Logo El Confidencial
MUY CERCA DEL OSCAR

Renée Zellweger renace de sus cenizas: depresiva, repudiada y encumbrada de nuevo

Tras años de enorme éxito, Renée Zellweger desapareció de la gran pantalla y de la vida pública. Sus papeles eran cada vez más escasos y en 2010 la actriz cayó en una depresión

Foto: Renée Zellweger, en una imagen de archivo. (Reuters)
Renée Zellweger, en una imagen de archivo. (Reuters)

Renée Zellweger acaba de dejar a medios y crítica boquiabiertos tras verla en su último papel. La actriz interpreta en su último trabajo a la mismísima Judy Garland en el biopic 'Judy'. El resultado de su interpretación, dicen los que la han visto, es espectacular y merecedor de un Oscar. Pero el camino hasta este nuevo éxito no ha sido fácil para Zellweger.

[LEA MÁS: Renée Zellweger contra la prensa]

En el año 2001, una atípica actriz de Hollywood, con algunos kilos de más, imperfecta, algo patosa, políticamente incorrecta y muy graciosa, se metía al público en el bolsillo con su papel de Bridget Jones en la gran pantalla.

Su incursión en el cine internacional se produjo en 1996, con la pelicula 'Jerry Maguire', pero con su papel en 'El diario de Bridget Jones', Renée Zellweger dio un salto más en su popularidad y ganó millones de fans que se vieron identificados con esa chica tan cercana a lo normal, alejada del halo de glamour de otras estrellas. Hollywood la mimó, hasta que, como ha ocurrido otras tantas veces, comenzó a olvidarla.

Fotograma de 'El diario de Bridget Jones'. (Universal)
Fotograma de 'El diario de Bridget Jones'. (Universal)

Tras unos años de enorme éxito y reconocimiento (llegó a ganar el Oscar a la mejor actriz de reparto en 2004 por su interpretación en la película 'Cold Mountain'), Renée Zellweger desapareció de la gran pantalla y de la vida pública. Sus papeles eran cada vez más escasos y en 2010, la actriz cayó en una depresión. “No estaba sana. No cuidaba de mí misma", ha confesado en una reciente entrevista en 'New York Magazine'.

En 2014, una reaparición de la actriz con evidentes retoques estéticos, durante la fiesta de los premios Women in Hollywood, desató las críticas más duras hacia ella. Renée Zellweger mostraba un rostro casi irreconocible. Sus facciones se alejaban mucho de las que lucía en el recordado 'Diario de Bridget Jones'. Se la ridiculizó y criticó sin descanso.

Renée Zellweger, en su aparición en 2014 con retoques estéticos. (Reuters)
Renée Zellweger, en su aparición en 2014 con retoques estéticos. (Reuters)

Asumido el cambio de imagen, Bridget Jones llegó a su vida de nuevo en 2016, tras años de silencio. Renée Zellweger parecía vivir otra oportunidad que pronto se vio empañada por otros acontecimientos

En 2017 saltó el movimiento MeToo. Se dio la circunstancia de que 'El diario de Bridget Jones', 'Cold Mountain' y 'Chicago', las tres películas por las que Zellweger estuvo nominada al Oscar, habían sido producidas por Harvey Weinstein.

Harvey Weinstein y su entonces mujer, Georgina Chapman, en 2014. (Reuters)
Harvey Weinstein y su entonces mujer, Georgina Chapman, en 2014. (Reuters)

La actriz afirmó que jamás se había sentido víctima del poderoso productor ahora convertido en monstruo y supuesto abusador y violador de decenas de mujeres. Su posicionamiento le costó caro. Renée Zellweger fue señalada por muchos como cómplice y como actriz que habría logrado algunos de sus papeles más reconocidos a cambio de favores sexuales que ahora la estarían obligando a callar.

[LEA MÁS. Kevin Spacey: lo que el #MeToo se llevó]

Su imagen parecía manchada para siempre. Pero Zellweger ha renacido de sus cenizas. Este 2019 ha callado a todos con la que parece ser una magistral interpretación de la mítica cantante Judy Garland, un papel por el que muchos ya visualizan a la actriz (con o sin nueva cirugía) vestida de gala recogiendo el que sería su segundo Oscar.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios