Logo El Confidencial
UNA HERENCIA DISPUTADA

El príncipe indio tan rico que usaba un diamante de 50 millones como pisapapeles

Los herederos del séptimo Nizam de Hyderabad han conseguido tras décadas de litigio hacerse con la millonaria fortuna que ocultó en un banco londinense

Foto:  El Aga Khan saluda al Nizam de Hyderabad. (Cordon Press)
El Aga Khan saluda al Nizam de Hyderabad. (Cordon Press)

De todos los honores de los que disfrutó durante su vida Mir Osman Ali Khan, séptimo Nizam de Hyderabad, el único que realmente le importó fue el de ser el hombre más rico del mundo.

Tan rico de hecho que una vez, al descubrir que las ratas en su palacio se habían comido billetes por valor de 3 millones de libras, prácticamente ni arqueó una ceja.

Tan rico que se decía que este príncipe indio tenía tantas perlas que se podía haber pavimentado con ellas todo Piccadilly Circus.

Tan rico que su colección de joyas incluía el diamante Jacob, del tamaño de un huevo de avestruz y valorado en 50 millones de libras, que había encontrado en un viejo calcetín de su padre y que solía usar de pisapapeles.

El nizam, jurando lealtad a la república de la India en 1950. (Cordon Press)
El nizam, jurando lealtad a la república de la India en 1950. (Cordon Press)

Tan rico que... bueno, ya con estos extravagantes datos nos hacemos una somera idea del nivel de la fortuna del regente del estado de Hyderabad entre 1911 y 1948, que tenía un ejército de 3.000 guardaespaldas norteafricanos y 38 personas a su servicio cuya única misión era limpiar el polvo de los candelabros de su palacio. Viviendo con miedo constante a una revolución, en sus jardines se alineaban hileras de camiones llenos de piedras preciosas y lingotes de oro.

[Leer más: Kate Middleton, con el jefe de la infanta Cristina y estrenando pendientes de 6 euros]

Esta semana, el excéntrico billonario ha vuelto a estar de actualidad, según informa el 'Daily Mail', ya que el Tribunal Supremo inglés ha dictaminado que dos nietos suyos tienen derecho a recibir una millonaria herencia que languidecía en un banco de Londres desde hace décadas.

Resulta que el príncipe temía que el nuevo Gobierno indio se apoderara de su fortuna al ganar su independencia de Inglaterra y por eso en los años cuarenta depositó un millón de libras –una fortuna en aquella época– en el Westminster Bank. Actualmente, debido a los intereses, esa cantidad se ha transformado nada menos que en 35 millones, que tras un largo litigio pasará a manos de sus herederos.

La duquesa de Cambridge con el collar del nizam. (Getty)
La duquesa de Cambridge con el collar del nizam. (Getty)

Aproximadamente al mismo tiempo que hacía esa pequeña transferencia, el nizam enviaba a la reina Isabel II un impresionante collar de diamantes como regalo de boda. Décadas después lo luciría Kate Middleton en una gala en la National Portrait Gallery de Londres.

Pese a su inconmensurable riqueza, en sus últimos años el soberano abrazó la frugalidad y se liaba sus cigarrillos, no se cambiaba de ropa en meses y hasta se zurcía sus propios calcetines. Una frugalidad que no estaba reñida con un voraz apetito por el sexo: con cámaras ocultas en los techos y paredes de las habitaciones para invitados de su palacio, amasó la mayor colección pornográfica de la India. Durante su vida, además, se calcula que tuvo 100 hijos y 86 amantes.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios