Logo El Confidencial
UNA GRAN LUCHADORA

Antonia Dell'Atte: su durísimo pasado familiar en Italia y el poder del perdón

La modelo contaba hace unos meses en dos programas de televisión emitidos por la Rai cómo su madre se divorció de su padre tras unos años de convivencia traumática

Foto: Antonia Dell'Atte, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Antonia Dell'Atte, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

En su particular español, que mezcla con el italiano, Antonia Dell'Atte ha compartido en su perfil de Instagram un significativo mensaje en el que asegura que solo Dios "se acuerda de todo mi pasado, es mi memoria, es la memoria. Se acuerda de todo. Por eso, la mentira no va conmigo. Me habré equivocado algunas ocasiones y rectifico de inmediato, porque nadie es perfecto. Pero sí ser buena persona y perdonar. Esta es la luz, mi serenidad, mi alegría en el corazón, que no conoce límites. La paz... Afortunada la persona que encuentra la paz interior y la transmite a los demás. Paz a los hombres de buena voluntad. Mi Vida es maravillosa, esta Vida Milagrosa que me ayuda a saber distinguir el bien del mal. Mejor vivir en la luz que en las tinieblas".

Un mensaje que llega días después de la muerte de Álex Lequio, hijo de su exmarido, Alessandro Lequio, y Ana Obregón, con quien dejó aparcadas sus diferencias hace algunos años y que la llevó a publicar un emocionante mensaje de despedida en la misma red social: "13 mayo... Madre, Virgen de Fátima. Madre de todas las Madres, acoges en tus brazos a Álex, hermano de mi hijo Clemente! Y no nos abandones, sobre todo a su madre Ana y su padre Alessandro... Como plomo es el cielo ahora, cuánto dolor y cuántas penas y sufrimientos. Dios no te abandonará nunca y te protegerá allí donde estarás. Descansa en Paz, bellissimo Álex".

Álex Lequio, con sus padres, Ana y Alessandro. (Getty)
Álex Lequio, con sus padres, Ana y Alessandro. (Getty)

Como decimos, atrás quedaron aparcadas sus diferencias, sus encendidas declaraciones, en plena separación del aristócrata italiano y años más tarde, cuando las heridas aún no habían cicatrizado adecuadamente. Sin embargo, la que fuera musa de Giorgio Armani antes de su llegada a nuestro país, a comienzos de la década de los 90, ha pasado página, como le contó a nuestra compañera Paloma Barrientos, cuando acudió en Sevilla a un desfile de la firma Cocoa el pasado mes de febrero: "La memoria sirve para que las personas no cometan los mismos errores. Fue todo muy turbulento, pero he perdonado a todos los que me hicieron daño. Él (Lequio) tiene que limpiarse y arrepentirse porque los dos se portaron muy mal".

Antonia aprovechaba para echar la vista atrás y admitir que había vivido momentos muy complicados: "Sí, muy duros porque a mí me han querido anular para que no se supiera la verdad. Y siempre he dicho la verdad, aunque es dura, siempre es una. Estoy contenta porque nunca me he ido a la cama con una mentira. Y además yo he perdonado y eso da una tranquilidad enorme. Diré más, he perdonado a mi ex, al que también pedí perdón porque es bueno hacerlo".

Clemente Lequio, hijo de Antonia, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Clemente Lequio, hijo de Antonia, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

La temperamental modelo italiana no solo lo pasó mal por su fallido matrimonio con Alessandro Lequio, padre de su único hijo, Clemente. Las raíces de su dolor se remontan también a su vida familiar, como ella misma reconocía en el programa 'Vieni da me', presentado por la periodista Caterina Balivo y emitido en la Rai, la televisión pública italiana, en noviembre del año pasado: "Vengo de una familia de cinco hijos, con un padre muy débil y, por desgracia, agresivo, a veces violento. El vino le convertía en una persona muy débil y cuando se enfadaba era muy agresivo".

En estas circunstancias tan difíciles, Antonia se hizo una promesa a sí misma: "Siempre me decía 'encontraré un hombre como mi padre y me haré respetar', como hizo mi madre. Son mujeres que han hecho Italia, granjeras con cinco hijos que tuvieron la valentía de dejar a sus maridos, en unos años en los que todavía no existía el divorcio. Me enseñó a respetarme a mí misma, a amarme y a ayudar a los demás con amor. Porque si tú has amado puedes también separarte y denunciar cosas para ayudar a los demás, pero siempre con amor, no con odio", concluía al borde de las lágrimas aludiendo a aquel 1973 en el que su madre decidió tomar una decisión tan crucial.

El pasado mes de enero volvía a echar la vista atrás en otro espacio de la televisión pública italiana, 'Storie Italiane', presentado por Eleonora Daniele, donde calificaba a su madre de "santa" y relataba también esos episodios de su infancia y la complicada relación con su padre: "Le perdoné después. Rezábamos todos en la mesa para que no pasara nada. Lo desencadenó todo el vino, así que me juré que no sería nunca alcohólica".

Antonia también habló de su controvertido matrimonio con Alessandro Lequio: "Viví un infierno como mujer casada, el purgatorio de todo lo que sucedió en España, donde tuve que defenderme de las acusaciones. Y ahora estoy viviendo en el paraíso. Cuando me casé, recé para que no acabara en tragedia y me escucharon. No puedo dar una explicación a estas situaciones", concluyó la modelo, que ahora, instalada en Barcelona, está disfrutando de una etapa de enorme paz, como ella misma reconoce.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios