Castillos, peluquería y Ferraris: la fortuna y excesos (sin impuestos) de Trump y Melania
  1. Celebrities
Un frágil imperio económico

Castillos, peluquería y Ferraris: la fortuna y excesos (sin impuestos) de Trump y Melania

Una investigación del 'New York Times' revela no solo evasiones fiscales importantes, sino también un patrimonio al borde de la bancarrota

Foto: Donald Trump, en la Casa Blanca. (Reuters)
Donald Trump, en la Casa Blanca. (Reuters)

Las deudas son reales. Las pérdidas, quizás, se inflaron. Las deducciones fueron creativas. Pero la monumental investigación que ha llevado a cabo el 'New York Times' sobre el imperio económico de Donald Trump ciertamente prueba una cosa: el verdadero arte del presidente de Estados Unidos no es "hacer negocios", como se jactó en su autobiografía de 1987, sino no pagar impuestos.

Las cifras son sensacionales. El multimillonario político y empresario pagó solo 750 dólares de impuestos en 2016, el año en que se postuló para la Casa Blanca, y otros 750 $ más en 2017, que es al comienzo de su mandato. En diez de los quince años previos a su ascenso al poder, no tuvo que abonar el impuesto sobre la renta, según el diario, porque alegó que afrontaba pérdidas mayores a los ingresos.

Trump, por su parte, aseguró haber pagado millones de dólares al fisco y que apenas está endeudado, sin ofrecer pruebas, en respuesta a estas revelaciones. Por supuesto, para defenderse usó su arma favorita: Twitter. En un hilo de mensajes arremetió contra la prensa diciendo que "los Medios de Comunicación Falsos, como en la época de las elecciones de 2016, están sacando a relucir mis impuestos y todo tipo de tonterías con información obtenida ilegalmente y solo con malas intenciones. Pagué muchos millones de dólares en impuestos pero tenía derecho, como todo el mundo, a la depreciación y a los créditos de impuestos", subrayó.

 La lujosa Trump Tower en NY. (Getty)
La lujosa Trump Tower en NY. (Getty)

"¡Son extractos muy IMPRESIONANTES, y también muestran que soy el único PRESIDENTE conocido que renunció al plus de 400.000 dólares anuales de salario presidencial!", zanjó. Lo que no menciona es que se ha resistido a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, algo que sí han hecho todos sus antecesores a lo largo de la historia.

Hacienda somos (casi) todos

Pero ¿cómo fue posible que alguien con su imperio pagara menos de lo que un autónomo paga trimestralmente en España, por ejemplo, en un país que está considerado uno de los más estrictos en materia tributaria? Sobre todo teniendo en cuenta que en septiembre de 2019, el patrimonio neto de Trump estaba valorado en 3.100 millones de dólares, según 'Forbes'.

El presidente Donald Trump, con parte de su familia aceptando la nominación republicana para las próximas elecciones. (EFE)
El presidente Donald Trump, con parte de su familia aceptando la nominación republicana para las próximas elecciones. (EFE)

El imperio Trump se divide en cinco sectores: hoteles, el sector inmobiliario con 24 torres de apartamentos en venta y alquiler en Estados Unidos y otras ocho en todo el mundo, 18 campos y clubes de golf, además de viñedos y otras propiedades. Si tomamos el último informe disponible de sus cuentas, el de 2017, todos estos activos estarían en números rojos y habrían acumulado una pérdida de 47,4 millones de dólares.

[LEER MÁS. Trump, acusado de agresión sexual: "Me metió la lengua hasta la garganta"]

Además, 'The New York Times' señala que sobre él pende una batalla que se remonta a una década con el Servicio de Recaudación de Impuestos, la Hacienda de EEUU, sobre la legitimidad de una devolución de impuestos por valor de 72,9 millones dólares que él exigió y que finalmente recibió, tras declarar pérdidas importantes. El periódico afirma que el presidente afronta deudas por valor de 421 millones de dólares, cuyos pagos tendrá que asumir en los próximos cuatro años y que lo ponen en riesgo de insolvencia si es reelegido para un segundo mandato en los comicios de noviembre.

 El resort Mar-a-Lago de Trump en Florida. (Getty)
El resort Mar-a-Lago de Trump en Florida. (Getty)

Las curiosas deducciones que han salido a la luz tras la investigación –210.000 dólares pagados a un fotógrafo de Florida para capturar las fiestas en su casa de vacaciones de Mar-a-Lago, 75.000 dólares para su peluquero o 95.464 dólares para la maquilladora de su hija Ivanka Trump– desvelan otros detalles sobre su patrimonio más desconocido.

[Leer más: los mejores looks de Melania Trump como primera dama]

Como por ejemplo su casa de Seven Springs, al norte de Nueva York. Una especie de castillo construido a principios del siglo XX, que fue en tiempos propiedad del dueño del 'Washington Post', y que ha usado también para deducirse impuestos al calificarlo como lugar de trabajo, aunque es de dominio público que es una residencia familiar que usan para tomarse unos días de descanso.

Antes de mudarse a la Casa Blanca, la residencia principal de Trump era un impresionante ático de tres pisos en su famosa Trump Tower, en la Quinta Avenida de Nueva York con vistas al Central Park. Pero el mandatario tiene casas repartidas por todo el país entre Palm Beach, Nueva York y Virginia, e incluso en la isla de San Martín, en las Indias Occidentales, donde posee una mansión frente al mar, conocida como Le Château des Palmiers.

Una vida de lujos y excentricidades

Pero Trump y su familia –con un valor conjunto que supera los 4.000 millones de dólares– no solo gastan su fortuna en mansiones. En su campaña presidencial de 2016, para la que puso 66 millones de su bolsillo, viajó usando su propia flota de aviones. Según se publicó, adquirió un Boeing 727 por 8 millones de dólares en su día, que luego reemplazó en 2010 con un Boeing 757 que supuestamente compró a Paul Allen, de Microsoft, por 100 millones de dólares y personalizó con detalles de oro de 24 quilates.

Además dispone de un jet y de tres helicópteros. Pero cuando quiere ir sobre cuatro ruedas, su impresionante colección de coches entra en juego. Se le atribuyen, entre otros, varios modelos de Rolls-Royce, un Ferrari y un Mercedes-Benz 3600. También se ha publicado que le compró a su esposa Melania un SLR McLaren de 455.000 dólares.

 Melania Trump. (Cordon Press)
Melania Trump. (Cordon Press)

La primera dama no se ha cortado tampoco a la hora de hacer ostentación de vestuario, luciendo caros vestidos de Givenchy o Monique Lhuillier, aunque su récord personal fue un abrigo de Dolce & Gabbana con diseño floral valorado en 52.000 dólares. A su marido, por su parte, le gustan los trajes de la marca Brioni, que suelen superar los 5.000 dólares.

Pero Trump también quiere reinar sobre el mar. Y por eso encargó a una empresa de Bilbao la construcción del "yate más grande y más hermoso del mundo". Según les contó por carta, pretendía ser "un tributo a todas las personas involucradas en este proyecto, incluido su país, España". Solo el diseño costó 16 millones de pesetas en el año 1992, pero Trump no llegó a construirlo.

Sí que fue, sin embargo, propietario del yate Trump Princess, construido en 1980 originalmente para el millonario Adnan Khashoggi (y bautizado en principio Nabila en honor a su hija) y que apareció en la película de James Bond 'Nunca digas nunca jamás' y fue inspiración para la canción de Queen 'Khashoggi's Ship'. El saudí lo terminaría vendiendo al sultán de Brunéi y este a Trump, que lo revendió a su vez en 1991 por 20 millones de dólares.

Melania Trump Ivanka Trump Gobierno de Donald Trump
El redactor recomienda