunciada por una de las hijas de Hawking. Según ella, maltrataba a su padre hasta el punto de que, en una de las ocasiones en las que fue ingresado en el hospital, el científico estaba lleno de moratones. Hasta su propio equipo reconocía que la segunda esposa era propensa a los ataques de ira y los abusos físicos, que solo se quedaron en presuntos porque la víctima, el propio Hawking, nunca quiso colaborar para denunciarla.

Hawking junto a su segunda esposa, Elaine. (Cordon Press)
Hawking junto a su segunda esposa, Elaine. (Cordon Press)

Dos años después de la investigación, en 2004, la pareja se separó en mitad de un silencio sepulcral sobre los maltratos. A partir de ese momento, fue Jane la que volvió a la vida del astrofísico, célebre por su voz artificial, su silla de ruedas y las consecuencias de su enfermedad. Tan popular fue durante un tiempo que hasta 'Los Simpson' lo amarillearon y lo convirtieron en uno de los suyos. Aunque Jane ya había rehecho su vida junto a otro hombre y se dedicaba a enseñar lenguas romances en una universidad, colaboró profesionalmente con el padre de sus hijos y en 2008 escribió un libro que ha demostrado al mundo que, por cursi que suene, el amor puede superar casi todas las barreras. Aunque a veces sea bastante difícil.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios